Va­mos a con­tar men­ti­ras

El Dia de Cordoba - - Opinión -

Por el mar co­rren las lie­bres, por el mon­te las sar­di­nas. Tra­la­rá. Es cu­rio­so, en un mun­do don­de se ven­de la li­ber­tad por to­dos si­tios, es­ta­mos ca­da vez más es­cla­vi­za­dos. Se nos en­tu­sias­ma con una li­ber­tad li­ber­ta­ria con la que nos da la im­pre­sión de do­mi­nar la si­tua­ción, de ser no­so­tros mis­mos, cuan­do en reali­dad nos tie­ne apri­sio­na­dos en nues­tras ocu­rren­cias, en nues­tro “me da la ga­na”. Y so­mos có­mo­dos y so­mos ca­pri­cho­sos. ¿No se tra­ta de eso? Se­cues­tre­mos la li­ber­tad, Bien­ve­ni­dos los su­ce­dá­neos, el pen­sa­mien­to úni­co, lo que se lle­va, lo que es­tá de mo­da, lo que mar­can las re­des so­cia­les. Y to­dos tan con­ten­tos. Lue­go la igual­dad. To­dos igua­les, con una igual­dad de per­fil ba­jo en la que re­sul­tan mo­les­tos los que se apar­tan de la me­dia­nía y suben el ni­vel. La ex­ce­len­cia, con es­tos plan­tea­mien­tos, aca­ba sien­do sos­pe­cho­sa: no hay que sa­lir­se del guión, por­que, si no, pa­re­ce­ría que va­mos por li­bre y no aco­ge­mos los idea­les del mun­do en el que nos mo­ve­mos: la de­mo­cra­cia, el pro­gre­so, la cien­cia que lo ex­pli­ca to­do…

Con to­do es­te tsu­na­mi que nos va arras­tran­do, uno se mi­ra al es­pe­jo y se pre­gun­ta si el ra­ro no se­rá él. Si se­rá cier­to que so­mos cul­pa­bles de aga­rrar­nos a co­sas que uno di­ría que le sir­ven: la leal­tad, la na­tu­ra­li­dad de tra­ba­jar con ale­gría y sin que ob­se­sio­ne, el lla­mar a los pa­dres pa­dres, a las ma­dres ma­dres, el creer en el ma­tri­mo­nio en­tre el hom­bre y la mu­jer, así, tal cual, el va­lo­rar la vi­da y de­fen­der

la... ¿Se­rá que soy re­tró­gra­do, fas­cis­ta, y no me he en­te­ra­do? Lí­bra­nos Se­ñor, de tan gran pe­ca­do. Je­sús Mez (E-mail)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.