Es la geo­gra­fía, es­tú­pi­do

Un ca­ta­lán gra­na­dino ha si­do el ar­tí­fi­ce de la im­plan­ta­ción de Ciu­da­da­nos en to­do el te­rri­to­rio Es geó­gra­fo y me­teo­ró­lo­go de pro­fe­sión: pre­di­ce el cli­ma

El Dia de Cordoba - - Elecciones Generales - Pedro In­gel­mo

CIU­DA­DA­NOS pue­de cam­biar los tér­mi­nos de uno de los con­se­jos más cé­le­bres de la his­to­ria uni­ver­sal elec­to­ral, aquel que Ja­mes Car­vi­lle es­cri­bió en un car­tel en la ofi­ci­na cen­tral de la cam­pa­ña de Bill Clin­ton del 92: “Es la eco­no­mía, es­tú­pi­do” . Pa­ra la for­ma­ción de Al­bert Ri­ve­ra se po­dría de­cir que más que la eco­no­mía es la geo­gra­fía. Es la geo­gra­fía, es­tú­pi­do. Y quién me­jor que Fran Her­vías, un ex­per­to en cli­ma y geo­gra­fía, miem­bro des­de los ini­cios de la guardia pre­to­ria­na de Al­bert Ri­ve­ra, pa­ra aco­me­ter la es­tra­te­gia. Y así ve­mos una je­re­za­na, Inés Arri­ma­das, co­mo ca­be­za de car­tel en Bar­ce­lo­na y un ge­run­den­se, él mis­mo, por Gra­na­da, a lo que po­de­mos aña­dir un bar­ce­lo­nés, Al­bert Ri­ve­ra, por Ma­drid, y otro bar­ce­lo­nés, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, por Al­me­ría.

Her­vías, más­ter en Cli­ma­to­lo­gía Apli­ca­da, vie­ne del Ser­vi­cio Meo­ro­ló­gi­co de Ca­ta­lu­ña, y des­de ahí se re­co­rrió Es­pa­ña en­te­ra pa­ra trans­for­mar un par­ti­do ca­ta­lán en un par­ti­do nacional. “Soy el úni­co secretario de organización de to­dos los partidos po­lí­ti­cos que se re­co­rre Es­pa­ña, yo, con­du­cien­do mi co­che”, se jac­ta­ba en una entrevista en 2017. Es por eso que sien­do Ca­ta­lu­ña una de las cla­ves de es­tas elec­cio­nes, él se­rá uno de los que me­nos ha­ble de Ca­ta­lu­ña por­que lo su­yo es un men­sa­je nacional, el men­sa­je de que los ca­ta­la­nes son de don­de les vie­ne en ga­na. Por­que no ol­vi­de­mos que ca­si to­dos los pe­sos pe­sa­dos de Ciu­da­da­nos son ca­ta­la­nes.

De to­das las par­tes de Es­pa­ña

don­de Her­vías ha pues­to una pi­ca, es An­da­lu­cía don­de él cree que ha con­se­gui­do su obra más per­so­nal. Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía lle­va su fir­ma y Juan Marín, con to­da su fal­ta de ca­ris­ma, es una apues­ta de Her­vías, que le pre­fi­rió a un po­lí­ti­co mu­cho más cur­ti­do co­mo Luis Sal­va­dor, que fue un fi­cha­je traí­do del PSOE. Aho­ra, de he­cho, Her­vías ha re­le­ga­do a Sal­va­dor al se­gun­do pues­to en las lis­tas por Gra­na­da. Por­que el pri­me­ro es él. Y a Her­vías en An­da­lu­cía no se le dis­cu­te.

