Pre­di­can­do la ca­de­na per­pe­tua

Juan Jo­sé Cor­tés per­dió a su hi­ja Ma­ri Luz por un pe­de­ras­ta y una ne­gli­gen­cia ju­di­cial Su fi­gu­ra apa­re­ce en ca­si to­do su­ce­so me­diá­ti­co que sa­cu­de al país Mú­gi­ca ad­ver­tía de no sus­ti­tuir al Par­la­men­to por el pue­blo en el li­bro ‘Ciu­da­dano Cor­tés’ “Con lo q

El Dia de Cordoba - - Elecciones Generales - Pedro In­gel­mo

AJuan Jo­sé Cor­tés (Huel­va, 1969) le pa­só lo peor que le pue­de pa­sar a un ser hu­mano. El 13 de enero de 2008, su hi­ja Ma­ri Luz ca­yó en manos de un mons­truo, San­tia­go del Va­lle. Del Va­lle de­be­ría ha­ber es­ta­do ese día en la cár­cel. Te­nía una con­de­na por pe­de­ras­tia del año 2002. Sin em­bar­go, es­ta­ba en esa ca­sa y te­nía ese pe­lu­che que le lan­zó a Ma­ri Luz. El juez que co­me­tió el error, el error por el que Del Va­lle es­ta­ba li­bre, fue mul­ta­do con 1.500 eu­ros.

Los que so­mos pa­dres no que­re­mos, no de­be­mos, po­ner­nos en la piel de al­guien a quien el des­tino le ha tra­ta­do con esa cruel­dad. Pue­de uno su­po­ner­se, aun­que só­lo un ins­tan­te, que se en­ce­rra­ría en ca­sa, no que­rría ver ni ha­blar con na­die, que el tiem­po pa­sa­ra has­ta des­apa­re­cer. En de­fi­ni­ti­va, me vol­ve­ría lo­co.

No es el ca­so de Cor­tés ni, de he­cho, el de otros pa­dres que han pa­sa­do por tran­ces pa­re­ci­dos. En los ca­sos más re­cien­tes he­mos vis­to a los pa­dres de Mar­ta del Cas­ti­llo, Dia­na Quer o del pe­que­ño Ga­briel –tres nom­bres muy fa­mi­lia­res pa­ra los es­pa­ño­les– te­ner la en­te­re­za de apa­re­cer an­te cá­ma­ras. Por allí so­lía es­tar Juan Jo­sé Cor­tés, que en su cru­za­da por con­se­guir cas­ti­gos de por vi­da pa­ra los cri­mi­na­les for­ma par­te del es­ce­na­rio pe­rió­di­co con el que nos atra­gan­ta la te­le­vi­sión. Ca­da cier­to tiem­po un nue­vo mons­truo, un nue­vo he­cho inex­pli­ca­ble y un inocen­te con su fo­to en las pan­ta­llas y ma­ni­fes­ta­cio­nes en las pla­zas de los pue­blos afec­ta­dos y un no te ol­vi­da­mos y un ase­sino con­du­ci­do an­te un juez y una mul­ti­tud vo­ci­fe­ran­te.

To­dos los partidos ha­cen sus cálcu­los elec­to­ra­les ba­sán­do­se en el im­pac­to que pue­dan te­ner sus men­sa­jes fuer­za. El PP vio cla­ra­men­te que uno de esos men­sa­jes te­nía que pa­sar por el en­du­re­ci­mien­to de pe­nas pa­ra de­li­tos es­pe­cial­men­te gra­ves. Y no es que Es­pa­ña ten­ga un có­di­go pe­nal sua­ve. La po­bla­ción re­clu­sa es de 60.000 per­so­nas en uno de los paí­ses con menor índice de de­lin­cuen­cia de to­da la OCDE. La prisión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, igual que en la ma­yo­ría de los paí­ses de nues­tro en­torno exis­te, aun­que des­de ha­ce po­co tiem­po. Pe­ro el PP ha de­ci­di­do re­for­zar ese men­sa­je co­lo­can­do a Cor­tés en sus lis­tas.

