Un mi­nis­tro ‘cu­ne­ro’ sin com­ple­jos

Sán­chez ha he­cho con su mi­nis­tro del In­te­rior lo mis­mo que Za­pa­te­ro con el su­yo, Ru­bal­ca­ba: lle­var­lo a Cá­diz No es una per­so­na ca­ta­lo­ga­ble ideo­ló­gi­ca­men­te

El Dia de Cordoba - - España -

FER­NAN­DO Gran­de-Marlaska, vas­co del 62, no tie­ne pro­ble­mas con el qué di­rán. No le tem­bló la mano en­vian­do a Ote­gi a pri­sión cuan­do era un juez ame­na­za­do por ETA, ni cuan­do im­pi­dió la ex­car­ce­la­ción de De Jua­na Chaos o im­pul­só la vía Nan­cla­res de agru­pa­mien­to de los pre­sos eta­rras arre­pen­ti­dos. O cuan­do in­dig­nó a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del Yak 42 ar­chi­van­do la cau­sa. No es Gran­de-Marlaska juez dog­má­ti­co, ni pro­gre­sis­ta ni tam­po­co con­ser­va­dor, aunque fue ele­va­do a vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial a pro­pues­ta del PP.

Pa­ra ser un ti­po que se lleva bien con to­do el mun­do, Marlaska (In­te­rior) com­par­te Con­se­jo de Mi­nis­tros con an­ti­guas com­pa­ñe­ras de cu­rro, Mar­ga­ri­ta Robles (De­fen­sa) y Do­lo­res Del­ga­do (Jus­ti­cia), que no es­tán en­tre su círcu­lo de amis­ta­des. En­tre los tres se las han te­ni­do tie­sas y siem­pre es­tá la fi­gu­ra de Bal­ta­sar Gar­zón de fon­do.

Y bueno, lue­go lo otro, que es lo que to­do el mun­do sa­be de Marlaska. Que un día di­jo que era ho­mo­se­xual y qué. Lo hi­zo sin es­tri­den­cias, se ca­só con su no­vio Gor­ka, lo pu­bli­có la re­vis­ta Ze­ro, don­de bue­na par­te de la so­cie­dad inf lu­yen­te es­pa­ño­la sa­lía del ar­ma­rio, y adop­tó un gal­go. Marlaska es Marlaska y si hay al­go se­gu­ro es que no es de Cá­diz.

Con to­dos es­tos ítems hay que com­po­ner el men­sa­je, pa­ra gran dis­gus­to del PSOE pro­vin­cial, que Pe­dro Sán­chez ha que­ri­do trans­mi­tir si­tuan­do a uno de los jue­ces más co­no­ci­dos de Es­pa­ña, pe­ro no juez-es­tre­lla, co­mo ca­be­za de lis­ta

por Cá­diz, al igual que Za­pa­te­ro hi­zo con otro mi­nis­tro de In­te­rior, Ru­bal­ca­ba, quien aca­bó to­man­do apre­cio a la cir­cuns­crip­ción.

To­do lo que sa­be Marlaska de Cá­diz, di­cho por él mis­mo, es lo que ha ex­traí­do de pa­sar una se­ma­na al año en Cos­ta Ba­lle­na, la ur­ba­ni­za­ción de cla­se me­dia de Ro­ta don­de tie­ne una ca­sa su her­ma­na. Aho­ra es­tá apren­dien­do más con los da­tos que le pa­san y con su pre­sen­cia ca­si con­ti­nua en la pro­vin­cia. Ha­bla va­ga­men­te de lo que lee so­bre la de­ca­den­cia de la in­dus­tria y que la pro­vin­cia es­tá pa­ra me­ter­le de una vez un plan se­rio que la sa­que del ro­lli­to del pa­raí­so del sur y ofrez­ca al­go más de atrac­ti­vo em­pre­sa­rial el res­to del año. En eso lle­va­mos dé­ca­das. Ya se ha es­cu­cha­do de to­do. Marlaska no va a des­cu­brir na­da.

