MOSCA TRAS LA ORE­JA

El Dia de Cordoba - - Opinión -

DE la eu­ta­na­sia me asom­bra que no se ha­ya apro­ba­do an­tes que el abor­to, don­de se de­ci­de la muer­te de un inocen­te que no pue­de de­cir es­ta bo­ca es mía, aun­que to­do in­di­ca que no desea­ría ser eli­mi­na­do. El tre­men­do pa­gano que lle­vo den­tro ve el sui­ci­dio con mu­cha lás­ti­ma pe­ro con bue­nos ojos, pen­san­do en Sé­ne­ca y en Mis­hi­ma, na­tu­ral­men­te. Lue­go, so­bre­na­tu­ral­men­te, yo pon­go mi vi­da en ma­nos de Dios (y acon­se­jo esa con­fian­za a to­do quis­que).

Mi to­le­ran­cia con el sui­ci­dio ajeno me lle­va­ría, en se­gun­do lu­gar, a ani­mar a los par­ti­da­rios de la eu­ta­na­sia a que la pi­dan no­mi­nal­men­te sin tan­ta ley pa­ra to­do y to­dos, que ya po­ne la mosca de­trás de la ore­ja. Esos re­gis­tros que exis­ten de tes­ta­men­to vi­tal es­tán muy bien y de­be­rían zan­jar bue­na par­te del de­ba­te. A di­fe­ren­cia del abor­to, los par­ti­da­rios de la eu­ta­na­sia pue­den pre­di­car con el ejem­plo.

Los pro­ble­mas em­pie­zan por­que el sui­ci­dio y la eu­ta­na­sia no son tal­men­te lo mis­mo. És­ta im­pli­ca que otro te ma­te. Desde un pun­to de vista so­crá­ti­co, peor que ma­tar­se es po­ner a otro en el

Desde un pun­to de vista so­crá­ti­co, peor que ma­tar­se es po­ner a otro en el tran­ce de eli­mi­nar una vi­da hu­ma­na

tran­ce o has­ta en la obli­ga­ción de eli­mi­nar una vi­da hu­ma­na.

Ade­más aquí pa­sa­rá co­mo ocu­rrió con el abor­to. Se pre­sen­tan unos ca­sos par­ti­cu­la­res es­tre­me­ce­do­res pa­ra que la so­cie­dad en­ter­ne­ci­da cla­me por el nue­vo de­re­cho. Lue­go se apli­ca­rá a ca­sos ca­da vez más or­di­na­rios has­ta que se con­vier­ta en un ex­pe­dien­te nor­ma­li­za­do. La eu­ta­na­sia ter­mi­na des­in­cen­ti­van­do la in­ves­ti­ga­ción y la in­ver­sión en cui­da­dos pa­lia­ti­vos, re­ba­jan­do la exi­gen­cia de au­to­ri­za­ción del eu­ta­na­sia­ble y cal­cu­lan­do el aho­rro en la Se­gu­ri­dad So­cial que se con­si­gue de pa­so. Se han es­cri­to es­tu­pen­dos ar­tícu­los por per­so­nas me­nos frí­vo­las que yo que lo ex­po­nen con da­tos con­cre­tos y ca­sos reales. La ley de Ho­lan­da de 2002 es un buen mal ejem­plo.

Lo sen­sa­to –pues­to uno en el ato­lla­de­ro de una cir­cuns­tan­cia per­so­nal com­ple­jí­si­ma– se­ría ac­tuar de la for­ma más se­cre­ta o dis­cre­ta po­si­ble, por res­pe­to, so­bre to­do, a la per­so­na que mue­re y pa­ra que mi com­pa­sión ex­tre­ma no se lle­ve por de­lan­te, co­mo el ale­teo de la ma­ri­po­sa del ti­fón, un mon­tón de vi­das su­ce­si­vas. Yo da­ría por bien em­plea­do que se me apli­ca­se el De­re­cho, con las ate­nuan­tes que to­ca­sen, con tal de que no se ba­na­li­za­ra un ca­so tan ín­ti­mo y de­li­ca­do. Aquí lo más cer­cano a la inocen­cia es la asun­ción de una cul­pa­bi­li­dad tan com­pun­gi­da co­mo res­pon­sa­ble. El es­pec­tácu­lo y la hy­bris le­gis­la­ti­va re­sul­tan tan sos­pe­cho­sas co­mo arries­ga­das.

EN­RI­QUE GAR­CÍA-MÁIQUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.