El vo­tan­te pro­mis­cuo di­lu­ye los gra­ne­ros

El elec­tor es­pa­ñol es aho­ra más vo­lá­til, las leal­ta­des só­lo se guar­dan en los feu­dos na­cio­na­lis­tas

El Dia de Cordoba - - Elecciones Generales - Be­go­ña Fer­nán­dez (Efe)

¿Vo­tan las per­so­nas o vo­tan los te­rri­to­rios? A quin­ce días del 28A, la ra­dio­gra­fía elec­to­ral de Es­pa­ña man­tie­ne la in­cóg­ni­ta pe­ro re­ve­la un vo­to más frag­men­ta­do que ha­ce tres años y, so­bre to­do, un 40% de vo­tan­tes “pro­mis­cuos” que cam­bia con na­tu­ra­li­dad de par­ti­do de unas elec­cio­nes a otras.

Hoy, la fi­de­li­dad a un par­ti­do po­lí­ti­ca es­tá a la ba­ja, se­ña­la a Efe el in­ves­ti­ga­dor y po­li­tó­lo­go del CSIC Jo­sé Fer­nán­dez-Al­ber­tos, que, no obs­tan­te, ad­mi­te que el vo­to ru­ral es más en­ve­je­ci­do y, con la edad, la ta­sa de leal­tad a for­ma­cio­nes tra­di­cio­na­les co­mo el PP o el PSOE es ma­yor.

El 28 de abril, Vox se mues­tra co­mo la ma­yor in­cóg­ni­ta y se des­co­no­ce si con­se­gui­rá más adep­tos “en Ma­drid o Ciu­dad Real”, pe­ro lo que sí pa­re­ce cla­ro es que “en las co­mu­ni­da­des con una se­gun­da len­gua co­ofi­cial (Ca­ta­lu­ña, País Vas­co, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ba­lea­res, Ga­li­cia o Na­va­rra) le irá par­ti­cu­lar­men­te mal”, afir­ma es­te ex­per­to.

Pa­ra Fer­nán­dez-Al­ber­tos, los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía, don­de el pa­sa­do di­ciem­bre la coa­li­ción PP, Cs y Vox se hi­zo con la Jun­ta tras 36 años de go­bierno so­cia­lis­ta, no tie­nen por qué mar­car ten­den­cia pues las pre­fe­ren­cias se ac­ti­van o des­ac­ti­van con ra­pi­dez y los vo­tan­tes, ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos, premian o cas­ti­gan a los go­bier­nos de­pen­dien­do de có­mo lo ha­cen. “Y An­da­lu­cía se­gui­rá sien­do del PSOE”, afir­ma.

Tam­bién la ca­te­drá­ti­ca de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la UNED Irene Del­ga­do con­si­de­ra que, en un es­ce­na­rio de al­ta vo­la­ti­li­dad de vo­to, el com­por­ta­mien­to ru­ral y ur­bano se es­tá mo­di­fi­can­do con la en­tra­da de nue­vos ac­to­res po­lí­ti­cos.

No obs­tan­te, los dos gran­des par­ti­dos tra­di­cio­na­les, los de to­da la vi­da, PP y PSOE, pa­re­ce que se­gui­rán te­nien­do sus zo­nas de in­fluen­cia aun­que más de­bi­li­ta­das.

En Ga­li­cia, la rup­tu­ra en­tre las Ma­reas y Po­de­mos abre un es­pa­cio por la iz­quier­da que pue­de ocu­par el PS­dG-PSOE y aca­bar con dé­ca­das de ma­yo­ría po­pu­lar, mien­tras que en Cas­ti­lla y León, don­de el PP go­bier­na la Jun­ta des­de ha­ce 32 años, las en­cues­tas au­gu­ran un cam­bio de ci­clo de la mano de Ciu­da­da­nos.

Pa­ra el so­ció­lo­go y po­nen­te en la Co­mi­sión del Se­na­do so­bre el re­to de­mo­grá­fi­co, Luis Camarero, la Es­pa­ña ru­ral no es con­ser­va­do­ra en el sen­ti­do es­tric­to del tér­mino sino que op­ta por los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, los del bi­par­ti­dis­mo. Y la Es­pa­ña ur­ba­na no es pro­gre­sis­ta sino que se sien­te atraí­da por las for­ma­cio­nes emer­gen­tes: Po­de­mos, Ciu­da­da­nos y Vox.

