¿ EL MIS­MO ERROR?

Sán­chez agi­ta el es­pan­ta­jo de Vox pa­ra aglu­ti­nar vo­to de iz­quier­da. Díaz lo hi­zo y pro­mo­cio­nó a la de­re­cha

El Dia de Cordoba - - Elecciones Generales - AL­BER­TO GRIMALDI

LAa­rit­mé­ti­ca

elec­to­ral fun­cio­na co­mo un sistema de va­sos co­mu­ni­can­tes im­per­fec­to, por­que nun­ca se cum­ple que to­dos que­den al mis­mo ni­vel pe­ro in­flu­ye la co­ne­xión de to­dos los re­ci­pien­tes. El re­sul­ta­do fi­nal de­pen­de de la can­ti­dad to­tal de lí­qui­do (la par­ti­ci­pa­ción) y el vo­lu­men (nú­me­ro de vo­tos) que se vier­te en ca­da uno de los va­sos (los partidos), pe­ro fren­te al equi­li­brio que en la fí­si­ca apor­tan la pre­sión at­mos­fé­ri­ca y la gra­ve­dad, el des­equi­li­brio (es­ca­ños) que se pro­du­ce lo de­ter­mi­nan el nú­me­ro de elec­tos y el sistema D’Hondt. Y con una par­ti­cu­la­ri­dad: no se dispu­ta una elec­ción, sino una por ca­da cir­cuns­crip­ción. Ca­da pro­vin­cia o ciu­dad au­tó­no­ma es en sí mis­mo un sistema de va­sos co­mu­ni­can­tes en el que in­flu­yen to­das las va­ria­bles. A me­nu­do, los po­lí­ti­cos y sus es­tra­te­gas des­en­fo­can eso: di­fe­ren­cian los sis­te­mas de va­sos por ideo­lo­gías ob­vian­do que ca­da cam­bio afec­ta al con­jun­to.

Fue el error le­tal de Su­sa­na Díaz y el PSOE-A el 2-D: pen­sa­ron que, apli­can­do el Prin­ci­pio de Pas­cal, pro­mo­cio­nar a Vox al­te­ra­ba el equi­li­brio del re­par

to de vo­tos en la de­re­cha, cuan­do lo que alteró fue el re­par­to en ca­da cir­cuns­crip­ción en un mo­men­to de apo­yos mí­ni­mos al so­cia­lis­mo. Per­dió la Jun­ta.

¿Co­me­te el mis­mo error Pedro Sán­chez en su em­pe­ño ob­se­si­vo de pro­mo­cio­nar a Vox? Es­tá por ver, pe­ro asu­me, ba­rrun­to, un gran ries­go en un con­tex­to de gran in­de­ci­sión y vo­la­ti­li­dad de los vo­tan­tes.

Sán­chez agi­ta ca­da día el es­pan­ta­jo de Vox con un ob­je­ti­vo: mo­vi­li­zar y aglu­ti­nar el vo­to de iz­quier­da mien­tras de­bi­li­ta al PP. ¿Lo con­si­gue cuan­do to­dos los son­deos re­cien­tes in­sis­ten en que las tres de­re­chas no su­man? ¿Se te­me lo que no se es­pe­ra? La es­tra­te­gia bus­ca ha­cer­se con el Se­na­do y mu­chos de los 99 es­ca­ños de las pro­vin­cias con ba­ja re­pre­sen­ta­ción: aun­que fun­cio­ne, que­dan otros 251. Po­ner a Vox en el cen­tro de la cam­pa­ña lo pro­mo­cio­na. Pa­só en An­da­lu­cía. Y son es­ca­ños que su­man so­lo en la de­re­cha, don­de su prin­ci­pal par­ti­do, el PP, tie­ne el ma­yor vo­to oculto.

¿Es po­si­ble con­se­guir lo uno y lo con­tra­rio? Aten­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.