CA­FÉ, SACARINA Y TO­RRI­JA

El Dia de Cordoba - - Pasarela -

ME­TI­DOS en Se­ma­na San­ta, son im­pres­cin­di­bles las to­rri­jas, ela­bo­ra­ción gas­tro­nó­mi­ca dul­ce don­de las ha­ya, que es una loa a la pri­ma­ve­ra en la que abun­da­ba la miel y los hue­vos, lo que per­mi­tía la ela­bo­ra­ción de dul­ces co­mo és­te, los ros­cos, o los pes­ti­ños. Y ha­blo en pa­sa­do, por­que ac­tual­men­te te­ne­mos hue­vos y miel to­do el año y no ne­ce­si­ta­mos nin­gu­na ex­cu­sa (ni

re­li­gio­sa, ni pa­ga­na) pa­ra to­mar al­go dul­ce. Ya lo pa­de­ce­mos con los dul­ces na­vi­de­ños, pe­ro aho­ra los de Se­ma­na San­ta irrumpen mu­cho an­tes de esas fe­chas se­ña­la­das y es­pe­ra­das en que era cos­tum­bre con­su­mir­los.

No po­de­mos ne­gar que al ser hu­mano le gus­ta el dul­ce, ya que te­ne­mos pa­pi­las gus­ta­ti­vas es­pe­cia­li­za­das en de­tec­tar es­te sa­bor. Es­to es ló­gi­co, pues el dul­ce era in­di­ca­ti­vo de ali­men­tos ri­cos en azú­ca­res sen­ci­llos, que se ab­sor­ben rá­pi­da­men­te y pro­por­cio­nan ener­gía ca­si de in­me­dia­to. Ade­más, en un en­torno en el que los ali­men­tos dul­ces eran muy es­ca­sos, su­po­nía una ven­ta­ja evo­lu­ti­va. Pe­ro esa ca­ren­cia de dul­ce, el ser hu­mano la fue ven­cién­do­la muy pron­to, pri­me­ro con el ma­ne­jo del fue­go y el uso de su hu­mo, sur­ge el con­trol so­bre las abe­jas y la ob­ten­ción de miel. Lue­go, fue la im­por­ta­ción a Eu­ro­pa (si­glo VI) de la ca­ña de azú­car y la ob­ten­ción de su ju­go dul­ce, que los egip­cios con­vir­tie­ron en un só­li­do cris­ta­lino. No se­ría has­ta el si­glo XIX que pu­di­mos ob­te­ner azú­car de la re­mo­la­cha y en la úl­ti­ma mi­tad del XX el pre­cio se hi­zo muy ase­qui­ble. Durante to­do es­te tiem­po, el ser hu­mano con­su­mía dul­ce de for­ma muy es­po­rá­di­ca, in­clu­so muy por de­ba­jo de lo que ac­tual­men­te re­co­mien­da la OMS de un 10% de las calorías de la die­ta. Los pro­duc­tos dul­ces eran desea­dos y va­lo­ra­dos, te­nien­do sus fe­chas se­ña­la­das de con­su­mo.

Pe­ro hoy, el dul­ce se ha con­ver­ti­do en ha­bi­tual en ca­si to­das las co­mi­das, des­de los con­sa­bi­dos pos­tres en al­muer­zo y ce­na, por su­pues­to co­mo me­rien­da, e in­clu­so en mu­chos ca­sos, co­mo esa bo­lle­ría de desa­yuno o me­dia ma­ña­na, cuan­do no la mer­me­la­da de las tos­ta­das. Es­to ha he­cho per­der el en­can­to de esats fe­chas y de es­tos mo­men­tos en los que en la res­tau­ra­ción el pos­tre ca­se­ro es el per­fec­to co­lo­fón a una co­mi­da ex­tra­or­di­na­ria. Pe­ro te­ne­mos la sal­va­ción, que es sus­ti­tuir la mí­se­ra cu­cha­ra­di­ta de azú­car del ca­fé por sacarina, pa­ra to­mar sin cul­pa­bi­li­dad esa to­rri­ja, ese pes­ti­ño, o cual­quier otro ali­men­to dul­ce que nos ape­tez­ca. Y por su­pues­to, la le­che des­cre­ma­da, ¡por fa­vor! ¡Que es­toy a die­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.