La eva­lua­ción de po­lí­ti­cas, una ne­ce­si­dad so­cial de pri­me­ra mag­ni­tud

Ca­da año las ad­mi­nis­tra­cio­nes se gas­tan cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros en ayu­das a la con­tra­ta­ción, pe­ro no se es­tu­dia lue­go cuál ha si­do el im­pac­to real so­bre sus be­ne­fi­cia­rios

El Dia de Cordoba - - Economía -

LOS da­tos de con­tra­ta­ción y afi­lia­ción del pa­sa­do mes de mar­zo vuel­ven a traer a la pa­les­tra lo que es una cons­tan­te des­de ha­ce años: 9 de ca­da 10 con­tra­tos que se firman ca­da mes en An­da­lu­cía son tem­po­ra­les. Pe­ro tam­bién es co­no­ci­do que es­tos con­tra­tos se des­tru­yen igual de rá­pi­do que se crean, por lo que de­be­mos pres­tar más aten­ción al stock que al flu­jo pa­ra ha­cer­nos una idea más real de cuál es la si­tua­ción ver­da­de­ra del mer­ca­do de tra­ba­jo y de qué ti­po de em­pleo se es­tá crean­do. Só­lo así po­dre­mos sa­ber si, co­mo se dice por ahí, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral es ca­da vez ma­yor y si, ade­más, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que des­de dis­tin­tos ám­bi­tos se lle­van a ca­bo es­tán con­si­guien­do real­men­te el ob­je­ti­vo que per­si­guen o si pue­den, en un mo­men­to da­do, es­tar pro­vo­can­do con­se­cuen­cias in­de­sea­das en tér­mi­nos de au­men­to de la pre­ca­rie­dad al ha­ber­se di­se­ña­do sin una eva­lua­ción co­rrec­ta de su di­se­ño y de su im­ple­men­ta­ción.

Pe­ro pri­me­ro, los da­tos. En el grá­fi­co ad­jun­to te­ne­mos la si­tua­ción a lo lar­go de los úl­ti­mos años en An­da­lu­cía (y su com­pa­ra­ción con el res­to de Es­pa­ña) en cuan­to a la po­bla­ción en edad y dis­po­si­ción de tra­ba­jar to­man­do co­mo fuen­te de in­for­ma­ción la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va. Es­te grá­fi­co nos mues­tra có­mo, de ca­da 100 an­da­lu­ces que pue­den, quie

ren y desean tra­ba­jar, ape­nas 50 lo ha­cen en un pues­to de tra­ba­jo en el que se usa ple­na­men­te sus re­cur­sos co­mo fac­tor de pro­duc­ción. Es­ta fuer­za de tra­ba­jo es­tá ple­na­men­te uti­li­za­da si el tra­ba­ja­dor es­tá con­tra­ta­do con un con­tra­to in­de­fi­ni­do o si se tra­ba­ja vo­lun­ta­ria­men­te a tiem­po par­cial o con con­tra­to tem­po­ral o bien si lo ha­ce, tam­bién de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, por cuen­ta pro­pia. El res­to de tra­ba­ja­do­res, o bien no bus­can em­pleo por­que creen que no lo van a en­con­trar (4,8%), es­tán pa­ra­dos (21,9%), o bien tra­ba­jan a tiem­po par­cial de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria (7,8%), o tra­ba­jan con con­tra­to tem­po­ral tam­bién de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria (15,6%). Es­to es lo que lla­ma­mos la fuer­za de tra­ba­jo que es­tá in­fra­uti­li­za­da, que llega al 50,1% del mer­ca­do de tra­ba­jo en An­da­lu­cía a fi­na­les de 2018 fren­te al 34,1% en el res­to de Es­pa­ña. An­da­lu­cía, por tan­to, des­apro­ve­cha ca­si 16 per­so­nas de ca­da 100 por te­ner, so­bre to­do, una ma­yor ta­sa de pa­ro y una ma­yor ta­sa de tem­po­ra­li­dad que el res­to de Es­pa­ña.

