Zi­da­ne se to­pa con su pa­sa­do más do­lo­ro­so

El fran­cés se vuel­ve a me­dir al Le­ga­nés, que en 2018 sa­có los co­lo­res a su Ma­drid eli­mi­nán­do­lo de la Co­pa

El Dia de Cordoba - - Deportes - Car­los Ma­teos Gil (Efe) MA­DRID

El día que el Zi­ne­di­ne Zi­da­ne pu­so fin a su pri­me­ra eta­pa en el ban­qui­llo del Real Ma­drid, po­co des­pués de con­quis­tar su ter­ce­ra Li­ga de Cam­peo­nes de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va, se re­mon­tó me­ses atrás pa­ra re­fe­rir­se a un par­ti­do con­cre­to co­mo su peor mo­men­to en el ban­qui­llo blan­co.

Po­día ha­ber ele­gi­do el fran­cés en­tre va­rias op­cio­nes, pe­ro no du­dó en des­ta­car la de­rro­ta por 1-2 su­fri­da en el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu an­te el Le­ga­nés en la vuel­ta de los cuar­tos de fi­nal de la Co­pa del Rey, re­sul­ta­do que de­jó fue­ra de la com­pe­ti­ción al con­jun­to me­ren­gue. Zi­da­ne de­fi­nió aquel tro­pie­zo co­mo un “fra­ca­so” y “un pa­lo muy du­ro” a la con­clu­sión del mis­mo y re­co­no­ció en su adiós que se que­dó “muy to­ca­do”.

Aque­lla eli­mi­na­to­ria de ne­fas­to re­cuer­do lle­gó en una si­tua­ción de­li­ca­da, en el mar­co de un tor­neo en el que el club te­nía pues­tas mu­chas es­pe­ran­zas. Es­tas ha­bían per­ma­ne­ci­do in­tac­tas tras el cho­que de ida, don­de los ma­dri­dis­tas no fir­ma­ron una con­vin­cen­te ac­tua­ción, pe­ro lo­gra­ron im­po­ner­se en los instantes fi­na­les con un gol de Mar­co Asen­sio.

Só­lo fal­ta­ba ce­rrar el pa­se co­mo lo­ca­les an­te un con­tra­rio de ni­vel in­fe­rior, que lle­ga­ba sin na­da que per­der, pe­ro al que se le su­po­nía es­tar más cen­tra­do en la per­ma­nen­cia que en un ob­je­ti­vo am­bi­cio­so co­mo es al­can­zar la pe­núl­ti­ma ron­da co­pe­ra.

Fren­te a un Real Ma­drid es­pe­so, los vi­si­tan­tes co­men­za­ron ame­na­zan­do con un lan­za­mien­to de fal­ta de Beau­vue que se es­tre­lló con­tra el pa­lo y pos­te­rior­men­te se pu­sie­ron por de­lan­te con un gran gol por la es­cua­dra de Ja­vi Era­so.

Tras ver­se por de­trás al des­can­so, los blan­cos con­si­guie­ron igua­lar la con­tien­da en el arran­que de la se­gun­da mi­tad por me­dio de Ben­ze­ma. Sin em­bar­go, un ca­be­za­zo de Ga­briel a la sa­li­da de un cór­ner vol­vió a po­ner por de­lan­te al cua­dro le­ga­nen­se.

A par­tir de ese mo­men­to fue un que­rer y no po­der en gran par­te de­bi­do a la bue­na ac­tua­ción ba­jo los pa­los del ar­gen­tino Ne­reo Cham­pag­ne, que sa­có en­tre otras dos oca­sio­nes cla­ras de Ka­rim Ben­ze­ma y Ser­gio Ra­mos.

El tras­piés que­dó co­mo un bo­rrón, pa­ra mu­chos uno de los más im­por­tan­tes en la his­to­ria re­cien­te de la en­ti­dad, y sem­bró se­rias du­das en torno a la plan­ti­lla pe­se a que es­ta aca­bó con­quis­tan­do un tí­tu­lo eu­ro­peo que hi­zo que se di­lu­ye­ra la frus­tra­ción.

Se mar­chó Zi­da­ne y vol­vió me­ses des­pués to­man­do el re­le­vo de Ju­len Lo­pe­te­gui y San­tia­go So­la­ri. En ese in­ter­va­lo cam­bió tam­bién mu­cho el Le­ga­nés, quien tu­vo que de­jar mar­char a Asier Ga­ri­tano pa­ra dar el man­do a Mau­ri­cio Pe­lle­grino. Así las co­sas, re­apa­re­ce una ‘bes­tia ne­gra’ con nue­vo ros­tro pe­ro que ya es­te cur­so avi­só de lo que es ca­paz de ha­cer al im­po­ner­se co­mo an­fi­trión de nue­vo en la Co­pa del Rey por 1-0 con gol de Mar­tin Braith­wai­te, es­ta vez en el se­gun­do en­fren­ta­mien­to de la ron­da de oc­ta­vos de fi­nal.

Cu­rio­sa­men­te, y por ex­tra­ño que pue­da pa­re­cer a es­tas al­tu­ras del cam­peo­na­to, ha­brán cam­bia­do las tor­nas y se­rán los blan­quia­zu­les quie­nes más se jue­guen. Con la sal­va­ción ca­si en el bol­si­llo quie­ren aga­rrar­se a sus op­cio­nes de la uto­pía eu­ro­pea an­te un Real Ma­drid y un Zi­da­ne que mi­ran ya a la pró­xi­ma cam­pa­ña, pe­ro que a buen se­gu­ro que­rrán sal­dar esa cuen­ta que que­dó pen­dien­te ha­ce po­co más de un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.