“Hoy hay po­ca pa­sión y mu­cho fut­bo­lis­ta de Play Sta­tion”

El Dia de Cordoba - - Televisión - Juan de la Huer­ga

–De pe­rio­dis­ta a pe­rio­dis­ta, ¿ha re­ga­ña­do a al­gún cro­nis­ta por una pun­tua­ción ba­ja?

–Al­gu­na vez me he en­fa­da­do, pe­ro siem­pre he res­pe­ta­do su tra­ba­jo.

–Co­mo li­cen­cia­do en Cien­cias de la In­for­ma­ción, ¿le ha­bría gus­ta­do cu­brir las cin­co fi­na­les eu­ro­peas ga­na­das por el Se­vi­lla?

–Me ha­bría gus­ta­do con­tar­las pa­ra mis ami­gos se­vi­llis­tas, aun­que a mi co­ra­zón bé­ti­co le ha­bría he­cho daño. Co­mo buen pro­fe­sio­nal las ha­bría cu­bier­to. Hay mu­chos pe­rio­dis­tas bé­ti­cos que cu­bren el Se­vi­lla y al re­vés... con im­par­cia­li­dad. –Có­mo es­ta­rá la pren­sa si es­tá es­tu­dian­do el cur­so de en­tre­na­dor de por­te­ros... –Es­tá la co­sa fa­tal. La que me­jor aca­bó de mi cla­se es­tá en el Mer­ca­do­na, y fe­no­me­nal por­que Juan Roig pa­ga bien, pe­ro es una pe­na que el so­por­te di­gi­tal pro­vo­que que la pren­sa es­cri­ta va­ya des­apa­re­cien­do. –¿Se ve de re­dac­tor en el show te­le­vi­si­vo que pro­ta­go­ni­za­rá su ami­go Joa­quín cuan­do se re­ti­re? –Me gus­ta mu­cho es­cri­bir y la ra­dio. No me de­can­ta­ría por la te­le. Joa­quín aca­ba en un pro­gra­ma se­gu­ro. –¿Lu­cía To­ni D. en la ca­mi­se­ta por Tony So­prano o por­que te­nía más gan­cho que Baltasar Do­blas, su se­gun­do nom­bre?

–En mis pri­me­ras ca­mi­se­tas con el Be­tis lle­va­ba Do­blas y el nú­me­ro 26; en cin­co años no de­bu­té. Cuan­do vi­ne de Je­rez, es­co­gí el 13 y co­mo éra­mos dos To­nis, Prats y Do­blas, pues To­ni D. Me dio suer­te y me que­dé con él. –¿Có­mo lle­van los pe­lo­te­ros ser unos min­dun­dis en la In­dia en con­tras­te con los ju­ga­do­res de críc­ket? –Me gus­ta­ba. Tam­bién me pa­sa­ba en Fin­lan­dia, don­de los de hoc­key so­bre hie­lo son las es­tre­llas, o en Fi­li­pi­nas, don­de el de­por­te rey es el ba­lon­ces­to. Me sen­tía a gus­to sien­do un anó­ni­mo. –¿Tu­vo oca­sión de es­tre­char la mano de Ro­dri­go Du­ter­te en Fi­li­pi­nas? –Sí, en el cum­plea­ños de nues­tro pre­si­den­te, a quien lla­man bus­man por­que tie­ne una com­pa­ñía de au­to­bu­ses. Du­ter­te es de Da­vaos y en su día ne­ce­si­tó di­ne­ro pa­ra ser al­cal­de. El pa­dre de nues­tro pre­si­den­te le pres­tó di­ne­ro y tie­nen mu­cha amis­tad. Por eso sa­le con la su­da­de­ra de nues­tro club, el Ce­res Ne­gros, y tu­ve la suer­te de sa­lu­dar­lo. –¿Le re­cor­dó la “bru­ta­li­dad co­lo­nial” de Felipe II? –No, él necesita pro­ta­go­nis­mo. Im­pu­so una ley an­ti­ta­ba­co bru­tal, pe­ro su hi­jo ma­ne­ja el ta­ba­co de otra ma­ne­ra. O ce­rró ocho me­ses la is­las de Bo­ra­cay por­que no ha­bía in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra los ho­te­les y mu­chos re­si­duos es­ta­ban lle­gan­do al mar. –Via­jó de la tie­rra del fue­go, Azer­bai­yán, a la del hie­lo, Fin­lan­dia, pe­ro di­cen es de ca­rác­ter tem­pla­do. –Tem­pla­do aho­ra. Via­jar me ha cal­ma­do ese fue­go,an­tes no me ca­lla­ba na­da.

