Aro­mas de ro­me­ro, ca­ne­la y cla­vo

DO­MIN­GO DE RA­MOS. Por el ba­rrio de San­ta Ma­ri­na se apre­cian ros­tros cur­ti­dos por el bron­ce. Al­gu­nos, lle­ga­dos des­de los ale­da­ños de la Ca­te­dral, can­tan con voz ron­ca

El Dia de Cordoba - - Semana Santa - Sal­va­dor Gi­mé­nez

ES Do­min­go de Ra­mos, cae la tar­de. El sol se des­va­ne­ce po­co a po­co. Su es­plen­dor lan­gui­de­ce con­for­me van pa­san­do las ho­ras. La ti­nie­bla de la no­che pron­to se ha­rá pre­sen­te. Atrás que­dó el jú­bi­lo de la ma­ña­na. To­do ha pa­sa­do de­pri­sa. Tan es­pe­ra­do y co­mien­za a es­ca­par­se de en­tre los de­dos sin que nos de­mos cuen­ta. La pro­ce­sión de las palmas y el re­pi­que de las cam­pa­nas co­mien­zan a ser so­lo un re­cuer­do. La di­cha ma­ti­nal del go­zo va sien­do re­le­ga­da a un se­gun­do plano. La no­che in­vi­ta al re­co­gi­mien­to. Los cuer­pos co­mien­zan a sen­tir el can­san­cio de un día que, una vez ca­da año, nos re­cuer­da que Cris­to en­tró triun­fan­te en la ciu­dad San­ta.

La ciu­dad con la no­che que­da me­lan­có­li­ca de los mo­men­tos vi­vi­dos en la jor­na­da. El cie­lo se ha tor­na­do oscuro en tan ce­rra­da no­che. Las es­tre­llas que lo ta­cho­nan pa­re­cen los lu­na­res que ilu­mi­nan una lar­ga bata de cola. La blan­ca lu­na cre­ce, sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa, pa­ra al­can­zar su ple­ni­tud en unos días. Unos días san­tos de los que he­mos vi­vi­do ya el pre­lu­dio. Unos días de re­co­gi­mien­to co­mo es­ta no­che re­cién es­tre­na­da.

Por San­ta Ma­ri­na hue­le a ro­me­ro, a ca­ne­la y cla­vo. En­tre la gen­te se apre­cian mu­chos ros­tros cur­ti­dos co­lor de bron­ce. Al­gu­nos, lle­ga­dos des­de los ale­ña­dos de la Ca­te­dral, can­tan con bron­ca voz. Las se­gui­ri­yas y las to­nás se al­ter­nan con los mar­ti­ne­tes y las zam­bras. La ale­gría de aque

llas gen­tes, que por unos mo­men­tos ol­vi­dan sus du­que­las co­ti­dia­nas, con­tras­ta con el re­co­gi­mien­to de otras que los mi­ran ad­mi­ra­dos, y tam­bién con cier­to es­pan­to por tan anacró­ni­ca al­ga­ra­bía. De cuan­do en cuan­do las palmas a com­pás acom­pa­ñan los can­tes de fra­gua en la no­che abri­le­ña. El aro­ma a azahar de los na­ran­jos es or­na­to aña­di­do a una no­che que se lle­na de ma­gia y duen­de en el ba­rrio de los to­re­ros.

Los cas­cos de los ca­ba­llos de la po­li­cía mu­ni­ci­pal, de tra­je de ga­la, mar­ti­llean el pa­vi­men­to, por­que no de­cir­lo, tam­bién a com­pás. Los so­nes vi­bran­tes de cor­ne­tas de me­tal y acom­pa­sa­dos tam­bo­res ron­cos, los po­ne la ban­da de la Ca­sa So­co­rro-Hos­pi­cio. Un cor­te­jo luminoso ves­ti­do de blan­co y de ver­de po­ne la no­ta cro­má­ti­ca en la no­che os­cu­ra. La luz de los ci­rios es me­ci­da, de cuan­do en cuan­do, por la bri­sa de la no­che. Las gen­tes es­pe­ran el pa­so con im­pa­cien­cia. Las vo­lu­tas de aro­má­ti­co in­cien­so for­man una es­pe­sa nu­be an­te el pa­so. Tan­to que na­da se per­ci­be con cla­ri­dad. Aque­llos chu­rum­be­les re­ves­ti­dos de mo­na­gui­llos mue­ven a com­pás los in­cen­sa­rios. La voz del ca­pa­taz da con­cre­tas ór­de­nes a los fae­ne­ros que acu­san el can­san­cio tras ho­ras de pro­ce­sión. Sus hom­bros, a pe­sar de la vie­ja man­ta lia­da, es­tán mar­ca­dos por la du­ra tra­ba­ja­de­ra. Pe­se al can­san­cio, los hom­bres de aba­jo ha­cen su tra­ba­jo, bus­can­do de un cuer­po can­sa­do fuer­zas pa­ra me­cer, tam­bién a com­pás, el al­tar iti­ne­ran­te que en­tro­ni­za la fi­gu­ra de la Ma­dre de Dios.

El pa­so lu­ce res­plan­de­cien­te. La luz de la ce­ra ní­vea ilu­mi­na su ca­ra mo­re­na, en­mar­ca­da por un al­ba man­ti­lla blan­ca que cu­bre un man­to ver­de que se pro­lon­ga co­mo lar­ga bata de cola, que da co­bi­jo a las ne­gras du­que­las de sus cho­rre­les. De sus sa­cais bro­tan las lá­gri­mas del do­lor cau­sa­do por la es­pa­da que le atra­vie­sa el pe­cho, co­mo pro­fe­ti­zó Si­meón, por la in­jus­ta con­de­na del hi­jo. Una voz gra­ve, so­lem­ne, ro­ta y que­bra­da rom­pe el si­len­cio. La sae­ta por mar­ti­ne­tes tra­ta de con­so­lar a la ma­dre de Je­sús, quien a pe­sar de su pe­na, va de­rra­man­do Es­pe­ran­za en­tre olo­res de ro­me­ro, ca­ne­la y cla­vo por las ca­lles de San­ta Ma­ri­na la no­che del Do­min­go de Ra­mos.

Los cas­cos de los ca­ba­llos de la po­li­cía, de tra­je de ga­la, mar­ti­llean el pa­vi­men­to

AR­CHI­VO CAJASUR

Ima­gen his­tó­ri­ca de la Vir­gen de la Es­pe­ran­za de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.