FRA­SES HE­CHAS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

CO­MO es­te vi­cio mío –lú­bri­co y so­li­ta­rio– de es­cri­bir afo­ris­mos lo co­no­ce más de uno, a me­nu­do me ha­cen es­ta pre­gun­ta: ¿los es­ló­ga­nes son afo­ris­mos? En­ton­ces yo me echo las ma­nos a la ca­be­za y, ha­cien­do es­pan­ti­jos, cuen­to que los es­ló­ga­nes quie­ren per­sua­dir, no cues­tio­nar; no te ha­cen más li­bre, son com­pla­cien­tes, no es­cue­cen ni ara­ñan en el pen­sa­mien­to. Es­tán pen­sa­dos pa­ra que no pen­se­mos. Usan el do­ble sen­ti­do, pe­ro sus fi­nes na­da tie­nen que ver con los del afo­ris­mo. En la Es­pa­ña in­de­ci­sa de hoy, a al­gu­nos pu­bli­cis­tas de los par­ti­dos en li­za se le han re­tor­ci­do los cuer­nos. Se es­tán vien­do pi­rue­tas muy mer­de­llo­nas: fa­kes, to­re­ros que es­tán pa­ra de­vol­ver­los, de­ba­tes te­le­vi­si­vos en los que se in­vi­tan a las li­de­re­sas, y que no ha­cen más que po­ner de ma­ni­fies­to que las pri­me­ras si­guen sien­do las se­gun­do­nas de sus par­ti­dos. Ca­da vez que Díaz Ayu­so re­pi­te la ex­pre­sión “en po­si­ti­vo” se mue­re un ga­ti­to. Las fra­ses he­chas de­no­tan fla­ci­dez de en­ten­de­ras e in­hi­ben el pen­sa­mien­to crí­ti­co ne­ga­ti­vo, que hoy re­sul­ta más pre­ci­so que esa po­si­ti­vi­dad –o “po­si­ti­vis­mo”, co­mo di­cen quie­nes se pa­sa­ron la

Fi­lo­so­fía por el Círcu­lo de Vie­na– que se pre­go­na des­de aque­lla cam­pa­ña del PSOE del 96.

Leo que el PSOE y el par­ti­do for­ma­do por quie­nes hoy vol­ve­rían a ma­tar de pe­na a Mi­guel de Una­muno coin­ci­die­ron en el le­ma La Es­pa­ña que quie­res. El es­lo­gan Haz que pa­se, tam­bién del PSOE, jun­to a la ca­ra de Sán­chez, pa­re­ce que lo ha es­cri­to su peor enemi­go. Pue­do in­ter­pre­tar­lo co­mo Haz que ocu­rra, o bien co­mo Haz que pa­se Sán­chez, que no se que­de. El Va­lor se­gu­ro del PP tam­bién pue­de te­ner do­ble sen­ti­do; va­lor se­gu­ro pa­ra que no se les es­ca­pen los li­be­ra­lis­tas y el va­lor se­gu­ro que se les su­po­ne a los quin­tos. Tan a lo se­gu­ro van que se han co­la­do: Ca­sa­do sa­le con ca­ra de an­ti­guo, y de fon­do del car­tel, un mu­ro, o ta­pia. ¡Qué sím­bo­lo! Al­bert Ri­ve­ra, di­ná­mi­co, sa­le ama­gan­do que ca­mi­na, de fren­te y bas­cu­la­do in­có­mo­da­men­te ha­cia de­lan­te, jun­to al es­lo­gan ¡Va­mos! “¿Pa­ra dón­de?”, dan ga­nas de pre­gun­tar. Uni­das Po­de­mos com­par­ten con el PSOE co­ra­zon­ci­tos –los emo­jis, que ha­cen mu­cho da­ño– y, co­mo an­tes pe­ca­ran por ex­ce­so de lí­der, aho­ra lo ha­cen por de­fec­to. Abas­cal (que se cree­rá la Bel­tra­ne­ja, pe­ro sa­le en la fo­to con ca­ra de aben­ce­rra­je) di­ce “Por Es­pa­ña”, con un pun­to al fi­nal de Es­pa­ña, ce­rrán­do­la, a cal y can­to. Las fra­ses he­chas y hue­ras se des­mon­tan mejor que un mue­ble del Ikea. En es­tos días ten­ga siem­pre a mano su mejor des­tor­ni­lla­dor: la in­te­li­gen­cia.

Ca­da vez que Díaz Ayu­so di­ce “en po­si­ti­vo” se mue­re un ga­ti­to. Las fra­ses he­chas in­hi­ben el pen­sa­mien­to crí­ti­co

CAR­MEN CA­MA­CHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.