An­te­que­ra, Se­ma­na San­ta en el co­ra­zón de An­da­lu­cía

La ri­que­za pa­tri­mo­nial y tra­di­cio­nes co­mo ‘Co­rrer la Ve­ga’ la ha­cen úni­ca

El Dia de Cordoba - - Mundo -

El Pa­lio An­te­que­rano es un trono úni­co al ca­re­cer de can­de­le­ría con una

pea­na de ca­rre­te y pro­por­cio­nes verticales

LA si­tua­ción geo­grá­fi­ca de An­te­que­ra le ha lle­va­do en ca­si to­dos los mo­men­tos a ser y sen­tir­se di­fe­ren­te. Es­to se de­mues­tra en mu­chos as­pec­tos de su de­ve­nir his­tó­ri­co y, so­bre to­do, en las de­mos­tra­cio­nes ar­tís­ti­cas más no­ta­bles, en la que des­ta­ca por te­ner es­cue­las pro­pias, em­pa­ren­ta­das con las clásicas se­vi­lla­nas y gra­na­di­nas, pe­ro sin em­bar­go con unos ras­gos de­fi­ni­to­rios pe­cu­lia­res.

En es­te sen­ti­do, po­dría de­cir­se que la Se­ma­na San­ta de An­te­que­ra no se pa­re­ce a nin­gu­na otra. Ha sa­bi­do o ha te­ni­do que, a lo lar­go de los úl­ti­mos si­glos, man­te­ner sus es­ti­los pro­pios, de­bi­do en bue­na me­di­da a que la con­cien­cia del an­te­que­rano se ha­lla per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­da con sus mo­dos de pro­ce­sio­nar y con­si­de­ra en esen­cia a lo ex­terno co­mo una mo­da “ex­tra­ña” que na­da tie­ne que ver con la tra­di­ción an­te­que­ra­na. He aquí por tan­to la ra­zón de ser de ese de­no­mi­na­do trono al es­ti­lo an­te­que­rano, con un pa­lio de pro­por­cio­nes eri­gi­das, sin can­de­le­ría, con una pea­na de ca­rre­te ele­van­do a la Vir­gen en cues­tión. Es­te “Pa­lio An­te­que­rano”, pre­ci­sa­men­te, se en­cuen­tra en vías de de­cla­rar­se co­mo Bien de In­te­rés Cul­tu­ral.

En An­te­que­ra los tro­nos no lle­van pa­tas ni bo­rri­que­tes en los que pue­den apo­yar­se cuan­do se ordena una pa­ra­da en el re­co­rri­do, de ahí que pa­ra ali­viar mo­men­tá­nea­men­te el pe­so del trono so­bre el hom­bro del her­ma­na­co, és­te lle­va una he­rra­mien­ta de­no­mi­na­da hor­qui­lla en la que des­can­sa el pe­sa­do trono cuan­do es­tá pa­ra­do. Es­te uten­si­lio, tan ca­rac­te­rís­ti­co de la Se­ma­na San­ta de An­te­que­ra, es la iden­ti­fi­ca­ción pro­pia del her­ma­na­co, que la lle­va du­ran­te el re­co­rri­do co­mo el au­xi­lio rá­pi­do y cer­cano pa­ra des­can­sar el trono, apo­yar­se en la ba­ja­da o subida de las em­pi­na­das cues­tas o co­mo pa­lan­ca ma­nual con­tra al­gún bor­di­llo de al­gu­na ace­ra pa­ra lle­var el trono co­rrec­ta­men­te y de for­ma equi­dis­tan­te por el cen­tro de la cal­za­da.

