La des­gra­cia­da Lady Di

● Un forense afir­ma 22 años des­pués que su muer­te se debió a la “ma­la suer­te” de no lle­var pues­to el cin­tu­rón

El Dia de Cordoba - - Pasarela - Fá­ti­ma Díaz

Dia­na de Ga­les per­dió la vi­da en un ac­ci­den­te de co­che en Pa­rís el 31 de agos­to de 1997 y su muer­te con­mo­cio­nó al mun­do. Aho­ra, 22 años des­pués, el forense Ri­chard Shep­herd ha pu­bli­ca­do el li­bro Cau­sas no na­tu­ra­les en el que da de­ta­lles has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos de la muer­te de la prin­ce­sa, co­mo que se po­dría ha­ber evi­ta­do de ha­ber lle­va­do pues­to el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad mien­tras via­ja­ba en el asien­to tra­se­ro del au­to­mó­vil que co­li­sio­nó en el Puen­te del Al­ma.

“La de Dia­na fue una le­sión muy pe­que­ña, pe­ro en el lu­gar equi­vo­ca­do”, ase­gu­ra el forense, quien ade­más se­ña­la que ja­más ha­bía vis­to en su ca­rre­ra una he­ri­da tan ra­ra. Ri­chard Shep­herd con­si­de­ra que Lady Di ha­bría so­bre­vi­vi­do si hu­bie­ra lle­va­do el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y “pro­ba­ble­men­te ha­bría apa­re­ci­do en pú­bli­co dos días des­pués, con un ojo mo­ra­do, qui­zás con al­gún pro­ble­ma res­pi­ra­to­rio por las cos­ti­llas ro­tas y con un bra­zo en ca­bes­tri­llo”.

El doc­tor Shep­herd, que ha re­vi­sa­do las prue­bas en el ca­so, ase­gu­ra que la pe­que­ña y fa­tal he­ri­da en una ve­na en uno de sus pul­mo­nes fue in­creí­ble­men­te ex­tra­ña. Ha re­cha­za­do, ade­más, las teo­rías de cons­pi­ra­ción que ro­dean su muer­te, se­gún re­co­ge el dia­rio The Mi­rror.

Cuan­do Dia­na y su pa­re­ja, el mi­llo­na­rio Do­di Al Fa­yed, su­frie­ron el ac­ci­den­te tras el que fa­lle­cie­ron, nin­guno fue tras­la­da­do a una am­bu­lan­cia de ma­ne­ra in­me­dia­ta por­que en un pri­mer mo­men­to Dia­na al me­nos es­ta­ba es­ta­ble y cons­cien­te, pe­ro una pe­que­ña ro­tu­ra en una ve­na es­ta­ba pro­vo­can­do ya una he­mo­rra­gia en sus pul­mo­nes. Pos­te­rior­men­te, fue per­dien­do cons­cien­cia y pe­se a que se le prac­ti­có una ci­ru­gía de ur­gen­cia, mu­rió en un hos­pi­tal pa­ri­sino.

Shep­herd afir­ma que la muer­te de la prin­ce­sa de Ga­les es un “ejem­plo clá­si­co” de un ca­so “y si”. “Si hu­bie­ra es­ta­do usan­do el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, si so­lo hu­bie­ra gol­pea­do el asien­to fren­te a ella en un án­gu­lo li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te, o a una ve­lo­ci­dad más len­ta, y si hu­bie­ra si­do pues­ta en una am­bu­lan­cia in­me­dia­ta­men­te des­pués del ac­ci­den­te del tú­nel Pont de l’Al­ma”, es­cri­be en su li­bro.

“La pa­to­lo­gía de su muer­te es, creo, in­dis­cu­ti­ble. Pe­ro al­re­de­dor de esa di­mi­nu­ta y fa­tal lá­gri­ma en una ve­na pul­mo­nar se te­jen mu­chos otros he­chos, al­gu­nos de los cua­les son lo su­fi­cien­te­men­te opa­cos co­mo pa­ra per­mi­tir que flo­rez­ca una mul­ti­tud de teo­rías”, ma­ni­fies­ta.

Es­ta­do en que que­dó el co­che en el que via­ja­ba la prin­ce­sa Dia­na tras el ac­ci­den­te su­fri­do.

EFE

Dia­na, en una fo­to de ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.