EM­PIE­ZA LA FIES­TA

El Dia de Cordoba - - Opinión -

ANO­CHE co­men­zó ofi­cial­men­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Lle­va­mos dos me­ses en cam­pa­ña, pe­ro sÓ­lo aho­ra se po­drá pe­dir el vo­to, co­lo­car va­llas y car­te­les con los ros­tros de los can­di­da­tos y los le­mas de los par­ti­dos, e in­ser­tar pu­bli­ci­dad en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ha­brá de­ba­tes elec­to­ra­les, aun­que Pe­dro Sán­chez se ha ne­ga­do al ca­ra a ca­ra con Pa­blo Ca­sa­do. Se­ría ir en con­tra de su es­tra­te­gia, que con­sis­te en nin­gu­near al can­di­da­to que po­dría arre­ba­tar­le el si­llón mon­clo­vi­ta.

Los ex­per­tos han di­cho siem­pre que la cam­pa­ña elec­to­ral ape­nas mue­ve el 2 o el 3% del vo­to, que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos tie­nen su de­ci­sión to­ma­da, aun­que no quie

ran con­fe­sar­lo. Sin em­bar­go, esos mis­mos ex­per­tos ase­gu­ran que en es­ta oca­sión la cam­pa­ña va a ser cla­ve pa­ra de­ter­mi­nar el re­sul­ta­do fi­nal. Y di­cen más: que has­ta el úl­ti­mo mo­men­to se van a pro­du­cir va­ria­cio­nes de vo­to. Así que, es­ta vez sí, los can­di­da­tos ya pue­den es­tar aten­tos a no co­me­ter erro­res –so­bre to­do Ca­sa­do–, trans­mi­tir men­sa­jes po­si­ti­vos, pre­sen­tar­se in­te­li­gen­te­men­te co­mo la me­jor op­ción y po­ner en cues­tión los pro­gra­mas de sus ad­ver­sa­rios.

Los son­deos se em­pe­ci­nan en se­ña­lar a Pe­dro Sán­chez co­mo el úni­co can­di­da­to que po­drá for­mar Go­bierno, pe­ro Ca­sa­do se re­sis­te a acep­tar­lo y va a po­ner en el asa­dor más car­ne de la que ya ha pues­to pa­ra sa­lir­se con la su­ya, que es re­cu­pe­rar los mi­llo­nes de vo­tos que su­pues­ta­men­te se le van a Vox. Es lo que quie­re im­pe­dir Sán­chez pro­vo­can­do que no ha­ya día sin que se men­cio­ne a Vox. Po­de­mos an­da de ca­pa caí­da y de­be ser co­sa asu­mi­da por sus pro­pios di­ri­gen­tes, a los que no se ve pre­ci­sa­men­te exul­tan­tes; so­bre to­do, en el ca­so de Pa­blo Igle­sias, que trans­mi­te un es­ta­do de áni­mo que ha­ce pen­sar que pien­sa más en la re­ti­ra­da que en se­guir al fren­te de Po­de­mos. Ri­ve­ra, por su par­te, re­co­rre Es­pa­ña in­sis­tien­do, in­clu­so sin que se le pre­gun­te, que ja­más pac­ta­rá con Pe­dro Sán­chez, al que no pier­de opor­tu­ni­dad de po­ner de vuel­ta y me­dia. Y si no se le pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad, él mis­mo la bus­ca.

El CIS ha en­tra­do en cam­pa­ña co­mo ele­fan­te en ca­cha­rre­ría. Tan­to que el pro­pio Te­za­nos ha de­cla­ra­do que ni él mis­mo cree que se va­yan a pro­du­cir los re­sul­ta­dos que pre­vé el ins­ti­tu­to que di­ri­ge. Una ma­ne­ra de re­co­no­cer que tie­nen ra­zón los que le acu­san de in­du­cir ad­he­sio­nes al PSOE apun­tan­do un exa­ge­ra­do in­cre­men­to del vo­to que tien­te a los in­de­ci­sos: a to­do el mun­do le gus­ta ju­gar la car­ta ga­na­do­ra.

Co­mien­za la ca­rre­ra pa­ra lle­gar el pri­me­ro a la me­ta el 28 de abril. Pa­re­ce que na­die du­da de que ga­na­rá Sán­chez… pe­ro de es­tas dos se­ma­nas de­pen­de que, in­clu­so ga­nan­do, pue­da go­ber­nar.

Los ex­per­tos ase­gu­ran que en es­ta oca­sión la cam­pa­ña va a ser cla­ve pa­ra de­ter­mi­nar el re­sul­ta­do fi­nal

PI­LAR CERNUDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.