VO­TOS CON BANDERILLAS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

LA jor­na­da elec­to­ral del 28 de abril tie­ne una ho­ra cla­ve: las cin­co de la tar­de. Van a ser los co­mi­cios más tau­ri­nos de la de­mo­cra­cia. Ha ha­bi­do en to­dos ore­jas y ra­bos pa­ra al­gu­nos y cor­na­das mor­ta­les pa­ra otros, pe­ro en es­tas elec­cio­nes ya se ha pues­to el No hay bi­lle­tes. Na­tu­ral, si se tie­ne en cuen­ta el elen­co de pri­me­ros es­pa­das que par­ti­ci­pan en la miu­ra­da del 28-A. Y aquí mi pri­me­ra que­ja: es­to es de cas­ta pu­ra y du­ra, se­ño­res. De­ma­sia­da éli­te. Echo en fal­ta en esas can­di­da­tu­ras a otros miem­bros de la cua­dri­lla y del fes­te­jo. La pers­pec­ti­va se­ría otra muy dis­tin­ta con una cuo­ta pa­ra sub­al­ter­nos, pi­ca­do­res, mo­zos de es­pa­da, al­gua­ci­li­llos, mo­no­sa­bios, are­ne­ros... ¿Es que no tie­nen na­da que de­cir? ¿Só­lo los ma­ta­do­res y, por su­pues­to, los afi­cio­na­dos? Po­ca con­cien­cia his­tó­ri­ca es esa, cuan­do se hur­ta a di­cho elen­co la po­si­bi­li­dad de gri­tar en un mi­tin: “¡Pues con no­so­tros los to­ros van a vol­ver a Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la!”. A lo que se­gui­ría una atro­na­do­ra sal­va de aplau­sos y quien sa­be si has­ta una en­tu­sias­ta pa­ño­la­da.

El 28-A es to­do un Día D pa­ra la fies­ta de los to­ros, una jor­na­da tras­cen­den­tal pa­ra su sal­va­ción

Lo de la con­cien­cia his­tó­ri­ca no es un ca­len­tón de aho­ra pro­vo­ca­do por los enemi­gos de la fies­ta (y, por lo tan­to, lo que es peor, de la Pa­tria: esos mal­di­tos an­ti­tau­ri­nos). El re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Sán­chez Fer­lo­sio ya se re­fi­rió en 1980 a ella –aun­que fue­ra por otros mo­ti­vos– cuan­do es­cri­bió que la afi­ción tau­ri­na “ha to­ma­do con­cien­cia his­tó­ri­ca”, lo que la em­pu­ja­ba a ir a la pla­za “no a ver los to­ros, sino a cum­plir una mi­sión cul­tu­ral: sal­var la fies­ta”. Pues aho­ra pa­sa lo mis­mo. El 28-A es pues, por lo vis­to y oí­do, y por el re­clu­ta­mien­to que cier­tos par­ti­dos han he­cho de fi­gu­ras del to­reo pa­ra sus lis­tas, to­do un Día D pa­ra es­ta an­ces­tral tra­di­ción tan es­pa­ño­la. Es una jor­na­da cla­ve pa­ra su sal­va­ción. De suer­te que co­mo es­tas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas no sa­quen ta­ja­da de las ur­nas só­lo se va a po­der ver un to­ro en la si­lue­ta del de Os­bor­ne. La co­sa es así de tras­cen­den­tal, se­gún di­cen. Así que a es­tas vo­ta­cio­nes, a las cin­co de la tar­de, acu­di­rán sin du­da mi­les de vo­tan­tes a los que la ba­ja­da de im­pues­tos, la subida de sa­la­rios (ja, ja, ja... per­dón), las in­ver­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ras, la edu­ca­ción, la sa­ni­dad, las pen­sio­nes, et­cé­te­ra, les im­por­ta­rá un ca­ra­jo. Pe­ro su pa­pe­le­ta sal­va­rá a los to­ros de la cons­pi­ra­ción ani­ma­lis­ta. Y si al fi­nal las co­rri­das no re­gre­san a Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, co­mo di­cen, tam­po­co pa­sa­rá na­da. Se emo­cio­na­rán al ver la fi­na es­tam­pa de un to­re­ro en el he­mi­ci­clo sa­lu­dan­do al ten­di­do. Oleeeeeeeé.

MA­NUEL BAREA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.