Gal­gos con­tra po­den­cos

El Pacma in­ten­ta en­trar en el Con­gre­so con una ima­gen es­pe­cu­lar de Vox, que ha me­ti­do los to­ros y la ca­za en la cam­pa­ña El par­ti­do en de­fen­sa de los ani­ma­les es­tá cer­ca de lo­grar un es­ca­ño en el Con­gre­so

El Dia de Cordoba - - Elecciones Generales - J. M. M. P.

San­tia­go Abas­cal se jac­ta de que los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les no sa­ben di­fe­ren­ciar en­tre gal­gos y po­den­cos. El po­li­ti­qués, que es esa je­ri­gon­za de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, no dis­tin­gue en­tre la plu­ma y el pe­lo, la per­diz o el ja­ba­lí. Pe­ro en Es­pa­ña sí hay otro par­ti­do que en­tien­de, so­bre to­do, de gal­gos, la ra­za de pe­rros que el Pacma ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de la re­pre­sión ani­mal. A los gal­gos so­lían ahor­car­los en los oli­vos des­pués de la tem­po­ra­da de ca­za, hoy es una de las ra­zas que más se ven por las ca­lles.

El Pacma, el par­ti­do ani­ma­lis­ta, es­tá en la sa­la de es­pe­ra. El presidente del CIS, Jo­sé Fé­lix Te­za­nos, ha de­cla­ra­do en más de una oca­sión que los ani­ma­lis­tas ter­mi­na­rán en­tran­do en el con­gre­so, aun­que su úl­ti­mo ba­ró­me­tro no les ase­gu­ra, aún, su pre­sen­cia. Pue­den ob­te­ner, pe­ro con di­fi­cul­tad, dos es­ca­ños, por Bar­ce­lo­na y por Valencia. Con la irrup­ción de Vox, el par­ti­do tau­rino y ci­ne­gé­ti­co, el Pacma ha en­con­tra­do la ima­gen es­pe­cu­lar de sus plan­tea­mien­tos.

Los ani­ma­lis­tas han rea­li­za­do un ví­deo de cam­pa­ña en el que se ref le­jan en las cam­pa­ña de Vox en fa­vor de la tau­ro­ma­quia y de la ca­za, un tren de imá­ge­nes don­de se mez­clan San­tia­go Abas­cal, las co­rri­das de to­ros, los gal­gos muer­tos y has­ta la cruz del Va­lle de los Caí­dos.

Don­de Vox pro­po­ne una ley de pro­tec­ción de los to­ros o de la ca­za, el Pacma so­li­ci­ta la prohi­bi­ción. Uno de los úl­ti­mos éxi­tos re­cien­tes del Pacma es ha­ber con­se­gui­do la prohi­bi­ción de la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca en to­do Cas­ti­lla y León por una de­ci­sión de su tri­bu­nal su­pe­rior.

En las úl­ti­mas elec­cio­nes an­da­lu­zas, las del 2 de di­ciem­bre, el Pacma ob­tu­vo 69.660 vo­tos, una can­ti­dad muy ba­ja, pe­ro en las ge­ne­ra­les pa­sa­das reu­nie­ron 1.213.000 vo­tos pa­ra el Se­na­do, aun­que no con­si­guie­ron re­pre­sen­ta­ción por la dis­per­sión en­tre las cir­cuns­crip­cio­nes pro­vin­cia­les.

En el Con­gre­so re­du­je­ron cin­co ve­ces es­te apo­yo, de lo que se de­du­ce el dis­tin­to uso que mu­chos elec­to­res ha­cen de las dos pa­pe­le­tas en elec­cio­nes ge­ne­ra­les. En es­ta oca­sión, se presentan en to­das las pro­vin­cias an­da­lu­zas y, pa­ra las mu­ni­ci­pa­les, tie­nen can­di­da­tos a las al­cal­días en Se­vi­lla, Cá­diz, Cór­do­ba, Gra­na­da y Má­la­ga.

El Pacma es un par­ti­do ra­di­cal, un fer­vien­te im­pul­sor de los derechos de los ani­ma­les y bus­ca la prohi­bi­ción de la ca­za y la lla­ma­da fiesta nacional. Su can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia es Laura Duar­te, una pe­rio­dis­ta ma­dri­le­ña que de­jó de co­mer car­ne en su ado­les­cen­cia y que se lan­zó a la po­lí­ti­ca a raíz del desas­tre del Pres­ti­ge en las cos­tas ga­lle­gas.

Has­ta las elec­cio­nes an­da­lu­zas, ni la ca­za ni los to­ros ha­bían for­ma­do par­te de las cam­pa­ñas, pe­ro Vox supo in­tro­du­cir es­tas dos ac­ti­vi­da­des, sa­be­dor que los afi­cio­na­dos te­men por su con­ti­nui­dad. San­tia­go Abas­cal lle­gó a An­da­lu­cía, acom­pa­ña­do del to­re­ro Mo­ran­te de la Pue­bla y a lo­mos de un ca­ba­llo pa­ra par­ti­ci­par en una jor­na­da de ca­za con gal­gos. El PP se apun­tó a es­ta mo­da tau­ri­na de fi­cha­jes con la in­clu­sión de ma­ta­do­res en las lis­tas de Má­la­ga y de Ma­drid.

R. A. BUTELO

Ac­to del par­ti­do ani­ma­lis­ta con­tra el mal­tra­to con­tra los pe­rros, es­pe­cial­men­te los gal­gos usa­dos en la ca­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.