LOS OTROS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

TRAS lo su­ce­di­do en Ren­te­ría, ve­mos que el PNV se que­ja de que sus chi­cos cai­gan en las pro­vo­ca­cio­nes de gen­te ex­tran­je­ra, a to­das lu­ces ma­lin­ten­cio­na­da, mien­tras que el se­ñor Eche­ni­que se­ña­la a Ciu­da­da­nos co­mo res­pon­sa­ble úl­ti­mo de los al­ter­ca­dos. Al­ter­ca­dos que, de go­ber­nar su je­fe, el se­ñor Igle­sias, no ocu­rri­rían nun­ca, ya que el se­ñor Igle­sias se ofrece co­mo ga­ran­te so­li­ta­rio y pa­la­dín pe­núl­ti­mo de cual­quier vin­di­ca­ción te­rri­to­rial que obre con­tra la in­te­gri­dad de Es­pa­ña. El pro­ble­ma, cla­ro, son los otros. Los otros que de­cía Sar­tre (“el in­fierno son los otros”); pe­ro, so­bre to­do, los

otros que ne­ce­si­ta el uno na­cio­na­lis­ta pa­ra sen­tir el pe­so y la pu­re­za de la ra­za.

La ma­lig­ni­dad in­gé­ni­ta del na­cio­na­lis­mo no re­si­de en la cau­te­la hi­pó­cri­ta con que de­plo­ra, por igual, la exis­ten­cia de agre­so­res y agre­di­dos. Su na­tu­ra­le­za omi­no­sa y pre­mo­der­na re­si­de en la ex­tran­je­ri­za­ción del ve­cino pa­ra lue­go pro­ce­der a su sa­cri­fi­cio, a su ex­pul­sión, cuan­do no a una in­to­le­ra­ble mez­cla de am­bas co­sas. Que el se­ñor Es­te­ban o el se­ñor Or­tú­zar la­men­ten la pro­vo­ca­ción de Ciu­da­da­nos ten­drían al­gún va­lor si di­cha pro­vo­ca­ción no con­sis­tie­ra en que una mu­jer, cu­yo her­mano mu­rió ase­si­na­do allí, en aras del ideal aber­tza­le, quie­ra ha­blar en las ca­lles y pla­zas de su tie­rra. Es­to, se­gún las vo­ces au­to­ri­za­das del PNV, es un ges­to de hos­ti­li­dad ma­ni­fies­ta que, co­mo es ló­gi­co, so­bre­sal­ta los áni

mos de su mu­cha­cha­da, de por sí bue­na, leal y ho­nes­ta. Tam­bién pa­ra el se­ñor Eche­ni­que, cu­ya vo­ca­ción de Tor­que­ma­da pos­mo­derno no aca­ba de re­co­no­cér­se­le, la pre­sen­cia de la se­ño­ra Pa­ga­zaur­tun­dúa es una in­si­dia abo­mi­na­ble, fru­to del odio. Pe­ro, cla­ro, si la se­ño­ra Pa­ga­zaur­tun­dúa no es hi­ja de su tie­rra, ¿de dón­de es? Y yen­do al co­ra­zón del asun­to: ¿quié­nes y en nom­bre de qué es­ta­ble­cen su ex­tran­je­ri­dad o no, su le­gi­ti­mi­dad o no, su sen­ci­llo de­re­cho a la exis­ten­cia?

De es­ta ra­di­cal vio­len­cia ha vi­vi­do el PNV en los úl­ti­mos cua­ren­ta años. Tam­bién ese ca­ta­la­nis­mo que, con Pu­jol, dis­tin­gue en­tre na­ci­dos en Ca­ta­lu­ña, co­mo Bo­rrell, y ver­da­de­ros ca­ta­la­nes, co­mo el pro­pio se­ñor Pu­jol y su pro­ge­nie au­ño­na y un po­co de­lin­cuen­te. Se trata, co­mo ve­mos, de un lar­go y me­di­ta­do pro­ce­so de ex­tran­je­ri­za­ción, don­de una par­te de la so­cie­dad, la par­te na­cio­na­lis­ta y an­ti­de­mo­crá­ti­ca, ex­clu­ye y opri­me a quie­nes no dis­fru­tan de su cre­do. Lue­go lle­ga el se­ñor Eche­ni­que y di­ce que los opri­mi­dos vie­nen pro­vo­can­do. Y es así, pre­ci­sa­men­te así, co­mo el se­ñor Eche­ni­que se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro hom­bre de pro­gre­so.

Si la se­ño­ra Pa­ga­zaur­tun­dúa no es hi­ja de su tie­rra, ¿de dón­de es? ¿Y quié­nes es­ta­ble­cen su ex­tran­je­ri­dad o no?

MA­NUEL GRE­GO­RIO GON­ZÁ­LEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.