Las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo son uno de los prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos que usan los go­bier­nos pa­ra lu­char con­tra el des­em­pleo o la tem­po­ra­li­dad. Den­tro de es­tas po­lí­ti­cas, una de las me­di­das más uti­li­za­das son las sub­ven­cio­nes a la con­tra­ta­ción y los pla­nes de em­pleo pú­bli­co, las co­no­ci­das co­mo ini­cia­ti­vas de em­pleo lo­cal. Es­tas me­di­das sue­len uti­li­zar la vía de la sub­ven­ción a em­pre­sas que con­tra­tan des­em­plea­dos o la fi­nan­cia­ción di­rec­ta de la con­tra­ta­ción tem­po­ral por par­te de los ayun­ta­mien­tos. Sin em­bar­go, a pe­sar de los cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros que ca­da año se gas­tan las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en es­tas po­lí­ti­cas ra­ra vez se pu­bli­can los re­sul­ta­dos de la eva­lua­ción del im­pac­to efec­ti­vo de es­tas me­di­das so­bre la em­plea­bi­li­dad de sus be­ne­fi­cia­rios. Y pue­de muy bien es­tar pa­san­do que es­tas sub­ven­cio­nes a la con­tra­ta­ción es­tén ge­ne­ran­do pri­me­ro con­tra­ta­cio­nes y lue­go des­pi­dos y po­ca crea­ción de em­pleo ne­to. Tam­bién pue­de que mu­chas de las f luc­tua­cio­nes en la con­tra­ta­ción tem­po­ral que se ob­ser­van en las se­ries de em­pleo pú­bli­co se de­ban a las Ini­cia­ti­vas de Em­pleo Lo­cal que, cuan­do se po­nen en mar­cha, su­po­nen una enor­me crea­ción tem­po­ral de em­pleo, y cuan­do fi­na­li­zan, dis­tor­sio­nan de nue­vo la se­rie de afi­lia­ción y de con­tra­tos, en es­te ca­so a la ba­ja, re­sul­tan­do de nue­vo a la lar­ga en un po­bre efec­to ne­to so­bre la em­plea­bi­li­dad del que re­ci­be el ser­vi­cio. Un me­jor di­se­ño y, so­bre to­do, una eva­lua­ción a pos­te­rio­ri de am­bas me­di­das sin du­da ayu­da­ría a de­tec­tar es­tos fa­llos en la im­ple­men­ta­ción pa­ra co­rre­gir los mis­mos de cara a edi­cio­nes fu­tu­ras.

Por eso la eva­lua­ción de es­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­bie­ra ser, ca­da vez más, una exi­gen­cia so­cial, ade­más de una ne­ce­si­dad po­lí­ti­ca y de ges­tión de pri­me­ra mag­ni­tud. En el mar­co ac­tual, ade­más, don­de la dis­po­ni­bi­li­dad de da­tos cre­ce de ma­ne­ra ex­po­nen­cial gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, se ha­ce mu­cho más fá­cil di­se­ñar he­rra­mien­tas que ayu­den a desa­rro­llar una aten­ción per­so­na­li­za­da de los usua­rios de di­chas po­lí­ti­cas. Es­ta la­bor de eva­lua­ción, ade­más, es útil por el efec­to de re­tro­ali­men­ta­ción que pro­du­ce en el pro­pio pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de las po­lí­ti­cas, ya que las con­clu­sio­nes y re­co­men­da­cio­nes de es­tos pro­ce­sos de eva­lua­ción sir­ven de ba­se pa­ra pla­ni­fi­ca­cio­nes fu­tu­ras, en un in­ten­to de ra­cio­na­li­zar la to­ma de de­ci­sio­nes.

Es por ello una mag­ní­fi­ca no­ti­cia ver co­mo es­ta cul­tu­ra de la eva­lua­ción pue­de, por fin, em­pe­zar a ser to­ma­da en se­rio en nues­tra ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca. No­ti­cias re­cien­tes así lo ade­lan­tan y, aun­que to­da­vía se de­ben for­ma­li­zar en he­chos y me­di­das con­cre­tas, de­be­mos fe­li­ci­tar a sus res­pon­sa­bles por las ini­cia­ti­vas anun­cia­das. El tra­ba­jo se­rá in­gen­te pe­ro el es­fuer­zo me­re­ce­rá la pe­na de cara a in­cre­men­tar la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas a la so­cie­dad. Con to­das las sal­va­guar­das de la con­fi­den­cia­li­dad que sean ne­ce­sa­rias, el avan­ce que se con­si­ga en es­tos ám­bi­tos ayu­da­rá a po­ner a An­da­lu­cía en la van­guar­dia en cuan­to a di­se­ño y ges­tión efi­cien­te de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, sien­do és­te un pa­so de gi­gan­te de di­fí­cil vuel­ta atrás en el fu­tu­ro. Un pa­so ade­lan­te que be­ne­fi­cia­ría so­bre to­do a los más vul­ne­ra­bles por­que de­be­rían ser las po­lí­ti­cas di­ri­gi­das a es­tos co­lec­ti­vos (po­lí­ti­cas ac­ti­vas, edu­ca­ti­vas y de ayu­da a la de­pen­den­cia) las que pri­me­ro de­be­rían ser evaluadas pa­ra con­se­guir en és­tas las pri­me­ras me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas.

JO­SÉ IG­NA­CIO GAR­CÍA PÉ­REZ

Ca­te­drá­ti­co de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co de la Uni­ver­si­dad Pa­blo de Ola­vi­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.