–¿Qué his­to­ria le con­ta­ron en el Ná­po­les de Maradona? –Es un se­mi­diós. Im­pre­sio­na ca­mi­nar por el quar­te­ri (ba­rrio) es­pa­ñol; en vez de cris­tos, ha­bía caras de Maradona con flo­res, lo ben­de­cían. En esas ca­lles se res­pi­ra ma­ra­do­nis­mo.

–¿Có­mo fue ser su­plen­te de Pe­pe Rei­na, eterno su­plen­te de la se­lec­ción? –Es­tu­ve con Prats, con Con­tre­ras, pe­ro Rei­na ha si­do el me­jor que he te­ni­do al la­do, no só­lo co­mo pro­fe­sio­nal, lo blo­ca­ba to­do y te­nía una po­ten­cia es­pec­ta­cu­lar, sino co­mo com­pa­ñe­ro. Yo­lan­da y él me abrie­ron las puer­tas de su ca­sa de Ná­po­les. –¿Que­da al­gu­na chan­za de Lo­pe­ra por con­tar? –Siem­pre iba al ho­tel an­tes de los par­ti­dos; si lle­va­ba pa­pe­les en la mano, ma­lo. Lle­vá­ba­mos cua­tro par­ti­dos sin ga­nar: “Yo sé lo que pa­sa. He pues­to a mis de­tec­ti­ves a tra­ba­jar”. Ti­ró los pa­pe­les y ve­nía lo que ha­bía­mos he­cho esa se­ma­na: “El jue­ves es­ta­bais tú, tú y tú en tal si­tio de co­pas...”. Él lo sa­bía to­do, por eso se en­te­ró de la fiesta de Ha­llo­ween. –¿Qué echa en fal­ta del fút­bol de an­tes?

–La pa­sión con la que vi­vían el fút­bol. Hoy hay po­ca y mu­cho fut­bo­lis­ta de Play Sta­tion. A los ni­ños de hoy no les gus­ta el fút­bol co­mo a no­so­tros.

–¿Hay que lle­var ta­tua­jes por con­tra­to? –Yo no ten­go. Y Cris­tiano tam­po­co, aun­que lle­va otras ton­te­rías. Esa mo­da em­pe­zó con no­so­tros, los fut­bo­lis­tas con los que me crié co­lec­cio­nan­do cro­mos no lle­va­ban. –¿Pa­ra cuán­do un Día del Por­te­ro pa­ra reivin­di­car la bre­cha sa­la­rial con los cen­tra­les o los la­te­ra­les? –Creo que lo hay y que em­pe­zó en Ar­gen­ti­na. Pe­ro

aho­ra hay por­te­ros que ganan mu­chí­si­mo. An­tes era im­pen­sa­ble que el Li­ver­pool pa­ga­ra 70 mi­llo­nes de eu­ros, co­mo hi­zo por Alis­son. –Pe­ro de me­dia son los más per­ju­di­ca­dos. –Se­gu­ro, pe­ro se han da­do cuen­ta de que la es­pe­cia­li­za­ción en la por­te­ría es im­por­tan­te. Lo que pa­sa es que an­tes éra­mos tres por­te­ros de muy buen ni­vel por equi­po y aho­ra hay uno y... me­dio. –¿Quién es el me­jor? –Ca­si­llas, pe­se a sus ca­ren­cias, aca­bó con el mi­to del del ve­te­rano: Zu­bi­za­rre­ta te­nía 38 años, Abla­ne­do igual... Él con 18 abrió la puer­ta a los jó­ve­nes: Rei­na, Val­dés, yo mis­mo... –¿Qué opi­na de que los por­te­ros ten­gan más ca­li­dad que al­gún tuer­ce­bo­tas cen­tro­cam­pis­ta? –Es­toy in­dig­na­do. Des­de el 94, cuan­do se prohi­bió co­ger el ba­lón con las ma­nos en una ce­sión, mu­chos fi­chan a por­te­ros que jue­gan con los pies y no se fi­jan si pa­ran o no. El por­cen­ta­je de ac­cio­nes con el pie es mu­cho ma­yor que el de pa­ra­das, de acuer­do, pe­ro lo im­por­tan­te es que no te me­tan gol.

Im­pre­sio­na ca­mi­nar por el ba­rrio es­pa­ñol de Ná­po­les, aque­llas ca­lles res­pi­ran ma­ra­do­nis­mo”

JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.