Camarero sostiene que la so­cie­dad ru­ral es­pa­ño­la es tan di­ver­sa co­mo la ur­ba­na pe­ro cuen­ta con un vo­tan­te más en­ve­je­ci­do y la edad fi­de­li­za el vo­to, es de­cir, que es un vo­to tra­di­cio­nal, no por con­ser­va­dor sino por­que con los años re­sul­ta más di­fí­cil cam­biar de op­ción po­lí­ti­ca.

Pe­ro cuan­do se tra­ta del vo­to jo­ven ru­ral, la en­cues­tas vie­nen a cons­ta­tar que hay una ten­den­cia en las mu­je­res a vo­tar a par­ti­dos de iz­quier­da. Tam­bién la ca­te­drá­ti­ca Del­ga­do sostiene que no es po­si­ble iden­ti­fi­car en un ma­pa las co­mu­ni­da­des de ro­jo y las de azul, co­mo se ha­cía en los años ochen­ta y no­ven­ta, sino que “va­mos ha­cia un ar­co iris” don­de los gra­ne­ros de vo­tos se tam­ba­lean.

Sin em­bar­go, don­de los ca­la­de­ros de vo­tos pa­re­cen más só­li­dos es en aque­llas co­mu­ni­da­des con mu­cho arrai­go de for­ma­cio­nes na­cio­na­lis­tas co­mo Ca­ta­lu­ña, País Vas­co o Ca­na­rias, o las candidaturas in­de­pen­dien­tes en Na­va­rra.

En un ám­bi­to más mu­ni­ci­pal, el cin­tu­rón ro­jo del área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na ha de­ja­do de ser so­cia­lis­ta pa­ra pa­sar­se a Ciu­da­da­nos. Y en otro cin­tu­rón ro­jo, es­ta vez en el sur de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid (Ge­ta­fe, Le­ga­nés, Mós­to­les, Fuen­la­bra­da, Val­de­mo­ro, Aran­juez, Al­cor­cón y Pin­to), un mi­llón de vo­tos que en otras épo­cas eran so­cia­lis­tas aho­ra al­ter­nan con los po­pu­la­res.

Aun­que los com­por­ta­mien­tos de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y ge­ne­ra­les son más pa­re­ci­dos, no ocu­rre lo mis­mo con las mu­ni­ci­pa­les don­de el vo­tan­te se de­ci­de por la per­so­na, no por el par­ti­do, y, de he­cho, mu­chos al­cal­des han ob­te­ni­do ma­yo­rías ab­so­lu­tas pre­sen­tán­do­se en dis­tin­tas le­gis­la­tu­ras con si­glas de di­fe­ren­tes for­ma­cio­nes.

Tam­po­co es cier­to que el vo­to ru­ral sea es­pe­cial­men­te abs­ten­cio­nis­ta, eso de­pen­de más del ti­po de elec­cio­nes que se con­vo­quen. Lo que sí es in­ne­ga­ble es que el pe­so de la po­bla­ción ru­ral en el nú­me­ro de dipu­tados que se eli­gen en unas ge­ne­ra­les es me­nor que el pe­so de la ur­ba­na, por lo que, aun­que se dé un cam­bio im­por­tan­te en la ten­den­cia al vo­to de es­te co­lec­ti­vo, el efec­to se­rá pe­que­ño. En de­fi­ni­ti­va, lo que sí pue­den ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal en el ma­pa po­lí­ti­co de Es­pa­ña son los 3,9 mi­llo­nes de in­de­ci­sos que no dan pis­tas en las en­cues­tas so­bre su pre­fe­ren­cia de vo­to.

Y en es­ta bol­sa de vo­tan­tes es don­de los par­ti­dos as­pi­ran a cap­tar su­fra­gios que les per­mi­ta ma­yo­rías hol­ga­das e in­clu­so un vuel­co elec­to­ral.

El cin­tu­rón ro­jo de Bar­ce­lo­na vo­ta a Ciu­da­da­nos y el de Ma­drid, al PP

EDUARDO PA­RRA / EP

Car­te­les de Inés Arri­ma­das, nú­me­ro uno de Cs por Bar­ce­lo­na, pe­ro co­lo­ca­dos en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.