SAN­TA CAM­PA­ÑA

El Dia de Cordoba - - Elecciones Generales - AL­BER­TO GRIMALDI

LA­pri­me­ra in­ten­ción de Pedro Sán­chez –se­gún su­pi­mos los es­pa­ño­les por un te­le­ti­po es­cri­to na­da más y na­da me­nos que por el presidente de la agen­cia Efe– era con­vo­car es­tas elec­cio­nes el día de ayer. Ten­dría­mos hoy que es­tar es­cu­dri­ñan­do el re­sul­ta­do. Con­vo­car a las ur­nas el 14 de abril era ten­ta­dor. Pe­ro el gui­ño re­pu­bli­cano se to­pó con la Igle­sia, o ca­si: era Do­min­go de Ra­mos.

La re­ti­cen­cia de los ba­ro­nes del PSOE a un Su­per­do­min­go que hi­cie­se coin­ci­dir co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cos (del ar­tícu­lo 143), eu­ro­peos y ge­ne­ra­les lle­va­ba a La Mon­cloa a en­ca­jar la fe­cha en­tre el no al Pre­su­pues­to y ese 26 de ma­yo.

La so­lu­ción: lle­var­nos a don­de va­mos: el 28 de abril. Y con ello, por pri­me­ra vez, la mi­tad de la cam­pa­ña elec­to­ral coin­ci­di­rá con la Se­ma­na San­ta y el lu­nes de Pas­cua, fes­ti­vo par­cial.

Las cam­pa­ñas son en Es­pa­ña –ha­ce años– abu­rri­das, pres­cin­di­bles: pen­sa­das só­lo pa­ra las te­les. Ob­so­le­tas, es cier­to.

Pe­ro en una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre so­bre si el di­bu­jo que ha­cen los son­deos, por la bol­sa de in­de­ci­sos, es fiel a la

reali­dad o un tram­pan­to­jo, la cam­pa­ña com­pe­ti­rá con el asue­to, la es­ca­pa­da o la devoción, se­gún el ca­so. Hay ries­go cier­to de que su­me ha­cia la des­co­ne­xión y, en el peor de los ca­sos, la des­mo­vi­li­za­ción.

Cuan­do la ru­ti­na vuel­va a go­ber­nar la vi­da de ca­da cual se­rán los úl­ti­mos días del pla­zo le­gal pa­ra pe­dir el vo­to pa­ra sa­ber quién de ver­dad nos go­ber­na­rá: a to­dos, vo­te­mos o no.

¿Y a quién be­ne­fi­cia es­to? Ha­bría que pen­sar que quien tie­ne la ven­ta­ja cons­ti­tu­cio­nal de con­vo­car las elec­cio­nes cuan­do le plaz­ca lo ha con­si­de­ra­do y, en con­se­cuen­cia, lo ha eje­cu­ta­do. Los da­tos nos di­cen que, his­tó­ri­ca­men­te, la des­mo­vi­li­za­ción, la abstención, ha per­ju­di­ca­do ha­bi­tual­men­te a la iz­quier­da. Pe­ro tam­bién es cier­to que nun­ca hu­bo tan­ta di­vi­sión en la de­re­cha co­mo aho­ra.

Qui­zás só­lo el re­sul­ta­do sea ca­paz de ex­pli­car­lo, y pro­ba­ble­men­te de for­ma par­cial: habrá más fac­to­res que lo mo­ti­ven. Pe­ro mien­tras via­ja, des­can­sa o ha­ce pe­ni­ten­cia Es­pa­ña se se­gui­rá ju­gan­do su fu­tu­ro.

Sin sa­ber si los son­deos son fie­les a la reali­dad o un tram­pan­to­jo, el in­de­ci­so via­ja­rá o ha­rá pe­ni­ten­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.