Pa­re­ce ser que, por su cau­sa o por otras, ha es­ta­do efi­caz du­ran­te su pa­so por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en la ba­ta­lla por dar fin a es­ta tem­po­ra­da de Nar­cos en la que el clan de Los Cas­ta­ña fi­gu­ra­ba en los cré­di­tos co­mo guio­nis­ta. Los re­yes del ha­chís del Es­tre­cho ha­ce tiempo que duer­men a la som­bra. Se con­si­guió en cuan­to lle­ga­ron me­dios.

Pu­so pie en pa­red con la ta­rea de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo en las cos­tas ma­rro­quíes, res­ca­tan­do pa­te­ras tras un ve­rano de locos y un oto­ño de­sola­do­ra­men­te trá­gi­co con el nau­fra­gio de la de Los Ca­ños y sus 23 muer­tes. El in­creí­ble ba­lan­ce ex­po­nen­cial de 2018 se de­tu­vo, pe­ro el sal­do fi­nal fue de ré­cord.

Tam­bién em­pe­zó su man­da­to mi­nis­te­rial ha­blan­do de qui­tar las con­cer­ti­nas en las va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla (¿pa­ra qué que­rra Vox un mu­ro? Ya hay dos y cor­tan), pe­ro ahí si­guen las con­cer­ti­nas.

La Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía, cuer­pos dis­ci­pli­na­dos pe­ro más ideo­lo­gi­za­dos en­tre sus man­dos in­ter­me­dios de lo que mu­cha gen­te cree, no es que vean al mi­nis­tro con bue­nos ojos, pe­ro ya han des­cu­bier­to al­go de su nue­vo je­fe: no es un pe­li­gro­so iz­quier­dis­ta. No les pa­sa lo mis­mo a los sin­di­ca­tos de fun­cio­na­rios de pri­sio­nes, y en Cá­diz hay cua­tro cár­ce­les –una de ellas una de las más du­ras de Es­pa­ña, Puer­to 1–, con los que Marlaska mues­tra su per­fil más du­ro y man­tie­ne un pul­so en­car­ni­za­do.

Ha­bría que ana­li­zar si en el cas­ting de ju­nio, cuan­do Pe­dro Sán­chez hi­zo sus fi­cha­jes –aho­ra no ha fi­cha­do, se ha li­mi­ta­do car­gar­se a los que vo­ta­ron a Su­sa­na Díaz en aquel due­lo al sol–, Gran­de

No tie­ne pro­ble­mas con el qué di­rán. Di­jo que era ho­mo­se­xual y qué. Y lue­go adop­tó un gal­go

Se ha ga­na­do a Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil, pe­ro man­tie­ne un pul­so en las pri­sio­nes

Marlaska tam­bién ju­ga­ba la ba­za de la cuo­ta de la li­ber­tad se­xual. A es­tas al­tu­ras exis­te una in­men­sa ma­yo­ría de es­pa­ño­les a los que les im­por­ta bien po­co el se­xo de con quien duer­ma ca­da quien. Pe­ro Marlaska, que no ha­ce de eso ban­de­ra y ha­ce muy bien, no me­te­rá eso en sus dis­cur­sos mien­tras no sea ne­ce­sa­rio, lo que ha­bla bien de nues­tra so­cie­dad. Bas­tan­te tie­ne con pre­gun­tar­se qué ha­go yo aquí y ha­cer un cur­so ace­le­ra­do de por qué Cá­diz es una de las pro­vin­cias más com­ple­jas y más po­bres de nues­tro país.

JOR­GE DEL ÁGUI­LA

Co­mo mi­nis­tro en su pri­me­ra vi­si­ta a una de las pla­zas más com­ple­jas pa­ra to­do mi­nis­tro de In­te­rior, Al­ge­ci­ras.

Con Bo­ris Izaguirre, en la pre­sen­ta­ción de una cam­pa­ña con­tra el si­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.