As­ti­lle­ros de Se­vi­lla y dos ex di­rec­to­res de­vol­ve­rán 5,1 mi­llo­nes de los ERE

El Tri­bu­nal de Cuen­tas con­fir­ma la sen­ten­cia que con­de­nó a Da­niel Al­ber­to Ri­ve­ra y a Juan Már­quez por el me­nos­ca­bo de fon­dos pú­bli­cos

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Jorge Mu­ñoz SE­VI­LLA

La Sa­la de Jus­ti­cia del Tri­bu­nal de Cuen­tas ha con­fir­ma­do la sen­ten­cia que con­de­nó a As­ti­lle­ros de Se­vi­lla y a los ex di­rec­to­res ge­ne­ra­les de Tra­ba­jo y Seguridad So­cial de la Jun­ta Da­niel Al­ber­to Ri­ve­ra y Juan Már­quez a de­vol­ver 5.199.707,34 eu­ros, co­rres­pon­dien­tes al me­nos­ca­bo de fon­dos pú­bli­cos re­la­cio­na­dos con siete ayu­das con­ce­di­das me­dian­te “ex­pe­dien­tes fic­ti­cios que se in­coa­ron pres­cin­dien­do de los pro­ce­di­mien­tos y ga­ran­tías le­gal­men­te es­ta­ble­ci­dos y sin la de­bi­da acre­di­ta­ción de la con­cu­rren­cia de los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra la con­ce­sión de las ayu­das pú­bli­cas”.

La sen­ten­cia, cu­ya po­nen­cia ha re­caí­do en el ma­gis­tra­do Jo­sé Ma­nuel Suá­rez Ro­ble­dano –presidente de la Sec­ción de En­jui­cia­mien­to–, con­fir­ma la re­so­lu­ción dic­ta­da en pri­me­ra ins­tan­cia por la con­se­je­ra Margarita Ma­ris­cal de Gan­te, que de­cla­ró res­pon­sa­bles con­ta­bles di­rec­tos a As­ti­lle­ros de Se­vi­lla por im­por­te de esos 5,1 mi­llo­nes, can­ti­dad de la que de­ben res­pon­der so­li­da­ria­men­te Da­niel Al­ber­to Ri­ve­ra –por 4,3 mi­llo­nes– y Juan Már­quez –por 856.563,56 eu­ros–, aun­que es­te úl­ti­mo ha si­do juz­ga­do en re­bel­día al no ha­ber com­pa­re­ci­do an­te el tri­bu­nal.

Es­ta sen­ten­cia ha­bía si­do re­cu­rri­da por Ri­ve­ra, quien ha­bía ale­ga­do que la re­cla­ma­ción ha­bía pres­cri­to, en­tre otros mo­ti­vos pa­ra im­pug­nar el fa­llo, y la Fis­ca­lía y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar que ejer­ce la Jun­ta de An­da­lu­cía ha­bían so­li­ci­ta­do que se des­es­ti­ma­ra el re­cur­so pre­sen­ta­do por el ex al­to car­go, tal y co­mo ha con­fir­ma­do aho­ra la Sa­la de Jus­ti­cia.

El Al­to Tri­bu­nal con­clu­ye que las ayu­das re­ci­bi­das por As­ti­lle­ros de Se­vi­lla “ca­re­cen de la más mí­ni­ma jus­ti­fi­ca­ción en cuan­to a su fi­na­li­dad e in­te­rés pú­bli­co” y en las mis­mas “se in­cum­plió la nor­ma­ti­va apli­ca­ble pa­ra la con­ce­sión de es­te ti­po de ayu­das, por lo que “el al­can­ce, es de­cir, el da­ño o me­nos­ca­bo a los fon­dos pú­bli­cos de la Jun­ta que­da ple­na­men­te acre­di­ta­do co­mo se pu­so de ma­ni­fies­to en la sen­ten­cia de ins­tan­cia”.

Da­niel Al­ber­to Ri­ve­ra de­fen­dió que ac­tuó con la di­li­gen­cia exi­gi­da y ade­más con­tri­bu­yó a po­ner fin al de­no­mi­na­do “pro­ce­di­mien­to es­pe­cí­fi­co” por el que se con­ce­die­ron las ayu­das du­ran­te una dé­ca­da, re­cor­dan­do en es­te pun­to el au­to de la Sec­ción Sép­ti­ma de la Au­dien­cia de Se­vi­lla que en abril de 2017 le ex­clu­yó de es­te pri­mer jui­cio de los ERE. Sin em­bar­go, el Tri­bu­nal de Cuen­tas en­tien­de que ese au­to “vie­ne a con­fir­mar la apre­cia­ción, cuan­to me­nos, de una ac­tua­ción gra­ve­men­te ne­gli­gen­te por par­te de Ri­ve­ra”, por cuan­to “consta acre­di­ta­do que el pro­pio ape­lan­te de­cla­ró que era cier­to que las ayu­das so­cio­la­bo­ra­les se rea­li­za­ron al mar­gen de la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral de la Jun­ta, sin fiscalización previa del ex­pe­dien­te de gas­to por ca­da ayu­da con­ce­di­das, y ade­más que Ri­ve­ra fue ad­ver­ti­do por per­so­nal de la propia di­rec­ción ge­ne­ral de la si­tua­ción irre­gu­lar que exis­tía en la in­coa­ción de los ex­pe­dien­tes de ayu­das”.

Dice la sen­ten­cia que aun­que es cier­to que tan­to el en­ton­ces vi­ce­con­se­je­ro co­mo el pro­pio Ri­ve­ra si­guie­ron el cri­te­rio de no or­de­nar nin­gún pa­go re­la­ti­vo a una nue­va con­ce­sión de ayu­das so­cio­la­bo­ra­les o a em­pre­sas en cri­sis, y se li­mi­ta­ron a “or­de­nar pa­gos apla­za­dos en re­la­ción a los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en eta­pas an­te­rio­res”, las ayu­das con­ce­di­das a los As­ti­lle­ros de Huel­va y de Se­vi­lla “que­da­ron ex­cep­tua­das y fue­ron abo­na­das si­guién­do­se el pro­ce­di­mien­to es­pe­cí­fi­co de­nun­cia­do”.

To­do ello, con­clu­ye, de­ter­mi­na que el ex director de Tra­ba­jo in­cu­rrió en una con­duc­ta “gra­ve­men­te ne­gli­gen­te, por cuan­to sien­do ple­na­men­te cons­cien­te de las im­por­tan­tes irre­gu­la­ri­da­des , apli­có a uno de ellos unos cri­te­rios y fue­ron pa­ra­li­za­dos o des­es­ti­ma­dos, y no los apli­có a otros, co­mo ocu­rrió en el ex­pe­dien­te de As­ti­lle­ros de Se­vi­lla que, so pre­tex­to de una va­ga e in­jus­ti­fi­ca­da cau­sa de cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les si­guió ade­lan­te en cuan­to a la con­ce­sión y abono in­jus­ti­fi­ca­do de las ayu­das, con la con­si­guien­te adop­ción de de­ci­sio­nes de gas­to, pre­si­di­das por una evi­den­te ar­bi­tra­rie­dad”.

Las ayu­das “ca­re­cen de la mí­ni­ma jus­ti­fi­ca­ción en cuan­to a su fi­na­li­dad e in­te­rés pú­bli­co”

JUAN CAR­LOS MU­ÑOZ

El ex director ge­ne­ral de Tra­ba­jo Da­niel Ri­ve­ra, en los juz­ga­dos de Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.