El enig­ma del hom­bre del­ga­do

Franck Mau­bert pu­bli­ca ‘El hom­bre que ca­mi­na’, un acer­ca­mien­to en­tre el en­sa­yo y la me­mo­ria sen­ti­men­tal a la cé­le­bre es­cul­tu­ra de Giacometti, a quien el Pra­do ce­le­bra con una gran mues­tra

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Ja­vier Gon­zá­lez-Cot­ta

Siem­pre nos ha pa­re­ci­do muy acer­ta­do lo que de­cía Al­ber­to Giacometti: “¿No cree que es una aven­tu­ra mu­cho más pe­li­gro­sa pin­tar un ros­tro que un via­je a Egip­to?”. En el re­co­rri­do de un ros­tro, uno ha­lla la tem­pes­tad y la ti­nie­bla, el enig­ma y la du­da. Por Bor­ges sa­be­mos tam­bién que no hay ma­yor aven­tu­ra en el tiempo que el pa­cien­te tra­za­do de di­bu­jos y lí­neas so­bre el que aca­ba af lo­ran­do un ma­pa: la ca­ra, el ros­tro de un hom­bre.

Aho­ra aca­ba de llegar a las li­bre­rías un en­sa­yo en torno a la que es, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, la obra más co­no­ci­da del es­cul­tor y pin­tor sui­zo, El hom­bre que ca­mi­na. Fir­ma es­te hí­bri­do en­tre el en­sa­yo, la bio­gra­fía y la pro­pia me­mo­ria sen­ti­men­tal el es­cri­tor fran­cés Franck Mau­bert. La que ha aca­ba­do sien­do una de las es­cul­tu­ras más cé­le­bres de la his­to­ria del ar­te la in­cor­po­ró Mau­bert a su pai­sa­je in­te­rior una le­ja­na tar­de de agosto de 1973, cuan­do la con­tem­pló por vez pri­me­ra en la Fun­da­ción Maeght de Saint-Paul-de-Vence, con se­de en Fran­cia.

Mau­bert, au­tor tam­bién de Con­ver­sa­cio­nes con Fran­cis Ba­con y La úl­ti­ma mo­de­lo (am­bos pu­bli­ca­dos en Acan­ti­la­do y el úl­ti­mo, de he­cho, de­di­ca­do a una mu­sa del pro­pio Giacometti), ha con­ver­ti­do al gran ar­tis­ta en su acom­pa­ñan­te ami­go. Es, de he­cho, el hom­bre que ha ca­mi­na­do a su la­do, a ima­gen y se­me­jan­za de la mí­ti­ca y es­cuá­li­da fi­gu­ra. En es­ta obra pa­re­ce sin­te­ti­zar­se la con­di­ción de to­do hom­bre: an­dar, se­guir en ca­mino. Nietzs­che aso­ma por en­tre la sen­da pa­ra de­cir­nos que los me­jo­res pen­sa­mien­tos le vie­nen al hom­bre cuan­do ca­mi­na.

Al­ber­to Giacometti (Bor­go­no­vo, 1901–Coi­ra, 1966) reali­zó nu­me­ro­sos mo­de­los de El hom­bre que ca­mi­na. To­dos aca­ba­ron des­trui­dos. Só­lo cua­tro obras se con­ser van y lle­van el tí­tu­lo de su se­rie de ca­mi­nan­tes fi­li­for­mes. La pri­me­ra la creó en 1947 y la ex­pu­so en la ga­le­ría Pie­rre Ma­tis­se de Nue­va York. Des­pués ven­drían El hom­bre que ca­mi­na I y El hom­bre que ca­mi­na II, crea­das pa­ra el pro­yec­to del Cha­se Man­hat­tan Bank en 1960 y 1961. Por úl­ti­mo, El hom­bre que ca­mi­na III que­da­rá in­con­clu­so, en ye­so pin­ta­do tra­ba­ja­do con es­pá­tu­la, y con una pier­na de va­ri­lla de hie­rro (la obra, la más al­ta de to­das, se ex­po­ne en la Fun­da­ción Al­ber­to y An­net­te Giacometti).

