UN PAÍS PA­RA ESCUCHARLO

El Dia de Cordoba - - Opinión - SAL­VA­DOR GUTIÉRREZ SO­LÍS @gu­ti­so­lis

AHO­RA que lo pien­so, el tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo ven­dría muy bien pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral que aca­ba de arran­car. Por­que en vez de in­va­dir­nos e in­to­xi­car­nos con sus pro­me­sas, pro­cla­mas y de­más ver­bo­rrea, co­mo gran pa­so pre­vio de­be­rían es­cu­char­nos, muy des­pa­cio, mi­rán­do­nos a los ojos. Ese es el me­jor ejer­ci­cio que po­drían ha­cer quie­nes es­pe­ran que les ce­da­mos nues­tra con­fian­za y, so­bre to­do, nues­tro po­der. Sí, nues­tro po­der, no lo ol­vi­de, eso es lo que ha­ce­mos cuan­do de­ja­mos caer la pa­pe­le­ta den­tro de la ur­na, ni más ni me­nos. Pe­ro de­cía que po­dría ve­nir bien, sí, pe­ro hoy el asun­to de es­te ar­tícu­lo es otro y se co­rres­pon­de con la li­te­ra­li­dad del tí­tu­lo.

Un país pa­ra escucharlo ha si­do una de las me­jo­res no­ti­cias que nos ha ofre­ci­do la te­le­vi­sión en los úl­ti­mos tiem­pos. Y nue­va­men­te, un es­pa­cio mu­si­cal. Y nue­va­men­te, en la te­le­vi­sión pública, sí, esa que pa­ga­mos to­dos y que de­be ser, co­mo el ca­so que hoy nos ocu­pa, un es­pa­cio pa­ra la ex­pre­sión de la cul­tu­ra, en to­das sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, la pe­da­go­gía y la ca­li­dad, ade­más de una ba­rri­ca­da –o trin­che­ra– con­tra la in­fa­mia en la que han trans­for­ma­do sus pa­rri­llas te­le­vi­si­vas bue­na par­te de las cadenas. Pa­ra quien no lo ha­ya dis­fru­ta­do, Un país pa­ra escucharlo ha si­do un re­co­rri­do mu­si­cal por nues­tra geo­gra­fía, de la mano del siem­pre joven Ariel Rot. Un es­pa­cio

emi­nen­te­men­te mu­si­cal, es cier­to, pe­ro que tam­bién nos ha ofre­ci­do, a tra­vés de una es­plén­di­da fo­to­gra­fía, una ra­dio­gra­fía so­cial y pa­tri­mo­nial de las ciu­da­des por las que ha tran­si­ta­do, co­mo si se hu­bie­ran fu­sio­na­do en un mis­mo programa A vis­ta de pá­ja­ro y Un país en la mo­chi­la, del siem­pre re­cor­da­do La­bor­de­ta.

Un país pa­ra escucharlo nos ha ofre­ci­do mo­men­tos de­li­cio­sos, emo­cio­nan­tes e irre­pe­ti­bles, en Se­vi­lla, Gra­na­da, Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Bil­bao o Mur­cia. Ver des­cen­der de su Mer­ce­des blan­co a Ki­ko Ve­neno, dis­fru­tar de la su­ge­ren­te voz de Ro­cío Már­quez en un en­torno pri­vi­le­gia­do. La fuer­za an­ti­na­tu­ral de Jorge “Ile­gal”. La de­li­ca­de­za, en el tra­to y en la me­lo­día, de Xoel López. La má­gi­ca sen­ci­llez de Ve­tus­ta Mor­la. La ma­ra­vi­llo­sa ver­sión de Vi­va Sue­cia de su Adón­de ir. Ama­ral re­cor­dan­do a Más bi­rras. Mi­kel Izal in­ter­pre­tan­do Pau­sa so­la­men­te acom­pa­ña­do por la gui­ta­rra de Ariel. La emo­cio­nan­te y emo­ti­va lec­ción vi­tal de Luz Ca­sal. Re­gre­sar a La playa jun­to a Iván Fe­rrei­ro, el des­par­pa­jo de Ca­ro­li­na Du­ran­te o la elo­cuen­cia de Eric Jiménez, el in­com­bus­ti­ble ba­te­ría de Los Planetas/La­gar­ti­ja Nick.

Y, co­mo to­da nue­va propuesta, po­de­mos juz­gar­la por lo que fal­tó, más rock y fol­klo­re, de­ma­sia­do pop, o por quie­nes fal­ta­ron, y así po­dría­mos ci­tar a Bun­bury, Si­do­nie, Neu­man o Los Planetas, y, co­mo to­dos esos quis­qui­llo­sos afi­cio­na­dos al fút­bol, po­dría­mos plan­tear nues­tra propia se­lec­ción, el for­ma­to y es­ca­le­ta que con­si­de­ra­mos más con­ve­nien­te. Y na­da de eso, in­sis­to, na­da de eso, po­dría re­du­cir el gran va­lor de es­te programa que nos ha ofre­ci­do bue­na mú­si­ca en di­rec­to, a tra­vés de nue­vas y des­co­no­ci­das ver­sio­nes, a tra­vés de due­tos que nun­ca po­dría­mos ha­ber ima­gi­na­do, den­tro de una for­mi­da­ble pues­ta en es­ce­na.

No me ca­be du­da de que uno de los gran­des acier­tos del programa ha si­do la elec­ción de Ariel Rot co­mo con­duc­tor, que desprende buen­ro­llis­mo, ca­li­dez y sim­pa­tía en ca­da to­ma, ade­más de una maes­tría inigua­la­ble to­can­do la gui­ta­rra, lo que ha de­mos­tra­do en ca­da entrega, arro­pan­do con sus ar­pe­gios y pun­teos a los muy di­fe­ren­tes in­vi­ta­dos. Fe­liz elec­ción, igual­men­te, la de los an­fi­trio­nes lo­ca­les, la ma­yo­ría de ellos rea­li­za­ron su fun­ción con gran acier­to. Za­ra­go­za su­pu­so la úl­ti­ma pa­ra­da de es­te road mo­vie mu­si­cal, emo­cio­nan­te es­cu­char a Ama­ral en ese pue­blo fan­tas­ma­gó­ri­co, re­cuer­do de esa Es­pa­ña, ca­ní­bal y ru­pes­tre, que ame­na­za con aso­mar­se. Es­pe­ro y de­seo que ese has­ta lue­go de Ariel Rot sea ver­da­de­ro y so­lo se tra­te de una pau­sa, de un me­re­ci­do des­can­so, pa­ra se­guir re­co­rrien­do es­te país, que es ne­ce­sa­rio es­cu­char.

Y, co­mo to­da nue­va propuesta, po­de­mos juz­gar­la por lo que fal­tó, más rock y fol­klo­re, de­ma­sia­do pop, o por quie­nes fal­ta­ron al programa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.