Ni la co­rrup­ción lo sal­pi­có

El Dia de Cordoba - - Mundo - Ana Cár­de­nes (Efe) JE­RU­SA­LÉN

Ni el anun­cio de la Fis­ca­lía de que lo impu­tará por car­gos de co­rrup­ción, ni el po­de­ro­so ri­val que se con­so­li­dó un mes an­tes de los co­mi­cios, el mi­li­tar Be­ni Gantz, des­tro­na­ron a Ben­ja­min Ne­tan­yahu, que tra­ba­ja ya pa­ra for­mar la pró­xi­ma coa­li­ción de Go­bierno is­rae­lí. Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, el ac­tual je­fe del Eje­cu­ti­vo es­tu­vo ame­na­zan­do a los vo­tan­tes con la pers­pec­ti­va de “un Go­bierno de iz­quier­das apo­ya­do por los ára­bes”, si no se mo­vi­li­za­ba el vo­to.

Su es­tra­te­gia fue pro­yec­tar­se co­mo pro­ba­ble per­de­dor en la jor­na­da elec­to­ral pa­ra ani­mar a acu­dir a las ur­nas. Tam­bién hi­zo to­do lo po­si­ble por arran­car los vo­tos que pu­die­se de los par­ti­dos afi­nes, pe­se a ries­go de pro­vo­car que no en­tra­ran en la Cá­ma­ra. Y fun­cio­nó, aun­que por la mí­ni­ma.

El lo­gro si­gue a la que ha si­do de­fi­ni­da co­mo la cam­pa­ña más du­ra a la que es­te di­ri­gen­te se ha en­fren­ta­do nun­ca, aun­que con gui­ños, eso sí, tan­to de Do­nald Trump co­mo de Vla­di­mir Pu­tin.

La de­ci­sión del fis­cal ge­ne­ral is­rae­lí, Avi­chai Man­del­blit, de acu­sar de so­borno, frau­de y abu­so de con­fian­za a Ne­tan­yahu, no pa­re­ce ha­ber­le res­ta­do vo­tos, a pe­sar de que su for­ma­ción in­ten­tó sin éxi­to que es­ta se re­tra­sa­se has­ta fi­nal de los co­mi­cios. Lo que si lo­gró el Li­kud es que la Fis­ca­lía no en­tre­ga­se el es­cri­to de acu­sa­ción

a los abo­ga­dos con an­te­la­ción, pa­ra evi­tar fil­tra­cio­nes que po­drían ha­ber da­ña­do su ima­gen en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Ayer los fis­ca­les en­tre­ga­ron la do­cu­men­ta­ción, que po­dría trans­cen­der en los pró­xi­mos días o se­ma­nas.

Pe­se a ello, el apo­da­do rey Bi­bi, que se ha so­me­ti­do a más de una de­ce­na de lar­gos in­te­rro­ga­to­rios en los úl­ti­mos dos años y ha vis­to có­mo las te­le­vi­sio­nes mos­tra­ban a los in­ves­ti­ga­do­res y co­ches po­li­cia­les en­tran­do en su ca­sa pa­ra to­mar­le tes­ti­mo­nio, ha lo­gra­do que la som­bra de la co­rrup­ción ape­nas le sal­pi­que en es­tas elec­cio­nes, y que no des­in­fle a sus vo­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.