EL VO­TO ANTITENTACIÓN

El Dia de Cordoba - - Opinión -

QUE el CIS dé al PSOE op­cio­nes de go­ber­nar sin apo­yo de los in­de­pen­den­tis­tas es una for­ma de in­vi­tar a vo­tar­le sin mie­do a que Sán­chez lo ha­ga. Los vo­tan­tes no san­chis­tas del PSOE sa­ben que pac­ta­ría con ellos, tan­to en la versión ca­ta­la­na co­mo en la vas­ca pos eta­rra, y eso pue­de in­hi­bir su vo­to. Aho­ra se les su­gie­re que, por el con­tra­rio, de­ben vo­tar al PSOE pa­ra im­pe­dir que Sán­chez pac­te con ellos. Co­mo si ese vo­to fue­ra el ar­ma­rio con lla­ve en el que se es­con­den las bo­te­llas pa­ra que el bo­rra­chín

no las en­cuen­tre. Una pér­di­da de vo­tos le ha­ría, de se­gu­ro, caer en la ten­ta­ción. Por­que la en­cues­ta tam­bién di­ce que el PSOE ga­na­ría en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas me­nos en Ca­ta­lu­ña, don­de lo ha­ría ERC do­blan­do su nú­me­ro de es­ca­ños, y en el País Vas­co, don­de lo ha­rían el PNV y EH Bil­du. Lue­go una for­ma de fre­nar al in­de­pen­den­tis­mo se­ría vo­tar al PSOE pa­ra qui­tar de en me­dio la ten­ta­ción an­te la que Sán­chez, de se­gu­ro, no ten­dría la fir­me­za de un San An­to­nio.

Cu­rio­sa si­tua­ción. Sin­gu­lar li­de­raz­go. No creo que nun­ca se ha­ya vo­ta­do a un par­ti­do pa­ra evi­tar que su lí­der ha­ga lo que su ca­rác­ter y un re­sul­ta­do me­dio­cre le lle­va­rían a ha­cer. El CIS su­ma­do a otras en­cues­tas pre­sen­ta co­mo fu­tu­ro un Go­bierno PSOE-Uni­das Po­de­mos o PSOE-Ciu­da­da­nos. La primera es ma­la in­clu­so pa­ra mu­chos vo­tan­tes del PSOE. La se­gun­da es la me­nos ma­la. Bue­na no hay nin­gu­na en es­tas elec­cio­nes en las que mu­chos es­pe­ra­mos muy po­co de Sán­chez, Ca­sa­do y Ri­ve­ra, y na­da bueno de Igle­sias y Abas­cal. No se ol­vi­de que el par­ti­do ga­na­dor de la en­cues­ta es el de los in­de­ci­sos, que al­can­za un 38%. Es­to nos va a en­lo­dar en una con­quis­ta del vo­to ca­lle a ca­lle, ca­sa a ca­sa, votante a votante. Co­mo los ru­sos con­quis­ta­ron Ber­lín. Lo que su­po­ne exa­ge­ra­ción, men­ti­ra, me­te mie­do y ma­ni­pu­la­ción. Ayer Adria­na Las­tra lla­ma­ba a “la má­xi­ma mo­vi­li­za­ción de nues­tro elec­to­ra­do” por­que “ca­da vo­to es de­ci­si­vo: la ul­tra­de­re­cha es­tá a la puer­tas del Con­gre­so”.

Afor­tu­na­da­men­te lle­ga la Se­ma­na San­ta y du­ran­te sie­te días es­te due­lo en el ba­rro pa­sa­rá a ser co­sa se­cun­da­ria pa­ra mu­chos de no­so­tros. No por­que nos eva­da­mos, sino por lo con­tra­rio: por­que nos con­cen­tra­re­mos en lo más im­por­tan­te, en las tres he­ri­das de Mi­guel Her­nán­dez –la de la vi­da, la del amor, la de la muer­te– a las que se une la de la me­mo­ria. Ya ten­dre­mos tiem­po desde el lu­nes de Pas­cua pa­ra pen­sar qué mal me­nor vo­ta­mos.

Vo­tar al PSOE pa­ra im­pe­dir que Sán­chez pac­te con los in­de­pen­den­tis­tas: cu­rio­sa si­tua­ción, sin­gu­lar li­de­raz­go

CAR­LOS CO­LÓN cco­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.