FUTURISMO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

HA­CIA el si­glo II de nues­tra era, en un fuer­te ro­mano per­di­do en el ex­tre­mo nor­te de Bri­ta­nia –en el mu­ro de Adriano, pa­ra ser exac­tos–, el de­cu­rión Máscu­lo le es­cri­bió una no­ta al pre­fec­to Fla­vio Ce­ria­lis en la que le pe­día con ur­gen­cia un nue­vo en­vío de cer­ve­za pa­ra su guar­ni­ción, que se que­ja­ba de ha­ber­se que­da­do sin re­ser­vas (apues­to a que esa guar­ni­ción es­ta­ba for­ma­da por sol­da­dos na­ci­dos en la Bé­ti­ca). Y en otra no­ta, una mu­jer in­vi­ta­ba a su her­ma­na a su cum­plea­ños, que iba a ce­le­brar­se el 11 de sep­tiem­bre, y se des­pe­día así de ella: “Adiós her­ma­na, mi al­ma

más que­ri­da. Te sa­lu­do”. Es­tas no­tas se han con­ser va­do por­que se es­cri­bie­ron so­bre fi­nas ta­ble­tas de ma­de­ra. Y dos mil años más tar­de, nos in­for­man con to­da exac­ti­tud de la vi­da dia­ria en una re­mo­ta guar­ni­ción ro­ma­na.

Me pre­gun­to qué pa­sa­rá si al­guien en­cuen­tra, den­tro de cien o dos­cien­tos años, una ta­ble­ta (un iPho­ne mo­mi­fi­ca­do, qui­zá) que con­ten­ga in­for­ma­ción so­bre nues­tra vi­da ac­tual: so­bre las elec­cio­nes del 28-A, por ejem­plo. Ya sé que es muy di­fí­cil que al­guien de un fu­tu­ro le­jano –su­po­nien­do que si­ga ha­bien­do vi­da in­te­li­gen­te en es­te pla­ne­ta– se­pa en­ten­der las cir­cuns­tan­cias de nues­tra vi­da dia­ria. En­tre la vi­da de aquel des­ta­ca­men­to fron­te­ri­zo ro­mano y nues­tra vi­da ac­tual hay mu­chas más si­mi­li­tu­des que di­fe­ren­cias, y las co­sas que les preo­cu­pa­ban a los ro­ma­nos de ha­ce 2.000 años –las cer ve­zas, los cum­plea­ños, la pa­ga que siem­pre se re­tra­sa­ba– son las mis­mas que nos preo­cu­pan a no­so­tros. Pe­ro den­tro de cien años, al rit­mo que van cam­bian­do las co­sas, en un mun­do de cy­borgs me­dio hu­ma­nos y me­dio ci­ber­né­ti­cos –si es que que­da al­guien vi­vo–, ¿ten­drá sen­ti­do be­ber cer­ve­za? ¿Y ce­le­brar los cum­plea­ños? ¿Y es­pe­rar la pa­ga? In­clu­so me pre­gun­to si ha­brá pa­gas y si al­guien co­bra­rá su suel­do (al pa­so que va­mos, me te­mo que no).

Lo di­go por­que me gus­ta­ría sa­ber qué pen­sa­ría un ser del fu­tu­ro acer­ca de nues­tra cam­pa­ña elec­to­ral, su­po­nien­do que en­con­tra­ra un mé­to­do fia­ble pa­ra des­ci­frar las to­ne­la­das de in­for­ma­ción que es­ta­mos pro­du­cien­do. ¿En­ten­de­ría la di­fe­ren­cia en­tre ex­tre­ma de­re­cha y ex­tre­ma iz­quier­da? ¿Po­dría asi­mi­lar los con­cep­tos de “blo­que pro­gre­sis­ta” y “blo­que con­ser va­dor”? ¿Qué sig­ni­fi­ca­rían pa­ra él (o ella) las pro­me­sas so­bre las ba­ja­das de im­pues­tos? ¿Con­se­gui­ría en­ten­der las alu­sio­nes al Es­ta­do del bie­nes­tar? Ahí lo de­jo.

¿Qué pen­sa­rán en el fu­tu­ro de nues­tra cam­pa­ña elec­to­ral? ¿En­ten­de­rán la di­fe­ren­cia en­tre ex­tre­ma de­re­cha e iz­quier­da?

EDUAR­DO JORDÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.