Cuan­do el hi­jo de Trump hi­zo turismo ru­ral en So­ria

Do­nald Trump Jr. y su hi­jo se alo­ja­ron en una ca­sa de Cabrejas del Pi­nar pa­ra ca­zar

El Dia de Cordoba - - Pasarela - Juan Car­los Her­vás (Efe)

Es una de esas pro­vin­cias de la Es­pa­ña va­cia­da, de las que lle­na es­ta­dís­ti­cas so­bre lo que es la des­po­bla­ción, por lo que po­co po­día es­pe­rar el due­ño de una ca­sa ru­ral en Cabrejas de Pi­nar, en So­ria, que al abrir la puer­ta se to­pa­ra con el hi­jo ma­yor del presidente Do­nald Trump, que ha­bía ele­gi­do la zo­na pa­ra ca­zar.

Ós­car So­to es el pro­pie­ta­rio de la ca­sa ru­ral Ca­mino de La Fuen­to­na, de Cabrejas del Pi­nar, y to­da­vía no sa­le de su asom­bro tras aco­ger du­ran­te el úl­ti­mo fin de se­ma­na en su es­ta­ble­ci­mien­to al pri­mo­gé­ni­to del presidente de los Es­ta­dos Uni­dos, que lle­va su mis­mo nom­bre, y a su nie­to. “Es­to te pa­sa una vez en la vi­da y he te­ni­do mu­chí­si­ma suer­te”, ex­pli­ca.

Trump ca­zó el fin de se­ma­na en un co­to pri­va­do de Mu­riel de la Fuen­te, pue­blo ve­cino de Cabrejas del Pi­nar, que cuen­ta con una su­per­fi­cie to­tal de 3.128 hec­tá­reas. El es­ta­ble­ci­mien­to lle­va quin­ce años en mar­cha y aco­ge so­bre to­do a tu­ris­tas que vie­nen a co­no­cer pa­ra­jes na­tu­ra­les co­mo la La­gu­na Ne­gra, la Fuen­to­na y el Ca­ñón del Río Lo­bos, si­tua­dos a ape­nas me­dia ho­ra.

En­tre su clien­te­la no pro­li­fe­ran los ca­za­do­res, por eso se sor­pren­dió que el vier­nes 5 lle­ga­ra Do­nald Trump con una co­mi­ti­va for­ma­da por 17 per­so­nas de seguridad, pa­ra prac­ti­car du­ran­te el fin de se­ma­na una de sus afi­cio­nes: la ca­za. “Cuan­do te ha­cen la re­ser­va no te di­cen quien vie­ne. La sor­pre­sa que he­mos te­ni­do es con la ca­li­dad hu­ma­na que tie­ne; él y el ni­ño de diez años y tam­bién los agen­tes del ser­vi­cio se­cre­to nor­te­ame­ri­cano”, re­fie­re el due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to.

El hos­te­le­ro, que ape­nas dur­mió tres ho­ras ese fin de se­ma­na, se en­ten­dió con él en cas­te­llano y “es­tu­vo siem­pre muy ama­ble y preo­cu­pán­do­se co­mo es­tá­ba­mos no­so­tros y nues­tro hi­jo”. Co­mo de­ta­lle, destaca que se qui­tó las bo­tas lle­nas de ba­rro a las puer­tas del lo­cal, “y eso no lo ves nor­mal­men­te”. “Fue muy ama­ble, siem­pre muy cer­cano y con una son­ri­sa. Le en­can­ta la na­tu­ra­le­za; ho­ras y ho­ras que se ti­ra­ban en el mon­te y han te­ni­do un mal fin de se­ma­na en cuan­to al tiem­po, con gra­ni­za­das y ne­va­das”.

Trump y su co­mi­ti­va no pi­die­ron na­da es­pe­cial en las co­mi­das y dis­fru­ta­ron de lo que les sir­vie­ron en la me­sa, se­gún So­to. “No nos exi­gían na­da. To­do lo con­tra­rio”, re­cuer­da. El hos­te­le­ro con­fía en que la vi­si­ta se re­pi­ta, no a su es­ta­ble­ci­mien­to sino a otro de la pro­vin­cia, por­que “es lo que nos ha­ce fal­ta, que nos pon­gan en el ma­pa”.

Los pro­pie­ta­rios de la ca­sa ru­ral en la que se alo­ja­ron con el hi­jo y el nie­to del presidente de EE UU.

INS­TA­GRAM

Do­nald Trump Ju­nior y su hi­jo, en una fo­to de sus re­des en So­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.