BLANQUEANDO A SUS PEDERASTAS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

UN ras­go tí­pi­ca­men­te ado­les­cen­te es pro­yec­tar afue­ra de uno la cau­sa to­dos los erro­res, irres­pon­sa­bi­li­da­des o frus­tra­cio­nes que pue­dan su­ce­der­nos, y oí­mos a pe­da­go­gos y so­ció­lo­gos afir­mar que es­ta pau­ta nar­ci­sis­ta se acen­túa con la con­ti­nua ex­po­si­ción de un “yo” ideal o del to­do im­pos­ta­do por las re­des so­cia­les. Lo que nos sor­pren­de (¿?) y nos con­fir­ma el la­do oscuro de cier­to sa­cer­do­cio es que un teó­lo­go que es to­do me­nos ado­les­cen­te a sus 91 años, una fi­gu­ra de pri­mer or­den –eso di­cen los pe­ri­tos en es­te ne­go­cia­do–, el pa­pa emé­ri­to Jo­sef Rat­zin­ger, se com­por­te co­mo un ado­les­cen­te in­te­lec­tual. En un en­sa­yo en una re­vis­ta de la Igle­sia en Ba­vie­ra, Kle­rus­blatt, ha atri­bui­do a la re­vo­lu­ción se­xual de los años 60 no só­lo la cul­tu­ra abier­ta­men­te gay de cier­tos se­mi­na­rios, sino los de­li­tos se­xua­les so­bre niños y jó­ve­nes que han per­pe­tra­do de­ma­sia­dos sa­cer­do­tes so­bre mu­chí­si­mos pe­que­ños en co­le­gios, sa­cris­tías o los pro­pios se­mi­na­rios.

Una es­to­ma­gan­te prác­ti­ca que echa áci­do so­bre la organización más lon­ge­va de la His­to­ria. Un de­li­to con­sue­tu­di­na­rio que se am­pa­ra en la au­to­ri­dad mo­ral y en la apa­rien­cia de amor a Dios. Y por si eso no fue­ra su­fi­cien­te­men­te as­que­ro­so, se co­me­te so­bre niños, o sea, pro­yec­tos inocen­tes de hom­bres. Con­fia­dos. De­sam­pa­ra­dos por quien dice que su ofi­cio es el am­pa­ro. Vio­len­ta­dos o vio­la­dos. El en­sa­yo, que pa­re­ce pre­ten­der blan­quear un se­pul­cro pes­ti­len­te, dice –pa­ra que no dis­pa­ren al pia­nis­ta– que es­te ti­po de abu­sos ha si­do y es “sis­te­má­ti­co” en la par­te cé­li­be, pas­to­ral y mas­cu­li­na de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Sis­te­má­ti­co, pues, y en el me­jor de los ca­sos, mi­no­ri­ta­rio.

“Doc­to­res tie­ne la Igle­sia”, y es la propia Igle­sia la que de­be­ría re­plan­tear­se la ne­ga­ción de la ac­ti­vi­dad se­xual pa­ra po­der ejer­cer co­mo un buen pas­tor de al­mas, así co­mo el sen­ti­do de con­ti­nuar en el va­lla­do eterno del cor­ti­jo re­cha­zan­do la po­si­bi­li­dad de que los cu­ras sean mu­je­res o per­so­nas ca­sa­das. Por si al­guien al leer es­to se pre­gun­ta por qué me me­to en es­to si se­gu­ro que nos soy ca­tó­li­co de fe o de prác­ti­ca de sus ri­tos, di­ré que con es­ta pie­za no es­toy ha­blan­do en reali­dad de la Igle­sia, ni re­cla­man­do un de­re­cho his­tó­ri­co por mi crian­za en sus en ge­ne­ral bue­nas en­se­ñan­zas. Aun­que ca­be alu­dir a Cris­to ira­cun­do y su “ay de aquel que es­can­da­li­za­re a uno de es­tos pe­que­ñue­los…”, aquí se ha­bla de in­fan­cia ro­ba­da. De de­li­tos se­xua­les sis­te­má­ti­cos so­bre gen­te in­de­fen­sa. De mi­les de niños. Del pas­mo de­vas­ta­dor por que un Pa­pa los jus­ti­fi­que, los ex­cul­pe de ma­ne­ra tan in­di­rec­ta co­mo obs­ce­na y, a la pos­tre, los en­cu­bra.

TACHO RU­FINO

@Ta­choRu­fino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.