Tra­di­cio­nes sin­gu­la­res

La Se­ma­na San­ta an­da­lu­za per­mi­te ver en la ca­lle un gran pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y cul­tu­ral, ade­más de nu­me­ro­sas curiosidades que atraen a mu­chos vi­si­tan­tes

El Dia de Cordoba - - Turismo Andaluz -

La Se­ma­na San­ta ofre­ce mul­ti­tud de pla­nes en to­da An­da­lu­cía, y en ca­da ciu­dad y pue­blo las fes­ti­vi­da­des se vi­ven de ma­ne­ra dis­tin­ta, el via­je­ro se en­cuen­tra con mu­chas curiosidades de­pen­dien­do del lu­gar que vi­si­te. Des­de Vía Cru­cis vi­vien­tes has­ta la que­ma de los Ju­das. Se pue­den en­con­trar fes­ti­vi­da­des pa­ra to­dos los gus­tos y ade­más es la oca­sión ideal pa­ra dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía de la zo­na.

En Lau­jar de An­da­rax, Al­me­ría, se ce­le­bra el Vier­nes San­to una de sus ac­ti­vi­da­des más em­ble­má­ti­cas den­tro de los ac­tos li­túr­gi­cos de su Se­ma­na San­ta: el Vía Cru­cis Vi­vien­te, que sal­drá des­de la Igle­sia de la En­car­na­ción has­ta la Er­mi­ta del San­to Se­pul­cro. Se tra­ta de una es­pec­ta­cu­lar y cui­da­da re­pre­sen­ta­ción, que la con­vier­ten en el úni­co Vía Cru­cis Vi­vien­te de la pro­vin­cia.

El even­to da co­mien­zo a par­tir de las nue­ve de la ma­ña­na. Po­ne en es­ce­na la Co­fra­día Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno y Ma­ría Santísima de los Do­lo­res; es­te sin­gu­lar Vía Cru­cis se lle­va ce­le­bran­do des­de 1993. En él se cui­dan al má­xi­mo to­dos los de­ta­lles, es por eso que las in­du­men­ta­rias y ma­te­ria­les que se uti­li­zan en es­ta re­pre­sen­ta­ción tie­nen una ri­gu­ro­si­dad his­tó­ri­ca.

En la pro­vin­cia de Cá­diz tam­bién se dan curiosidades, co­mo por ejem­plo en Al­ca­lá del Va­lle, don­de des­ta­ca el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, ca­rac­te­ri­za­do por el des­fi­le de hor­na­zos y la “Ca­rre­ri­ta de San Juan”, en la que el San­to re­co­rre a gran ve­lo­ci­dad las ca­lles del pue­blo has­ta en­con­trar a la Vir­gen pa­ra avi­sar­le de la Re­su­rrec­ción de su hi­jo.

Ro­ta des­ta­ca por el ser­món del Na­za­reno, que se vie­ne ce­le­bran­do des­de me­dia­dos del si­glo XVIII en la ma­dru­ga­da del Vier­nes San­to. Tras el to­que de la trom­pe­ta do­lo­ro­sa, el ora­dor –ha­bi­tual­men­te un can­taor- re­cuer­da co­mo el Se­ñor, con­de­na­do a muer­te, to­mó la cruz y sa­lió ca­mino del Gól­go­ta y la San­ta Mu­jer Ve­ró­ni­ca lim­pia el ros­tro del Se­ñor de­ján­do­lo es­tam­pa­do en un lien­zo, un he­cho re­pre­sen­ta­do por una jo­ven ves­ti­da de he­brea.

En ple­na Al­pu­ja­rra gra­na­di­na se en­cuen­tra So­por­tú­jar. Es­te mu­ni­ci­pio tie­ne un ri­to que tie­ne lu­gar la vís­pe­ra del Do­min­go de Re­su­rrec­ción y que se co­no­ce con el nom­bre de la Que­ma de Ju­das. El Ju­das es un mu­ñe­co de ta­ma­ño na­tu­ral de un hom­bre ha­ra­po­so rea­li­za­do por los jó­ve­nes del pue­blo, que se re­lle­na con pa­ja y al que vis­ten con ro­pas usa­das, des­pués de que las cam­pa­nas de la igle­sia re­co­bren la voz y to­quen a glo­ria.

Al Ju­das de So­por­tú­jar no le fal­ta de­ta­lle. Va ves­ti­do con pan­ta­lo­nes y cha­que­ta, y le cal­zan bo­tas de los tiem­pos de Ma­ría Cas­ta­ña. Ade­más, los jó­ve­nes es­pi­ga­dos le cu­bren la ca­ra con un som­bre­ro. Una vez con­fec­cio­na­do se le ahor­ca con una so­ga cer­ca del bar de Ro­me­ro. Los ni­ños tie­nen la cos­tum­bre de ape

drear­lo y des­pués aca­ban que­mán­do­lo tras ha­ber­lo arras­tra­do por las in­cli­na­das ca­lles. Es­ta tra­di­ción no es es­pe­cí­fi­ca­men­te al­pu­ja­rre­ña. En Dúr­cal (en el Va­lle de Le­crín), por ejem­plo se ahor­can va­rios Ju­das en el puen­te de hie­rro.

En Cór­do­ba, tam­bién se queman los Ju­das. Al ano­che­cer del Sá­ba­do San­to, se pro­du­ce en Pe­dro Abad es­ta tra­di­ción. En­tre bur­las y al­ga­ra­bía de los ve­ci­nos, y con el so­ni­do del tam­bor se queman a los Ju­das que se cuel­gan en las ca­lles. Pe­ro una de las gran­des pe­cu­lia­ri­da­des de la ce­le­bra­ción de la Re­su­rrec­ción en la pro­vin­cia de Cór­do­ba es la Pas­cua de los Mo­raos.

