A MI AMI­GO AN­TO­NIO MU­RI­LLO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

Ami ami­go An­to­nio Mu­ri­llo no le gus­ta el fút­bol mo­derno, un fút­bol del que di­ce que se ha con­ver­ti­do en una men­ti­ra y que el di­ne­ro lo ha ido pu­drien­do po­co a po­co en to­dos los sen­ti­dos, has­ta con­se­guir que ha­ya per­di­do su esen­cia, la del fút­bol sin tram­pas, el lú­di­co, el que se jue­ga por amor a la ca­mi­se­ta, don­de no se es­ca­ti­ma es­fuer­zo al­guno so­bre la can­cha. Tan­to es así que él de vez en cuan­do pi­sa­ba el Vi­cen­te Cal­de­rón y aho­ra de­fien­de que has­ta que no le qui­ten el nom­bre de Wanda al Me­tro­po­li­tano no va a nin­gún par­ti­do. A mi ami­go An­to­nio Mu­ri­llo le re­pug­na que el fút­bol se ha­ya con­ver­ti­do en un ne­go­cio en el que los fut­bo­lis­tas más que pro­fe­sio­na­les de es­te de­por­te son po­co me­nos que es­tre­llas de ci­ne o de la mú­si­ca y pa­ra los que eso de sen­tir los co­lo­res les sue­na ca­da vez más a chino. Pa­ra él, que es­tá con­ven­ci­do de que el ac­tual sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta fut­bo­lís­ti­co ha con­ver­ti­do a los pro­fe­sio­na­les del ba­lom­pié po­co me­nos que en mer­ce­na­rios del de­por­te, ha­cen fal­ta mu­chos fut­bo­lis­tas co­mo Fer­nan­do To­rres –su Ni­ño– Gá­ra­te y Luis Ara­go­nés en los equi­pos, ju­ga­do­res que, jue­guen don­de jue­guen –an­te to­do, son pro­fe­sio­na­les– man­ten­gan vi­vos tam­bién en­tre los afi­cio­na­dos el amor por unos co­lo­res que han ma­ma­do des­de chi­cos sin en­ga­ñar­los. A mi ami­go An­to­nio Mu­ri­llo no le ha­ce nin­gu­na gra­cia la ac­tual pren­sa de­por­ti­va del ba­lom­pié, esa que ha con­ver­ti­do los es­pa­cios te­le­vi­si­vos o ra­dio­fó­ni­cos en lo más pa­re­ci­do a un teatral Sál­va­me de lu­xe, de­jan­do lo fut­bo­lís­ti­co en un se­gun­do plano y ha­cien­do apo­lo­gía, so­bre to­do, de los co­lo­res más po­de­ro­sos. Ya lo di­jo al­gu­na que otra vez su ad­mi­ra­do Su­per­gar­cía: “al­gu­nos di­ri­gen­tes fut­bo­lís­ti­cos an­tes com­pra­ban pe­rio­dis­tas y aho­ra tam­bién com­pran ter­tu­lias pa­ra que se ha­ble lo má­xi­mo po­si­ble de sus equi­pos”. No en­tien­de que los pe­rio­dis­tas se ha­yan con­ver­ti­do en hoo­li­gans par­cia­les.

A mi ami­go An­to­nio Mu­ri­llo le re­pug­na que se to­me por ton­ta a to­da una afi­ción con unos ar­bi­tra­jes que no mi­den por el mis­mo ra­se­ro a unos fut­bo­lis­tas que a otros. De­fien­de que esa afi­ción, que pa­ga re­li­gio­sa­men­te su abono o su en­tra­da, se aca­ba sin­tien­do po­co me­nos que es­ta­fa­da por un sis­te­ma fut­bo­lís­ti­co –so­bre to­do en La Li­ga– en el que se de­ci­den par­ti­dos por pe­que­ños de­ta­lles y esos de­ta­lles caen siem­pre del mis­mo la­do. “Mu­cho VAR mu­cho VAR, pe­ro pa­re­ce que el úni­co VAR que al­gu­nos ár­bi­tros co­no­cen, se­gún con quien jue­gues, es el que em­pie­za por B”. A mi ami­go An­to­nio Mu­ri­llo le re­pug­na que to­do ten­ga un pre­cio en el fút­bol, que to­do se pue­da ven­der y que to­do se pue­da com­prar, has­ta in­clu­so ju­gar con los sen­ti­mien­tos. ¿Sa­bes? An­to­nio, es­toy em­pe­zan­do a pen­sar co­mo tú, ex­cep­to en una co­sa, yo se­gui­ré yen­do al Me­tro­po­li­tano aun­que tam­bién se lla­me Wanda, Allianz o Danone. No sa­bes lo que te pierdes, ami­go mío.

F. J. CANTADOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.