Era de es­pe­rar ya que Cor­tés, en­tre­na­dor de fút­bol de ca­te­go­rías in­fe­rio­res y pas­tor de la igle­sia evan­gé­li­ca que lle­va su nom­bre, ha­bía si­do de­sig­na­do ase­sor de Jus­ti­cia del PP pe­se a ca­re­cer de to­da for­ma­ción ju­rí­di­ca. Cor­tés só­lo es ex­per­to en al­go de lo que na­die des­gra­cia­da­men­te le pue­de res­ca­tar. Es un ex­per­to en el do­lor. El PP ha pen­sa­do su do­lor, su con­di­ción de víc­ti­ma de un per­so­na­je re­pug­nan­te y de un sistema ju­di­cial po­bla­do de agu­je­ros pue­de ser útil en el Con­gre­so.

Una pe­rio­dis­ta tan fia­ble co­mo Luz Sán­chez Me­lla­do es­cri­bió en 2009 el li­bro Ciu­da­dano Cor­tés, don­de se­ña­la­ba la tem­plan­za y el ca­ris­ma de Cor­tés. En ese li­bro ha­bla­ba En­ri­que Mú­gi­ca, uno de los más bri­llan­tes po­lí­ti­cos y ju­ris­tas es­pa­ño­les de la Tran­si­ción, mi­nis­tro de Jus­ti­cia en­tre 1988 y 1991, crea­dor de los ac­tua­les juz­ga­dos de lo pe­nal. De­cía Mú­gi­ca: “Cor­tés es ad­mi­ra­ble, pe­ro no se pue­de sus­ti­tuir al Par­la­men­to por el pue­blo”.

Con el tiem­po es po­si­ble que esa pri­me­ra im­pre­sión de Cor­tés se ha­ya ido ca­ri­ca­tu­ri­zan­do. En sus pri­me­ros días en cam­pa­ña ha si­do un ora­dor ti­tu­bean­te, con­fun­dién­do­se con los nom­bres, con un dis­cur­so plano de ar­gu­men­ta­rio que le cues­ta ar­ti­cu­lar. Pa­re­ce so­bre­pa­sa­do.

Cor­tés ya no es el hom­bre ad­mi­ra­do que fue en los años pos­te­rio­res al dra­ma. Una fi­gu­ra tan me­diá­ti­ca co­mo Ana Ro­sa Quin­ta­na, y aquí bá­si­ca­men­te es­ta­mos ha­blan­do de lo me­diá­ti­co, cri­ti­có a Cor­tés cuan­do le vio, no se sa­bía pa­ra qué, en el res­ca­te del pe­que­ño Ju­len de ese in­fi­ni­te­si­mal ho­yo que tu­vo a to­da Es­pa­ña en vi­lo en un fal­so es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo, ya que era evi­den­te que el ni­ño no po­día ha­ber so­bre­vi­vi­do a las pri­me­ras ho­ras tras la caí­da.

En ese ho­rror co­mo es­pec­tácu­lo, ese rea­lity de los es­pan­to­so, Cor­tés es un se­cun­da­rio ha­bi­tual. Es po­si­ble que ha­ya una equi­vo­ca­da per­cep­ción –la que al­guien co­mo Quin­ta­na ver­ba­li­zó–, pe­ro Cor­tés, por si aca­so, se de­fien­de: “A mí, con lo que he vi­vi­do, con lo que he su­fri­do y he per­di­do lo más gran­de en mi vi­da, no ten­go en mi vi­da nin­gu­na am­bi­ción de na­da ni ma­te­rial, ni ego­cén­tri­ca”. Qui­zá sea cier­to. O qui­zá ni él mis­mo sea cons­cien­te de que no lo es.

M. G.

Cor­tés llo­ra en una rue­da de pren­sa del PP de Huel­va.

Cor­tés en una de sus ho­mi­lías evan­gé­li­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.