Es­ló­ga­nes o ar­ti­lle­ría de la era di­gi­tal

Las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas piden el vo­to de la ciu­da­da­nía con unos le­mas que, en es­ta era me­diá­ti­ca, se con­vier­ten en ar­mas arro­ja­di­zas Tan­to PP co­mo Cs se en­sa­ña­ron con el le­ma de la cam­pa­ña elec­to­ral del PSOE Los partidos ofrecen co­ra­zo­nes a los vo­tan­te

El Dia de Cordoba - - Panorama - Naia­ra Be­llio (Efe)

Un sin­tag­ma no­mi­nal bas­ta pa­ra de­fi­nir la esen­cia de un par­ti­do po­lí­ti­co. O eso se in­ter­pre­ta de la elec­ción que ha­cen las for­ma­cio­nes con sus le­mas elec­to­ra­les. Los partidos piden con ellos el vo­to de la ciu­da­da­nía pe­ro en es­ta era me­diá­ti­ca más bien se con­vier­ten en un ar­ma arro­ja­di­za.

Le ocu­rrió al PSOE con su es­lo­gan de la pre­cam­pa­ña: “La Es­pa­ña que quie­res”. Tan­to Vox co­mo PP uti­li­za­ron el mis­mo men­sa­je –el pri­me­ro en sep­tiem­bre de 2018 y los po­pu­la­res en 2015– y así se lo hi­cie­ron sa­ber en Twitter a Pedro Sán­chez, a quien agra­de­cie­ron iró­ni­ca­men­te con­ver­tir­lo en ten­den­cia.

Des­pués, de ca­ra a la cam­pa­ña, los so­cia­lis­tas col­ga­ron un pós­ter con la ca­ra de Sán­chez en blan­co y ne­gro, atra­ve­sa­do por tres pa­la­bras que con­fi­gu­ran el le­ma de­fi­ni­ti­vo: “Haz que pa­se” y que tam­bién tu­vo ré­pli­ca.

El con­tra­ata­que del PP lo em­pe­zó el secretario ge­ne­ral, Teodoro Gar­cía Egea, con la eti­que­ta “Haz que pa­se y no vuel­va”, que fue re­pli­ca­do por cien­tos de usua­rios que apa­ren­ta­ban ser se­gui­do­res del par­ti­do y que nu­me­ro­sos ex­per­tos de re­des iden­ti­fi­ca­ron co­mo una gran­ja de cuen­tas fal­sas or­ga­ni­za­das.

La es­tra­te­gia en las re­des tu­vo lu­gar des­pués de que los po­pu­la­res pre­sen­ta­ran su pro­pio es­lo­gan, “Va­lor se­gu­ro”, que ase­gu­ran que es­tá com­pues­to en torno a la fi­gu­ra del presidente del PP, Pa­blo Ca­sa­do y lo que re­pre­sen­ta pa­ra la so­cie­dad es­pa­ño­la.

El PP no fue el úni­co que se en­sa­ñó: el pri­mer men­sa­je elec­to­ral de Cs que apa­re­ció en las ca­lles no fue el de su cam­pa­ña sino otro ata­que al ac­tual presidente, pa­ra el que uti­li­za­ron una ci­ta del li­bro de Sán­chez, Ma­nual de Re­sis­ten­cia, en el que el man­da­ta­rio de­cía que cam­bia­ría su col­chón al en­trar a la Mon­cloa.

“Pedro, no­so­tros va­mos a cam­biar Es­pa­ña”, re­za­ba el car­tel. Po­co le du­ró la bro­ma al par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra, da­do que la Jun­ta Elec­to­ral ordenó su re­ti­ra­da.

Tras el in­ci­den­te, Cs pre­sen­tó de for­ma apre­su­ra­da su pro­pio le­ma: “Va­mos Ciu­da­da­nos”. Tan­to si se tra­ta de un em­pu­je pa­ra los su­yos de ca­ra a las elec­cio­nes, co­mo una in­ter­pe­la­ción a los vo­tan­tes, no dis­ta de­ma­sia­do del es­ti­lo del “Con ilu­sión” que lan­za­ron en di­ciem­bre de 2015.

Pa­ra los co­mi­cios del 28 de abril, Uni­das Po­de­mos se ha pre­sen­ta­do con una fra­se al­go más lar­ga, “La his­to­ria la es­cri­bes tú”, re­qui­rien­do di­rec­ta­men­te la im­pli­ca­ción del vo­tan­te. Se tra­ta de un es­lo­gan que va en lí­nea con “La son­ri­sa de un país” que usa­ron en 2016 y que per­pe­túa ese men­sa­je na­ci­do en el 15-M de que re­pre­sen­tan la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra el país.

ERC con­si­gue vol­ver a si­tuar la si­tua­ción de Ca­ta­lu­ña en el cen­tro de sus ac­ti­vi­da­des y en ella se ba­sa su le­ma “Va de li­ber­tad”, en una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes a to­dos los partidos, en­tre los que in­clu­ye al PSOE, que no abo­gan por la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción.

Los partidos acom­pa­ñan el men­sa­je con un lo­go que, le­jos de de­fi­nir su ima­gen es­tá­ti­ca a tra­vés de los años, se va adap­tan­do a los nuevos re­tos co­mu­ni­ca­ti­vos. El PSOE, por ejem­plo, ha in­cor­po­ra­do una ba­rra al su­yo que re­pre­sen­ta la im­por­tan­cia que le otor­gan a las re­des so­cia­les y al es­pa­cio di­gi­tal.

Sin ir más le­jos, Vox es uno de los partidos que más cons­cien­te pa­re­ce ser de es­te he­cho: su es­lo­gan “Por Es­pa­ña” só­lo se en­cuen­tra en Twitter, pe­ro mi­les de usua­rios se han aban­de­ra­do el men­sa­je. De­ci­di­da­men­te, es me­nos agre­si­vo que el que usa­ron en 2016, “Ha­cer Es­pa­ña gran­de otra vez”, que re­pli­ca­ba de for­ma adap­ta­da el es­lo­gan de Do­nald Trump.

La as­pe­re­za de cier­tos men­sa­jes con­tras­tan con la ima­gen que pre­ten­den ofre­cer a sus vo­tan­tes: es­te año los co­ra­zo­nes son el pun­to en co­mún de la ma­yo­ría los partidos prin­ci­pa­les. Uni­das Po­de­mos ya lo in­cor­po­ró en las ge­ne­ra­les de 2016 pa­ra sus­ti­tuir la le­tra o de la pa­la­bra uni­dos an­tes del cam­bio, pe­ro es­te año se han su­ma­do tan­to el PSOE co­mo el PP en un po­si­ble in­ten­to de dul­ci­fi­car la que siem­pre se con­vier­te en gue­rra elec­to­ral.

EL­VI­RA URQUIJO / EFE

El líder de Uni­das Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, du­ran­te un mi­tin ce­le­bra­do ayer en Las Palmas de Gran Ca­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.