Co­mo tam­po­co quie­re que se le dis­cu­ta su gra­na­dis­mo. La fa­mi­lia de Her­vías pro­ce­de del pe­que­ño pue­blo de Quén­tar, con me­nos de mil ha­bi­tan­tes. Y esos mil ha­bi­tan­tes tie­nen cin­co na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas. Pa­ra que lue­go le ha­blen a Her­vías de geo­gra­fía. Her­vías ha pre­go­na­do sus fies­tas pa­tro­na­les. “Si al­guien tie­ne los ocho ape­lli­dos gra­na­di­nos soy yo. Si se hi­cie­ra una ana­lí­ti­ca, saldría que por mis ve­nas co­rre la Al­ham­bra, la Cos­ta Tro­pi­cal, Sie­rra Ne­va­da.... Es­ta es la tie­rra que ha vis­to cre­cer a mis ta­ta­ra­bue­los, a mis bi­sa­bue­los, a mis abue­los, a mí mis­mo”. Y en eso la co­sa no aca­ba de que­dar cla­ro, ya que en to­das sus bio­gra­fías siem­pre ha fi­gu­ra­do co­mo su lu­gar de na­ci­mien­to Tos­sa del Mar, en 1983, aun­que si ha­ce­mos ca­so a Max Aub, que de­cía que uno es de don­de es­tu­dió el ba­chi­lle­ra­to, Her­vías se pon­ga co­mo se pon­ga es de Ge­ro­na. Pe­ro en fin, es­to no tie­ne im­por­tan­cia, aun­que qui­zá sí la ten­ga pa­ra Luis Sal­va­dor.

Co­mo ideó­lo­go de la po­lí­ti­ca me­dioam­bien­tal de Ciu­da­da­nos, su pro­me­sa elec­to­ral pa­ra los gra­na­di­nos es plan­tar cien ár­bo­les por ha­bi­tan­te y eli­mi­nar los plás­ti­cos de un so­lo uso, pe­ro co­mo crea­dor de Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía su mi­sión es con­se­guir que el sur le en­tre­gue a Ri­ve­ra no me­nos de una de­ce­na de dipu­tados.

En An­da­lu­cía Her­vías tie­ne bien ata­do al par­ti­do y no se ha vis­to sal­pi­ca­do por los es­cán­da­los de las pri­ma­rias que han sa­cu­di­do al par­ti­do en otras par­tes del país, co­mo fue el tre­men­do error es­tra­té­gi­co del fi­cha­je de la po­pu­lar Sil­via Cle­men­te en Cas­ti­lla y León. Her­vías nun­ca es­tu­vo de acuer­do con ese fi­cha­je y el cos­ta­la­zo, con in­ten­to de pu­che­ra­zo in­clui­do, le dio la ra­zón.

Por eso más que nun­ca na­die le to­se a Her­vías en An­da­lu­cía. Lo que él ha­ga es­tá bien por­que en el sur na­die se le des­man­da. Pa­ra man­te­ner esa dis­ci­pli­na fé­rrea cuen­ta con el clan de la man­za­ni­lla, que es co­mo se co­no­ce al nú­cleo san­lu­que­ño de don­de sa­lió Juan Marín. Pe­ro Juan Marín no es el hom­bre fuer­te de Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía. Lo es su cu­ña­do, Ma­nuel Bu­zón.

Ma­nuel Bu­zón y Her­vías son uña y car­ne, aun­que Her­vías ha ex­pli­ca­do en más de una oca­sión que en Ciu­da­da­nos no hay “ba­ro­nías te­rri­to­ria­les”. Mu­chos pien­san que si no exis­te ba­ro­nía de Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía se de­be a que el ba­rón es él.

“Por mis ve­nas co­rre la Al­ham­bra y Sie­rra Ne­va­da”, dice a quie­nes le lla­man paracaidista Her­vías dice que en Cs no hay ba­ro­nías te­rri­to­ria­les, qui­zá por­que el ba­rón es él

.

Her­vías, ge­run­dés que va por Gra­na­da, Vi­lle­gas, bar­ce­lo­nés que va por Al­me­ría, y Arri­ma­das, je­re­za­na que va por Bar­ce­lo­na, en una reunión de Ciu­da­da­nos.

Her­vías y su hom­bre en An­da­lu­cía, Ma­nuel Bu­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.