Pe­ro no es es­te el úni­co ele­men­to di­fe­ren­cia­dor de la Se­ma­na San­ta an­te­que­ra­na, hay otros mu­chos que la de­fi­nen pro­pia­men­te y en­tre los que me­re­cer ser des­ta­ca­da la fi­gu­ra del “cam­pa­ni­lle­ro de lu­jo”. El cam­pa­ni­lle­ro de lu­jo es un ni­ño o una ni­ña de no más de ocho años, hi­jo de una fa­mi­lia que per­te­ne­ce ha­bi­tual­men­te a la co­fra­día o muy re­la­cio­na­da con ella, que lu­ce una mag­ní­fi­ca tú­ni­ca de ter­cio­pe­lo bor­da­da en hi­lo de oro con lar­ga co­la, tam­bién en ter­cio­pe­lo bor­da­do. Es­tos cam­pa­ni­lle­ros de lu­jo van jun­to al Her­mano Ma­yor de In­sig­nia y su mi­sión con­sis­te en to­car pe­que­ñas cam­pa­nas que avi­san que el trono va a co­men­zar a an­dar, que ya lo es­tá ha­cien­do o que por el con­tra­rio va a efec­tuar una pa­ra­da.

LA TRA­DI­CIÓN DE CO­RRER LA VE­GA

Un mo­men­to es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de la Se­ma­na San­ta de An­te­que­ra es el co­rrer la Ve­ga. Cua­tro son las her­man­da­des que la rea­li­zan: la del Con­sue­lo y los Do­lo­res el Jue­ves San­to, la Paz y el So­co­rro el Vier­nes San­to. De­be­ría­mos de­fi­nir es­ta acep­ción que só­lo se ve en la Se­ma­na San­ta an­te­que­ra­na y pa­ra es­to nos de­be­ría­mos re­mon­tar va­rios si­glos atrás. A tra­vés de la his­to­ria no hay nin­gún da­to que nos ex­pli­que con ple­na cer­te­za el por qué de es­ta tra­di­ción. Unos se re­fie­ren a re­cor­dar el gri­to del In­fan­te don Fer­nan­do cuan­do fue a to­mar An­te­que­ra; otros, pre­fie­ren de­can­tar­se por la teo­ría que nos di­ce que en un prin­ci­pio las co­fra­días an­te­que­ra­nas ha­cían su es­ta­ción pe­ni­ten­cial en el ce­rro de la Ve­ra Cruz, al cual se lle­ga­ba, co­mo hoy, por em­pi­na­das cues­tas y des­de el cual se co­lum­bra­ba to­da la Ve­ga an­te­que­ra­na.

Se­gu­ra­men­te el pue­blo iría trans­for­man­do es­te he­cho y lo que en un prin­ci­pio era pe­ni­ten­cia se fue cam­bian­do por tra­di­ción y con el gri­to de ¡a la Ve­ga! los tro­nos su­birían por és­tas co­rrien­do más que an­dan­do pa­ra lle­gar al ce­rro y ben­de­cir los cam­pos, pri­me­ra fuen­te de ri­que­za de la ciu­dad. Hoy la tra­di­ción se man­tie­ne por cua­tro co­fra­días al te­ner que lle­gar a sus tem­plos por em­pi­na­das y pro­lon­ga­das cues­tas –las del Vier­nes San­to– y otras, –las del Jue­ves San­to– aun­que no lle­gan a tra­vés de pen­dien­tes las tie­nen muy pró­xi­mas a sus tem­plos y por sos­te­ner y po­ten­ciar la tra­di­ción tam­bién co­rren su par­ti­cu­lar «ve­ga». En el co­rrer la Ve­ga, la iden­ti­fi­ca­ción del pue­blo con los tro­nos y con las co­fra­días es ab­so­lu­ta, unién­do­se en es­te par­ti­cu­lar tra­mo del re­co­rri­do al acom­pa­ña­mien­to de la subida de los tro­nos ha­cia los tem­plos. Se re­co­mien­da la vi­si­ta a la sa­la in­mer­si­va 360º, ubi­ca­da en el Mu­seo de la Ciu­dad, don­de se re­crea vir­tual­men­te la tra­di­ción de Co­rrer la Ve­ga.

tra­di­ción de ‘Co­rrer la Ve­ga’ en Jue­ves y Vier­nes San­to.

Se­ño­ra de los Do­lo­res Co­ro­na­da el Jue­ves San­to. Le­gión y el Se­ñor del Ma­yor Do­lor el Miér­co­les San­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.