LOS MA­TO­NES

El Dia de Cordoba - - Opinión -

EL quid de la cues­tión lo ex­pre­só ayer de la ma­ne­ra más sen­ci­lla Fer­nan­do Sa­va­ter en el mi­tin de Ciu­da­da­nos ce­le­bra­do en Ren­te­ría, mien­tras le caía en­ci­ma una ca­ce­ro­la­da pla­ga­da de in­sul­tos de par­te de quie­nes siguen em­pe­ña­dos en ad­mi­nis­trar los cer­ti­fi­ca­dos de na­cio­na­li­dad y de ex­tran­je­ría a te­nor de las ten­den­cias ideo­ló­gi­cas pro­fe­sa­das: lo que Es­pa­ña ne­ce­si­ta hoy, an­te to­do, de ma­ne­ra ur­gen­te, es un acuer­do am­plio en­tre los partidos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Pe­ro cons­ti­tu­cio­na­lis­tas de ver­dad, no los que lo son úni­ca­men­te por tem­po­ra­da, tal y co­mo afir­ma­ba Sa­va­ter: los que van a ad­he­rir­se a la

nor­ma­ti­va tan­to a la ho­ra de or­de­nar te­rri­to­rios y sím­bo­los co­mo a la ho­ra de ga­ran­ti­zar los derechos de los ciu­da­da­nos, in­clui­dos quie­nes han ve­ni­do de otro si­tio pa­ra que­dar­se. Por­que lo que hay al otro la­do, lo que de­ci­de cuán­do re­sul­ta con­ve­nien­te ha­blar de Cons­ti­tu­ción y cuán­do no, no só­lo ha si­do in­ca­paz de ges­tio­nar una al­ter­na­ti­va dig­na sino que ha de­ci­di­do, jus­ta­men­te, se­ña­lar la ex­pul­sión del di­si­den­te co­mo úni­ca sa­li­da po­lí­ti­ca. Cuan­do, en el mis­mo mi­tin, Mai­te Pa­ga­zaur­tun­dúa se di­ri­gía así a los si­len­cia­do­res: “No sois an­ti­fas­cis­tas, sino ma­to­nes aber­tza­les”, es­ta­ba des­cri­bien­do una pra­xis que es­te país ha asu­mi­do con una na­tu­ra­li­dad te­rri­ble. Co­mo si cier­tos partidos no pu­die­ran ir a se­gún qué si­tios. Por­que no.

Por to­do es­to re­sul­ta tris­te, in­com­pren­si­ble y ca­si in­dig­nan­te que Al­bert Ri­ve­ra ha­ya

ve­ta­do al PSOE de en­tra­da pa­ra po­si­bles acuer­dos de go­bierno. Apli­ca­do el ar­gu­men­to re­la­ti­vo al apo­yo ob­te­ni­do por Pedro Sán­chez de mano de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes (que du­ró lo que du­ró, pe­ro ésa es otra cues­tión) pa­ra pro­gre­sar en su mo­ción de cen­su­ra, el PP tam­bién de­be­ría que­dar in­ha­bi­li­ta­do ip­so fac­to pa­ra es­tos hi­po­té­ti­cos en­ten­di­mien­tos. Ca­be re­cor­dar que tam­bién Ciu­da­da­nos com­par­te go­bierno en An­da­lu­cía con el PP gra­cias al apo­yo de Vox, cu­yas ideas res­pec­to a los lí­mi­tes de la mis­ma Cons­ti­tu­ción han que­da­do ma­ni­fies­tos; o a lo me­jor a Ciu­da­da­nos sí es­tá por prohibir partidos por el me­ro he­cho de ser de iz­quier­das, con lo cual no va­le la pe­na se­guir con es­te asun­to. El pro­pó­si­to de Ri­ve­ra de so­bre­po­ner el país a la in­to­le­ran­cia na­cio­na­lis­ta es loa­ble, pe­ro de­be­ría en­ten­der que es­to nun­ca se­rá po­si­ble sin el PSOE; y, por más que pue­da pe­sar­le, el so­cia­lis­mo no se ha sa­li­do de la Cons­ti­tu­ción a la ho­ra de ha­cer po­lí­ti­ca. Otra co­sa es que ha­ya si­do ne­fas­ta. Pe­ro es­to nun­ca pue­de jus­ti­fi­car un ve­to.

Tal vez es un acuer­do en­tre lo me­jor del PSOE y lo me­jor de Ciu­da­da­nos, que lo hay en am­bos, aun­que no al fren­te, lo que más con­vie­ne a Es­pa­ña. O es­to, o los ma­to­nes.

Ri­ve­ra de­be­ría en­ten­der que Es­pa­ña no se po­drá so­bre­po­ner a la in­to­le­ran­cia na­cio­na­lis­ta sin el PSOE

PA­BLO BU­JA­LAN­CE

@pbu­ja­lan­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.