LA VI­DA PRI­VA­DA DE H. G. WELLS

Da­vid Lod­ge se me­te en la piel del au­tor de ‘La gue­rra de los mun­dos’ pa­ra re­crear la in­ti­mi­dad de un hom­bre que es­can­da­li­zó a sus con­tem­po­rá­neos por su de­fen­sa y prác­ti­ca del amor li­bre Lod­ge abor­da la vi­da de su pre­de­ce­sor con una re­go­ci­jan­te mez­cla de

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Ignacio F. Garmendia

Su nom­bre ha que­da­do uni­do al de las bri­llan­tes na­rra­cio­nes don­de quien fue­ra uno de los pa­dres de la no­ve­la de an­ti­ci­pa­ción pre­vió un fu­tu­ro do­mi­na­do por la tec­no­lo­gía en el que se­rían po­si­bles los via­jes en el tiem­po, la co­lo­ni­za­ción de la lu­na o la in­va­sión del pla­ne­ta por per­ver­sos alie­ní­ge­nas, pe­ro en su épo­ca H. G. Wells fue mu­cho más que un es­cri­tor ima­gi­na­ti­vo al que los avan­ces pos­te­rio­res –aun­que no siem­pre acer­ta­ra en sus predicciones– die­ron fa­ma de vi­sio­na­rio.

Sus no­ve­las más re­cor­da­das, to­das de la pri­me­ra eta­pa, in­ci­den en es­te per­fil de pre­cur­sor de la des­pués lla­ma­da fic­ción cien­tí­fi­ca, obras to­da­vía po­pu­la­res y mu­chas ve­ces adap­ta­das co­mo La má­qui­na del tiem­po (1895), La is­la del doc­tor Mo­reau (1896), El hom­bre in­vi­si­ble (1897) o La gue­rra de los mun­dos (1898), pe­ro Wells fue un au­tor muy pro­lí­fi­co que tam­bién cul­ti­vó otros re­gis­tros –el hu­mor de es­tir­pe dic­ken­sia­na, la no­ve­la so­cial, la di­vul­ga­ción his­tó­ri­ca– y de­di­có bue­na par­te de su tiem­po a la di­fu­sión de sus ideas pro­gre­sis­tas, lle­gan­do a con­ver­tir­se en uno de los in­te­lec­tua­les más in­flu­yen­tes de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo. Otra par­te no pe­que­ña la de­di­có, con en­tu­sias­mo in­des­ma­ya­ble, a po­ner en prác­ti­ca sus só­li­das con­vic­cio­nes so­bre el de­re­cho al pla­cer de las mu­je­res eman­ci­pa­das.

Es es­ta úl­ti­ma fa­ce­ta de su per­so­na­li­dad, cier­ta­men­te lla­ma­ti­va y des­de lue­go es­can­da­lo­sa pa­ra sus con­tem­po­rá­neos, la que más ha in­tere­sa­do a Da­vid Lod­ge a la ho­ra de plan­tear una de­li­cio­sa no­ve­la bio­grá­fi­ca don­de el bri­tá­ni­co abor­da la tra­yec­to­ria de su pre­de­ce­sor con esa re­go­ci­jan­te mez­cla de eru­di­ción e iro­nía que ya co­no­cía­mos por una obra an­te­rior –¡ El au­tor, el au­tor! (2004)– en la que con­ta­ba la his­to­ria del ro­tun­do fra­ca­so de Henry Ja­mes co­mo dra­ma­tur­go, en­fren­ta­do al tar­dío e in­sos­pe­cha­do éxi­to de su buen ami­go Geor­ge du Mau­rier.

