Cru­zar una gue­rra pa­ra com­prar comida

Mi­les de ucra­nia­nos atra­vie­san ca­da día el co­rre­dor hu­ma­ni­ta­rio en Don­bás pa­ra abas­ta­cer a sus fa­mi­lias

El Dia de Cordoba - - Mundo - I. Ortega (Efe) STANITSIA LUHANSKA

Mi­les de ucra­nia­nos has­tia­dos por los cin­co años de in­ter­mi­na­ble gue­rra en el Don­bás cru­zan dia­ria­men­te a pie el fren­te pa­ra com­prar comida, vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res o co­brar sus pen­sio­nes. “El pues­to de con­trol de Stanitsia Luhanska es el úni­co co­rre­dor abier­to en to­do el fren­te de la pro­vin­cia de Lu­gansk don­de la gen­te pue­de cru­zar la lí­nea di­vi­so­ria”, ex­pli­ca Noe­lia Dot­sen­ko, por­ta­voz de la guardia fron­te­ri­za ucra­nia­na.

Sin lle­gar a ser una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, la si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble pa­ra cien­tos de mi­les de ha­bi­tan­tes de Lu­gansk, pro­vin­cia par­ti­da en dos por el con­flic­to en­tre el Ejér­ci­to ucra­niano y las mi­li­cias pro­rru­sas. Vi­das ro­tas, fa­mi­lias di­vi­di­das, ca­sas aban­do­na­das y la ame­na­za de los fran­co­ti­ra­do­res apos­ta­dos en una co­li­na cer­ca­na son el pan de ca­da día pa­ra los que re­co­rren es­te co­rre­dor de la vi­da y de la muer­te.

“Una de nues­tras prin­ci­pa­les mi­sio­nes es ga­ran­ti­zar la seguridad de los que cru­zan la lí­nea de se­pa­ra­ción. Los agre­so­res or­ga­ni­zan con­ti­nua­men­te pro­vo­ca­cio­nes y dis­pa­ran tan­to con­tra las po­si­cio­nes del Ejér­ci­to ucra­niano co­mo a las zo­nas ale­da­ñas”, co­men­ta Dot­sen­ko.

La zo­na es­tá lle­na de mi­nas, por lo que los que cru­zan no de­ben des­viar­se ni un ápi­ce de la ca­rre­te­ra, aun­que hay dos re­fu­gios, uno sub­te­rrá­neo, en ca­so de ata­que. Tan­to pa­ra los sol­da­dos ucra­nia­nos co­mo pa­ra los re­por­te­ros el úl­ti­mo lu­gar se­gu­ro es una em­pa­li­za­da don­de es­tá iza­da la ban­de­ra ucra­nia­na.

Con to­do, la pro­ce­sión es in­ter­mi­na­ble, ya que es­te es el úni­co pa­so li­bre en más de 150 ki­ló­me­tros de fren­te. Más de 10.000 per­so­nas pa­san dia­ria­men­te por es­te pun­to, ci­fra que pue­de al­can­zar las 15.000 en ve­rano.

El pues­to de con­trol, que es­tá abier­to 12 ho­ras ca­da día, pa­re­ce la sa­la de es­pe­ra de una es­ta­ción de tren. La ma­yo­ría son mu­je­res de avan­za­da edad. Co­mo Sve­ta, que se apo­ya con una mano en una mu­le­ta y con la otra em­pu­ja a du­ras pe­nas un oxi­da­do ca­rri­to de la com­pra lleno de pa­ta­tas.

La ten­sión en­tre los que cru­zan y los sol­da­dos es la­ten­te. Al­gu­nos no es­con­den su ani­mad­ver­sión ha­cia el Ejér­ci­to y el presidente, Pe­tró Po­ros­hen­ko. “Po­ros­hen­ko es un ase­sino. Ni los ale­ma­nes nos bom­bar­dea­ron con tan­ta sa­ña”, co­men­ta una ai­ra­da mu­jer que vi­ve en la ca­pi­tal pro­vin­cial, con­tro­la­da por la au­to­pro­cla­ma­da re­pú­bli­ca po­pu­lar de Lu­gansk (LNR).

