MA­RA­VI­LLO­SO MUN­DO

El Dia de Cordoba - - Pasarela - PI­LAR FUER­TES

PO­DRÍA­MOS te­ner un mun­do ma­ra­vi­llo­so co­mo en l a can­ción. To­do es­ta­ría ser­vi­do pa­ra lo­grar­lo. Un mun­do que pa­re­ce­ría un par­que te­má­ti­co don­de ir de un dis­fru­te a otro. He­mos lle­ga­do a un pun­to de la His­to­ria que l o ha­ría po­si­ble, por­que nun­ca hu­bo más co­mo­di­da­des ni ade­lan­tos que en es­ta épo­ca. Tú te traes aho­ra a gen­te que mu­rió co­mo mis abue­los en los 70 del si­glo pa­sa­do, y no da­rían cré­di­to a ver­nos vi­vir de es­ta ma­ne­ra. El mó­vil sim­ple

men­te los lle­na­ría de asom­bro, por­que nos de­ja­ron me­tien­do el de­do en los diez ori­fi­cios de la rue­da gi­ra­to­ria de un te­lé­fono so­bre la me­sa, y nos en­con­tra­rían con­tes­tan­do lla­ma­das en ple­na ca­lle.

El frío con el que tan­to con­vi­vie­ron en los in­vier­nos de en­ton­ces, ese frío que qui­zás aún les ca­le en los úl­ti­mos hue­sos de sus res­tos, ese frío se lo qui­ta uno de mo­men­to dán­do­le a un in­te­rrup­tor. Y lo mis­mo el ca­lor de los más pe­ga­jo­sos ve­ra­nos. No se tra­ta de re­fe­rir aquí una enu­me­ra­ción de ven­ta­jas de vi­vir cu­ya lis­ta se ha­ría in­ter­mi­na­ble, pe­ro si sal­ta­mos a la in­for­má­ti­ca y to­do lo que ha ge­ne­ra­do... si su­pie­ran que tan­to o más de lo que el te­le­vi­sor se hi­zo con el cen­tro de los ho­ga­res, hoy el or­de­na­dor ocu­pa nues­tras ha­bi­ta­cio­nes...

Des­de lo más co­ti­diano, a ve­ces me pa­ro a pen­sar lo que nos ro­dea só­lo en olo­res y aro­mas; por ejem­plo, cuán­tas pue­den ser las po­si­bi­li­da­des del aseo de una per­so­na en ja­bo­nes, ge­les, cham­pús, cre­mas cor­po­ra­les, lo­cio­nes, co­lo­nias, per­fu­mes… O sa­car bi­lle­tes de to­do ti­po a tra­vés de in­ter­net: en­tra­das pa­ra es­pec­tácu­los, lo­ca­li­za­do­res de vue­los, re­ser vas de ho­te­les...

Las co­sas más in­ve­ro­sí­mi­les se han con­ver­ti­do en las más co­rrien­tes, de an­dar por ca­sa. Y no quie­ro ser tan sim­ple ni arro­gan­te co­mo pa­ra re­cor­dar­las. Pe­ro ob­ser vo có­mo fal­ta a me­nu­do la con­cien­cia dia­ria de su dis­fru­te. Cuan­do cai­go en la cuen­ta de la am­plia ga­ma de co­ches ac­tua­les y en las au­to­vías pa­ra des­pla­zar­nos, pla­ga­das de se­ña­li­za­cio­nes lu­mi­no­sas y di­gi­ta­les de to­do ti­po, só­lo pue­do no en­ten­der la te­me­ri­dad de los im­pru­den­tes pro­vo­can­do muer­tes.

El mal, siem­pre el mal, eter­na­men­te en­fren­ta­do al bien. El mal en sus mil y so­fis­ti­ca­das for­mas de crí­me­nes, te­rro­ris­tas, dic­ta­do­res, co­rrup­tos, usu­re­ros, traf ican­tes, vio­la­do­res... ¿Y las en­fer­me­da­des, me di­rían? Las en­fer­me­da­des, cla­ro, son las en­fer­me­da­des. Cuan­do lle­gan, lle­gan. Pe­ro si me re­fie­ro a to­do lo que que­da fue­ra de ellas, a par­tir de la puer­ta de los hos­pi­ta­les tras re­ci­bir el al­ta, vi­vir po­dría es­tar muy cer­ca de ser un pa­raí­so. Vi­vir ten­dría al­go de fiesta glo­bal. Y la tier­na voz de Ams­trong no se­ría la her­mo­sa uto­pía de un des­pis­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.