Una se­ma­na pa­ra dis­fru­tar con los cin­co sen­ti­dos

El Dia de Cordoba - - Deputación De Almería - JA­VIER AU­RE­LIANO GAR­CÍA

Pro­mo­ción

“Des­de la Dipu­tación tra­ba­ja­mos en la di­fu­sión de tra­di­cio­nes que ha­cen de la pro­vin­cia un des­tino úni­co” Gas­tro­no­mía “Es una de las prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes que ha­ce a los vi­si­tan­tes de­can­tar­se

por es­ta tie­rra”

LA Se­ma­na San­ta en Al­me­ría es mu­cho más que sen­ti­mien­to es tra­di­ción, cul­tu­ra y de­vo­ción. Los al­me­rien­ses, y quie­nes nos vi­si­tan, te­ne­mos el pri­vi­le­gio de po­der dis­fru­tar es­ta ce­le­bra­ción con los cin­co sen­ti­dos y de has­ta 103 for­mas dis­tin­tas, las de ca­da uno de los mu­ni­ci­pios que con­for­man nues­tra pro­vin­cia.

La Se­ma­na de Pa­sión nos per­mi­te re­crear nues­tra vis­ta con re­pre­sen­ta­cio­nes, pro­ce­sio­nes y ta­llas so­bre­co­ge­do­ras, al­gu­nas crea­das por ar­tis­tas de la al­tu­ra de Sal­zi­llo o Per­ce­val; de­lei­tar nues­tro sen­ti­do del gus­to con unos sa­bo­res muy típicos y unos dul­ces úni­cos; es­cu­char el pa­so fir­me de los pe­ni­ten­tes, las cor­ne­tas y los tam­bo­res, dis­fru­tar del olor a in­cien­so y cera, y to­car la ma­de­ra y el ter­cio­pe­lo de ca­da uno de los pa­sos que re­co­rren la pro­vin­cia.

Des­de Dipu­tación tra­ba­ja­mos en la pro­mo­ción de las tra­di­cio­nes que, co­mo la Se­ma­na San­ta, ha­cen de nues­tra pro­vin­cia un des­tino irre­pe­ti­ble. Só­lo con­ser­van­do to­do aque­llo que nos ha­ce úni­cos po­de­mos crear nue­vas opor­tu­ni­da­des de em­pleo y ri­que­za y fi­jar la po­bla­ción en to­da la pro­vin­cia.

Po­cos des­ti­nos ofre­cen una ofer­ta tan com­ple­ta y di­ver­sa pa­ra dis­fru­tar de es­ta ce­le­bra­ción co­mo Al­me­ría. Nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­co, uni­do a la hos­pi­ta­li­dad de los al­me­rien­ses, ha­ce que el vi­si­tan­te vi­va una ex­pe­rien­cia úni­ca e irre­pe­ti­ble. Aquí la sor­pre­sa se con­vier­te en una ex­ce­len­te com­pa­ñe­ra de via­je. Y es que mu­chos rin­co­nes de la pro­vin­cia guar­dan la esen­cia de lo au­tén­ti­co y la Se­ma­na San­ta se pre­sen­ta co­mo una mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad pa­ra de­jar­se atra­par por el mag­ne­tis­mo de nues­tra tie­rra.

En es­te re­co­rri­do por las tra­di­cio­nes de nues­tra tie­rra, la gas­tro­no­mía se ha con­so­li­da­do co­mo uno de las prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes que ha­ce a los vi­si­tan­tes de­can­tar­se por un des­tino u otro. La pro­vin­cia de Al­me­ría es una apues­ta se­gu­ra en es­te ca­pí­tu­lo, y mu­cho más en un año co­mo és­te, en el que con­ta­mos con la de­sig­na­ción co­mo Ca­pi­tal Es­pa­ño­la de la Gas­tro­no­mía. Ade­más, en su apues­ta por au­nar es­fuer­zos, la Dipu­tación Pro­vin­cial es la prin­ci­pal alia­da de es­te pro­yec­to a tra­vés de la mar­ca gour­met ‘Sa­bo­res Al­me­ría’ que in­te­gran más de 150 em­pre­sas lle­van­do los pro­duc­tos de la pro­vin­cia por los cin­co con­ti­nen­tes.

Pre­ci­sa­men­te son los sa­bo­res más típicos de es­ta épo­ca los que van des­cu­brien­do al vi­si­tan­te las tra­di­cio­nes de es­ta in­ten­sa se­ma­na de fer­vor que se ha con­ver­ti­do con el pa­so de los años, en un ex­ce­len­te re­cla­mo tu­rís­ti­co.

De nor­te a sur, des­de el lí­mi­te ab­de­ri­tano con la ve­ci­na Gra­na­da has­ta la cos­ta de Pul­pí, la pro­vin­cia ofre­ce ce­le­bra­cio­nes, des­fi­les y re­pre­sen­ta­cio­nes de gran pres­ti­gio que se re­co­gen en las pá­gi­nas de es­te es­pe­cial y que in­vi­tan al vi­si­tan­te a dis­fru­tar­las con la mis­ma in­ten­si­dad que la pre­pa­ran sus her­man­da­des y co­fra­días.

Tra­di­ción, de­vo­ción, gas­tro­no­mía y cul­tu­ra se dan la mano en ‘Cos­ta de Al­me­ría’ en una Se­ma­na San­ta en la que ade­más de dis­fru­tar de su in­ten­sa agen­da de ce­le­bra­cio­nes, su fa­vo­ra­ble cli­ma­to­lo­gía per­mi­te al vi­si­tan­te dis­fru­tar del atrac­ti­vo de sus pla­yas o de su es­pec­ta­cu­lar in­te­rior gra­cias a la am­plia ofer­ta de ru­tas sen­de­ris­tas que di­bu­jan la na­tu­ra­le­za al­me­rien­se. Una pro­vin­cia que se­du­ce al vi­si­tan­te por su sin­gu­la­ri­dad, no so­lo du­ran­te la Se­ma­na de Pa­sión, sino los 365 días del año.

Ja­vier Au­re­liano Gar­cía, pre­si­den­te de la Dipu­tación Pro­vin­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.