To­dos son ma­las ca­ras. Mu­chos se cu­bren el ros­tro o dan la es­pal­da en cuan­to ven a un re­por­te­ro. Los militares creen que los que te­men ha­blar con la pren­sa son co­la­bo­ra­do­res de los sé­par, co­mo lla­man a los se­pa­ra­tis­tas.

Las mi­li­cias pro­rru­sas inu­ti­li­za­ron en 2015 el puen­te, por lo que la úni­ca for­ma de re­co­rrer los cin­co ki­ló­me­tros de ida y vuel­ta es a pie, ago­ta­do­ra ca­mi­na­ta que pa­ra mu­chos pen­sio­nis­tas es un es­fuer­zo ca­si so­bre­hu­mano.

Al­gu­nos tie­nen que re­cu­rrir a por­tea­do­res que, a cam­bio de una ge­ne­ro­sa com­pen­sa­ción, les lle­van en si­llas de rue­das e im­pro­vi­sa­dos ca­rri­co­ches de me­tal. No tie­nen elec­ción, ya que de­ben de­mos­trar una vez ca­da dos me­ses que es­tán vi­vos si quie­ren co­brar la pen­sión en una su­cur­sal ban­ca­ria mó­vil.

La sin­gla­du­ra es es­pe­cial­men­te ar­dua en in­vierno, cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras ron­dan los 15 gra­dos ba­jo ce­ro, ya que no hay lu­gar don­de ca­len­tar­se, ade­más de que la nie­ve di­fi­cul­ta enor­me­men­te la ca­mi­na­ta. Otros cru­zan pa­ra for­ma­li­zar el pasaporte, cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to y de­fun­ción, co­brar sus sa­la­rios, vi­si­tar a fa­mi­lia­res o com­pro­bar que sus ca­sas es­tán en buen es­ta­do.

En­tre los des­pla­za­dos, al­gu­nos han po­di­do al­qui­lar sus vi­vien­das, pe­ro otros no han te­ni­do tan­ta suer­te y sus ca­sas han si­do des­va­li­ja­das.

Tam­bién se ven fa­mi­lias en­te­ras car­gan­do con pro­duc­tos, ya que los alimentos son mu­cho más ba­ra­tos en te­rri­to­rio con­tro­la­do por Kiev, de­bi­do al blo­queo gu­ber­na­men­tal a las re­pú­bli­cas se­pa­ra­tis­tas. Al­gu­nos lle­van elec­tro­do­més­ti­cos, or­de­na­do­res, te­te­ras, aun­que la car­ga nun­ca de­be so­bre­pa­sar los 75 ki­los por per­so­na.

No to­dos cru­zan por ne­ce­si­dad. La pi­ca­res­ca tam­bién es­tá a la or­den del día. La mi­tad de los que cru­zan son por­tea­do­res, que ga­nan 300 griv­nas (10 eu­ros) por via­je, y “es­pe­cu­la­do­res”, que ven­den to­da cla­se de ar­tícu­los en los mer­ca­dos de Lu­gansk.

Ca­si to­dos los que cru­zan el fren­te desean que lle­gue la paz, aun­que la des­con­fian­za en­tre am­bos ban­dos es muy pro­fun­da. “Que­re­mos vol­ver a Ucra­nia. No que­re­mos vi­vir más en la LNR. De­ma­sia­do do­lor, gue­rra y te­rror. Al prin­ci­pio no era así, pe­ro aho­ra mu­chos pien­san igual que yo”, se­ña­la Sve­ta, una in­ge­nie­ra re­ti­ra­da, tras vi­si­tar a su hi­ja y nie­to.

IGNACIO ORTEGA / EFE

De­ce­nas de ucra­nia­nos cruzando a pie el fren­te de gue­rra pa­ra com­prar comida y otros pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.