Mur­gas, es­tu­dian­ti­nas, pre­go­nes, más­ca­ras, re­co­rren las ca­lles de Car­ca­buey en un per­fec­to ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca co­lec­ti­va, de re­ge­ne­ra­ción vi­tal de to­do un pue­blo a tra­vés de la iro­nía y el hu­mor. Por to­das es­tas pe­cu­lia­ri­da­des ha si­do de­cla­ra­da co­mo Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co de An­da­lu­cía. El día de las mo­zas es otra de las curiosidades que guar­da Cór­do­ba en es­tas fe­chas, en Vi­lla­nue­va del Du­que. Las her­ma­nas es­tán ins­cri­tas en una lis­ta cu­yo or­den es ina­mo­vi­ble, con el fin de cum­plir una pro­me­sa, he­cha en su mo­men­to a la Pa­tro­na, la Vir­gen de Guía.

Las ins­crip­cio­nes se ha­cen des­de muy tem­pra­na edad, ya que de­ben es­tar sol­te­ras pa­ra po­der lle­gar a ser “her­ma­nas ma­yo­ras”. Du­ran­te los tres años en que sir­ven a la Vir­gen no po­drán contraer ma­tri­mo­nio. La her­ma­na que ce­le­bra ese año la fies­ta o “her­ma­na ma­yo­ra”, en­tre­ga una in­vi­ta­ción por es­cri­to a to­das y ca­da una de las jó­ve­nes sol­te­ras del pue­blo (mo­zas), pa­ra que la acom­pa­ñen los días se­ña­la­dos. Co­mien­za la tar­de del Do­min­go de Re­su­rrec­ción, cuan­do la “her­ma­na sa­lien­te” y la “her­ma­na en­tran­te” se di­ri­gen en bus­ca de la “her­ma­na ma­yo­ra”.

To­das ellas jun­to con los fa­mi­lia­res e in­vi­ta­dos, se di­ri­gen a la pa­rro­quia de San Ma­teo pa­ra sa­car en pro­ce­sión a Cris­to Re­su­ci­ta­do, con el que se di­ri­gen a la Er­mi­ta de la Vir­gen de Guía, don­de se re­co­ge a la Pa­tro­na y jun­to con el Re­su­ci­ta­do, se tras­la­da en pro­ce­sión has­ta la igle­sia pa­rro­quial. Du­ran­te el re­co­rri­do, las tres her­ma­nas –en­tran­te, ma­yo­ra y sa­lien­te–, se si­túan de­lan­te del pa­so de la Vir­gen.

Al ano­che­cer, en la puer­ta de la ca­sa de la “her­ma­na ma­yo­ra” se en­cien­de un gran can­de­lo­rio de au­la­gas, al­re­de­dor del cual se reúnen una gran can­ti­dad de ve­ci­nos y ami­gos que son in­vi­ta­dos a al­tra­mu­ces, gar­ban­zos “tos­taos” y ho­jue­las. En la pro­vin­cia de Cór­do­ba co­bra es­pe­cial men­ción la Se­ma­na San­ta en mu­ni­ci­pios co­mo Agui­lar de la Fron­te­ra, Bu­ja­lan­ce, Ca­bra, Cas­tro del Río, Hinojosa del Du­que, Lu­ce­na, Mon­to­ro, Mo­ri­les, Po­zo­blan­co, Prie­go de Cór­do­ba y Puen­te Ge­nil. To­das ellas es­tán ca­ta­lo­ga­das co­mo Fies­tas de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal de An­da­lu­cía.

En Má­la­ga, don­de tam­bién se re­pre­sen­ta la Pa­sión en mu­ni­ci­pios co­mo Is­tán, Rio­gor­do o Be­nal­má­de­na, el via­je­ro tie­ne la opor­tu­ni­dad pa­ra ver el Co­rrer de la Ve­ga en An­te­que­ra, tra­di­ción muy es­pe­ra­da tan­to por sus ve­ci­nos co­mo por los nu­me­ro­sos tu­ris­tas que se acercan en esas fe­chas has­ta la lo­ca­li­dad.

El ori­gen de Co­rrer la Ve­ga es, por lo que cuen­ta la his­to­ria de la lo­ca­li­dad, una tra­di­ción que con­sis­tía en lle­var las imá­ge­nes a lo más al­to de la ciu­dad con el ob­je­ti­vo de ben­de­cir las tie­rras de la Ve­ga de An­te­que­ra. La no­che del Jue­ves y del Vier­nes San­to, al fi­nal del re­co­rri­do pro­ce­sio­nal, las co­fra­días que sa­len esos días lle­van los tro­nos has­ta el ini­cio de una pen­dien­te o cues­ta y, con el avi­so de cam­pa­na, ini­cian una ca­rre­ra muy emo­ti­va por­tan­do a los tro­nos has­ta la ve­ga.

La que­ma de los Ju­das es tra­di­ción tan­to en la Al­pu­ja­rra gra­na­di­na co­mo en Cór­do­ba

AR­CHI­VO

Vía cru­cis vi­vien­te de Lau­jar de An­da­rax, en Al­me­ría, don­de se cui­da has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle pa­ra que la re­pre­sen­ta­ción ten­ga ri­gu­ro­si­dad his­tó­ri­ca.

M. G.

Co­rrer la Ve­ga, en An­te­que­ra, se ce­le­bra la no­che del Jue­ves San­to y el Vier­nes San­to.

AR­CHI­VO

Ce­le­bra­ción de la po­pu­lar ca­rre­ri­ta de San Juan en Al­ca­lá del Va­lle.

M. G.

En Cór­do­ba tie­ne lu­gar la cu­rio­sa tra­di­ción del día de las mo­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.