En fe­bre­ro de 2010, la em­pre­sa de subas­tas Sot­heby’s con­vir­tió El hom­bre que ca­mi­na I en lo que si­gue sien­do hoy por hoy: la es­cul­tu­ra más ca­ra del mun­do (74,2 mi­llo­nes de eu­ros). Pe­ro el as­pec­to más es­pu­rio del di­ne­ro –pa­ra fes­tín, eso sí, de l os he­re­de­ros– no ha man­cha­do el au­ra, la on­du­la­ción que si­gue pro­vo­can­do el hom­bre del­ga­do.

Mau­bert só­lo nos ha­ce en el li­bro un es­bo­zo per­so­nal, si bien bre­ve, acer­ca de quién fue el ar­tis­ta sui­zo (Yves Bon­na­foy ya es­cri­bió en su día el mo­nu­men­tal Giacometti). Fue un tra­ba­ja­dor in­fa­ti­ga­ble, he­ren­cia quién sa­be si de los ba­jíos del cal­vi­nis­mo. Su ob­se­sión por el cas­ti­go di­vino, el tra­ba­jo, no ca­sa bien con la vi­da bohe­mia y noc­tí­va­ga de aquel Pa­rís inmortal que tam­bién vi­vió el an­gu­lo­so pe­ro atrac­ti­vo Al­ber­to. Pue­de de­cir­se que El hom­bre

que ca­mi­na ha­lla su ori­gen en la pie­za del ca­mi­nan­te del an­ti­guo Egip­to y en la fi­gu­ri­lla del ar­te etrus­co La som­bra del

atar­de­cer (si­glo III a.C.). Pe­ro su in­me­dia­to pre­cur­sor, tal y co­mo se na­rra en un be­llo pa­sa­je del li­bro, se­rá el otro hom­bre que ca­mi­na tra­za­do por Ro­din en 1907, a quien Giacometti, con só­lo 14 años, des­cu­brió una le­ja­na Na­vi­dad al ho­jear un li­bro en una li­bre­ría (el li­bro le cos­tó lo que el bi­lle­te de tren de vuelta a ca­sa y tu­vo que llegar an­dan­do).

La si­len­te gra­ve­dad que pro­vo­ca ver la es­cul­tu­ra, in­ser­ta en el va­cío to­tal, tie­ne que ver con esa sen­sa­ción que des­pren­de de des­va­li­mien­to y, a la vez, de em­pe­ño y de­nue­do. Hay quien la iden­ti­fi­ca co­mo esen­cia cor­pó­rea del exis­ten­cia­lis­mo de Sar­tre (Giacometti tra­bó amis­tad y en­fa­do con el fi­ló­so­fo). A raíz de un ac­ci­den­te, el es­cul­tor se frac­tu­ró un pie y pa­de­ció de co­je­ra pa­ra to­da la vi­da. Y es es­ta ines­ta­bi­li­dad de los pies en el sue­lo lo que pa­re­ce tras­la­dar­se a los pies igual­men­te de­for­mes y zam­bos de El hom­bre que ca­mi­na, co­mo apre­ció Jean Ge­net.

Si pa­ra De­la­croix el de­lei­te con­sis­tía en apre­ciar el po­der si­len­cio­so de la pin­tu­ra, pa­ra Mau­bert El hom­bre que ca­mi­na trans­mi­te el po­der si­len­cio­so de la es­cul­tu­ra. El crea­dor del hom­bre del­ga­do par­te siem­pre de un blo­que, de una ma­sa. Esa ma­sa in­for­me es el va­cío. “Cuan­do na­ce la es­cul­tu­ra, cuan­do to­ma for­ma, con sus ma­te­ria­les po­bres y su es­truc­tu­ra en­de­ble, ahí es­tá su fra­gi­li­dad. Es su pro­pio te­ma, co­mo un ser que de­be so­por­tar la vi­da y sus mo­men­tos de pul­ve­ri­za­ción, de per­di­ción”, es­cri­be Mau­bert.

Al­ber­to Giacometti, el hom­bre que era el es­pe­jo lán­gui­do de su ca­mi­nan­te, lo di­jo a su mo­do: “In­ten­to atra­par a tien­tas en el va­cío el hi­lo blan­co de lo ma­ra­vi­llo­so”.

La es­cuá­li­da fi­gu­ra sin­te­ti­za la con­di­ción de to­do hom­bre: an­dar, se­guir en ca­mino Con su si­len­te gra­ve­dad, la obra des­pren­de des­va­li­mien­to y, a la vez, em­pe­ño y de­nue­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.