Ab­suel­to el ‘es­ta­fa­dor de mu­je­res’ de en­ga­ñar a una de sus su­pues­tas víc­ti­mas

● El juez apre­cia in­cohe­ren­cias en­tre las su­pues­tas ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas de la de­nun­cian­te y su ni­vel de vi­da pos­te­rior ● El acu­sa­do acu­mu­la 25 de­nun­cias por pre­sun­tos ca­sos de frau­de

El Dia de Cordoba - - Sociedad - Efe BAR­CE­LO­NA

Un juez de Bar­ce­lo­na ha ab­suel­to a Al­bert C., co­no­ci­do co­mo el su­pues­to es­ta­fa­dor de mu­je­res, tras el jui­cio por una de la más de vein­te es­ta­fas por las que fue de­nun­cia­do, al con­cluir que las “con­tra­dic­cio­nes” de la ver­sión de la víc­ti­ma im­pi­den co­rro­bo­rar que le dio di­ne­ro ba­jo en­ga­ño.

En la sen­ten­cia, el Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 27 de Bar­ce­lo­na ab­suel­ve a Al­bert C. ar­gu­men­tan­do que las “evi­den­tes con­tra­dic­cio­nes” en los su­ce­si­vos re­la­tos de la víc­ti­ma no per­mi­ten dar por pro­ba­do que ac­tua­ra en­ga­ña­da a la ho­ra de pres­tar­le di­ne­ro y su­fra­gar sus gas­tos por un va­lor de más de 7.000 eu­ros.

De las 25 de­nun­cias de mu­je­res que lo acu­sa­ron por que­dar­se su di­ne­ro ba­jo en­ga­ño, el su­pues­to es­ta­fa­dor ha te­ni­do una suer­te dis­par en los juz­ga­dos, don­de ha si­do ab­suel­to en al­gu­nos de los ca­sos, co­mo el de es­ta víc­ti­ma, pe­ro tam­bién con­de­na­do a un año el pa­sa­do di­ciem­bre por en­ga­tu­sar a una mu­jer, ase­gu­ran­do que era in­ver­sor en bol­sa.

En es­te ca­so, la víc­ti­ma de­nun­ció en un pri­mer mo­men­to que ac­ce­dió a dar­le di­ne­ro por­que que es­ta­ba pa­san­do por una si­tua­ción di­fí­cil, pos­te­rior­men­te que no te­nía pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, sino que es­ta­ba a la es­pe­ra de que su ma­dre le de­vol­vie­ra una do­cu­men­ta­ción, y fi­nal­men­te, en el jui­cio, que acep­tó co­rrer con sus gas­tos y de­jar­le di­ne­ro, por­que se ha­bía de­ja­do la car­te­ra en An­do­rra.

Se­gún la sen­ten­cia, el acu­sa­do con­tac­tó con la mu­jer a tra­vés de una web de ci­tas y que­da­ron en su­ce­si­vas oca­sio­nes, en las que ella lo in­vi­tó y asu­mió los gas­tos e in­clu­so le ce­dió 7.000 eu­ros, des­pués de que és­te afir­ma­ra que tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa fa­mi­liar de do­mó­ti­ca y alar­dea­ra del al­to ni­vel ad­qui­si­ti­vo de su fa­mi­lia.

Pa­ra el juez, no ha re­sul­ta­do acre­di­ta­do que la mu­jer efec­tua­ra to­dos o al­guno de los pa­gos co­mo con­se­cuen­cia de “al­gún con­cre­to en­ga­ño” atri­bui­ble al acu­sa­do, ni que la trans­fe­ren­cia ban­ca­ria que le hi­zo obe­de­cie­ra a una “ma­ni­fes­ta­ción en­ga­ño­sa” por su par­te que la lle­va­ra a un “error”.

La sen­ten­cia des­ta­ca que la de­nun­cian­te re­co­no­ció en el jui­cio que ac­ce­dió a ir pa­gan­do y a ir sa­can­do pe­que­ñas can­ti­da­des de di­ne­ro y en­tre­gar­las al acu­sa­do mien­tras és­te le ase­gu­ra­ba que ha­bía or­de­na­do va­rias trans­fe­ren­cias pa­ra de­vol­ver­le los gas­tos y re­in­te­gros.

Es­ta me­cá­ni­ca se pro­lon­gó en el tiem­po, ya que am­bos acu­die­ron a res­tau­ran­tes de lu­jo, si­tios ca­ros y ho­te­les, siem­pre pa­gan­do ella o el acu­sa­do con di­ne­ro que la mu­jer le en­tre­ga­ba pre­via­men­te. Es­ta ver­sión, se­gún el juez, con­tras­ta con la que la mu­jer sos­tu­vo al prin­ci­pio de que el acu­sa­do le pi­dió di­ne­ro por­que atra­ve­sa­ba di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, an­te lo que con­clu­ye que no exis­ten su­fi­cien­tes indicios de que ac­tua­ra en­ga­ña­da y acor­dó la ab­so­lu­ción.

La pa­re­ja acu­día a res­tau­ran­tes y ho­te­les de lu­jo, en los que siem­pre pa­ga­ba ella

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.