Inol­vi­da­ble sa­ti­ris­ta de la vi­da aca­dé­mi­ca, Lod­ge es un ver­da­de­ro maes­tro del hu­mour y su apro­xi­ma­ción a la con­tra­dic­to­ria fi­gu­ra de Wells – Un hom­bre con atri­bu­tos– es­tá a la al­tu­ra de sus me­jo­res no­ve­las, aun­que no con­ten­ga fic­ción pro­pia­men­te di­cha. Ri­gu­ro­sa­men­te do­cu­men­ta­do, su retrato no de­ja de la­do nin­gu­na de las nu­me­ro­sas ocu­pa­cio­nes de H. G., co­mo lo lla­ma­ban los ín­ti­mos, pe­ro se cen­tra so­bre to­do, co­mo de­cía­mos, en la muy ac­ti­va vi­da amo­ro­sa de un con­ven­ci­do após­tol del fe­mi­nis­mo que iba más allá de las as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas de las su­fra­gis­tas y cu­ya idea de la se­xua­li­dad no era pre­ci­sa­men­te re­pro­duc­ti­va.

Wells, dice Lod­ge, era ba­ji­to, an­cho de ca­de­ras y no es­pe­cial­men­te agra­cia­do, pe­ro más allá de su po­si­ción de pre­emi­nen­cia pro­yec­ta­ba una es­pe­cie de mag­ne­tis­mo que su­ma­do a su en­can­to per­so­nal y a su tem­pe­ra­men­to ar­dien­te, pa­ra no men­cio­nar otras cua­li­da­des, lo con­ver­tían en un hom­bre desea­ble que en­ca­de­nó las re­la­cio­nes con vo­ra­ci­dad com­pul­si­va. Se ca­só dos ve­ces y lo­gró per­sua­dir a su se­gun­da mu­jer y com­pa­ñe­ra has­ta su muer­te, Ja­ne, de la con­ve­nien­cia de que ella acep­ta­ra a las aman­tes que ali­via­ban su cons­tan­te ne­ce­si­dad de se­xo. En va­rios mo­men­tos es­tas desem­pe­ña­ron el pa­pel de es­po­sas al­ter­na­ti­vas e in­clu­so for­ma­ron fa­mi­lias en la som­bra, con sus pro­pias ca­sas que H. G., ayu­da­do por los ele­va­dos in­gre­sos de sus li­bros, man­te­nía a res­guar­do de las mi­ra­das in­dis­cre­tas.

No era exac­ta­men­te un ca­na­lla, aun­que apli­ca­ba el evan­ge­lio de la li­be­ra­ción de un mo­do egoís­ta que obe­de­cía al ca­pri­cho de los se­duc­to­res vo­ca­cio­na­les, ex­cluía la re­ci­pro­ci­dad por la par­te fe­me­ni­na y op­ta­ba siem­pre, an­te los pro­ble­mas, por la co­mo­di­dad propia. La ca­rac­te­ri­za­ción de sus su­ce­si­vas pa­re­jas, estudiantes de men­ta­li­dad avan­za­da o au­to­ras co­mo la joven pro­me­sa Re­bec­ca West –ya en­ton­ces ex­ce­len­te es­cri­to­ra, qui­zá el gran amor de su vi­da–, la tam­bién no­ve­lis­ta Eli­za­beth von Ar­nim o la pe­rio­dis­ta ho­lan­de­sa Odet­te Keun, in­clui­da una antigua aris­tó­cra­ta ru­sa, Mou­ra, que re­sul­tó ser es­pía y pro­ba­ble agen­te do­ble, es tan pre­ci­sa co­mo la del pro­pio Wells, que se entrevista a sí mis­mo –el pro­ce­di­mien­to re­sul­ta ar­ti­fi­cio­so, pe­ro efi­caz pa­ra mos­trar las pa­ra­do­jas del ca­rác­ter– y eva­lúa crí­ti­ca­men­te su com­por­ta­mien­to a lo lar­go de los años.

El re­la­to co­mien­za pre­sen­tan­do al an­ciano, viu­do sep­tua­ge­na­rio, que a fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se en­fren­ta a su pro­pio fi­nal en la so­le­dad de su do­mi­ci­lio en Regent’s Park, de don­de no ha que­ri­do mo­ver­se pe­se a los bom­bar­deos, de­pri­mi­do por los ho­rro

D. S.

So­bre es­tas lí­neas, H. G. Wells (Brom­ley, 1866-Lon­dres, 1946); aba­jo, Da­vid Lod­ge (Lon­dres, 1935).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.