Se­ño­ra de nues­tro tiempo

El Dia de Cordoba - - Sociedad - Án­gel Alon­so Arro­ba PA­RÍS

Ar­de No­tre Da­me. Ar­den ma­de­ra y pie­dra y se ha­ce ce­ni­za la his­to­ria. Pol­vo se­rán, mas pol­vo enamo­ra­do. Me di­go a mí mis­mo que hay cier­ta es­tu­pi­dez en llo­rar por un edi­fi­cio. ¿Aca­so llo­ro por esas víc­ti­mas dia­rias de la gue­rra, del ham­bre, de la in­jus­ti­cia? ¿Qué sen­ti­do tie­ne el llan­to por la pie­dra que­ma­da fren­te a los mu­chos ni­ños que mo­ri­rán hoy en Si­ria, Li­bia, Su­dán, o el emi­gran­te anó­ni­mo que pe­re­ce­rá aho­ga­do en el Es­tre­cho?

En­ton­ces en­cuen­tro esas lá­gri­mas en los ojos de mis hi­jas, que sien­ten que han per­di­do al­go su­yo. Mue­re su in­fan­cia pa­ri­si­na, y con ella mue­re tam­bién una par­te de nues­tras vi­das. Re­cuer­do ese pri­mer en­cuen­tro con Pa­rís, a los die­ci­séis: tren noc­turno des­de Cha­mar­tín, Ga­re de Aus­ter­litz, ori­lla iz­quier­da, Quai de la Tour­ne­lle. Ahí es­tá ella: im­po­nen­te, al­ti­va, desafian­te, inigua­la­ble­men­te be­lla. Pa­ra­da obli­ga­da en pos­te­rio­res vi­si­tas. Y, fi­nal­men­te, com­pa­ñe­ra de via­je en los do­ce años que lle­va­mos en es­ta ciu­dad. Tes­ti­go de las que­da­das en Saint Mi­chel. Si­lue­ta en los atar­de­ce­res des­de la Ille Saint Louis, he­la­do en mano. Pa­seos de fin de se­ma­na. Ba­teau­bus. Na­vi­dad. Te­rra­za del IMA. Ca­fé en Sha­kes­pea­re&Co. Co­lum­pios a la som­bra del áb­si­de, en la pla­za Jean XXIII.

Me doy cuen­ta de que el llan­to sí tie­ne sen­ti­do por­que son nues­tros re­cuer­dos los que dan vi­da a esa pie­dra que hoy lu­cha por su vi­da. ¿Po­drán mis lá­gri­mas apa­gar ese fue­go? Ho­ras de in­cer­ti­dum­bre en las que to­do pa­re­ce ve­nir­se aba­jo. Ar­de No­tre Da­me y ar­de Pa­rís con ella. Te­mo que el co­ra­zón que la­te en mi­tad de ese bos­que de ve­nas y ar­te­rias que es el Se­na se pa­re. Que su au­rí­cu­la y ven­trícu­lo co­lap­sen. Es en ese mo­men­to cuan­do re­na­ce la es­pe­ran­za. Las to­rres es­tán a sal­vo. Tam­bién im­por­tan­tes te­so­ros. El fue­go amai­na. ¡No­tre Da­me re­sis­te! Se obra el mi­la­gro de la so­li­da­ri­dad: se unen los po­lí­ti­cos, flu­yen las ca­de­nas hu­ma­nas, se ele­van cán­ti­cos en la vi­gi­lia, bri­lla por en­ci­ma del fue­go el va­lor so­bre­hu­mano de los sa­peurs-pom­piers. La de­vas­ta­ción y el desáni­mo dan pa­so a la es­pe­ran­za: cet­te cat­he­dra­le nous la re­ba­ti­rons!

Y es hoy, mien­tras Pa­rís vuel­ve a lu­cir su cie­lo ce­ni­cien­to en es­ta pri­ma­ve­ra que nun­ca lle­ga, cuan­do me pre­gun­to: ¿por qué? ¿Por qué só­lo va­lo­ra­mos lo que te­ne­mos una vez per­di­do? ¿Por qué da­mos tan­tas co­sas por he­chas? ¿Por qué no sa­bo­rea­mos ca­da día, ca­da des­per­tar, co­mo si hoy pu­die­ra ser el úl­ti­mo? ¿Por qué só­lo sa­ca­mos lo mejor de no­so­tros mis­mos –co­mo so­cie­dad, co­mo per­so­nas– en los mo­men­tos más te­rri­bles?

Me pre­gun­to si esa vie­ja ca­te­dral, sím­bo­lo eu­ro­peo y de re­sis­ten­cia más allá de sus raí­ces ga­las o cris­tia­nas, no nos es­ta­rá man­dan­do un men­sa­je. Ar­den nues­tras de­mo­cra­cias y con­sen­sos, cons­trui­dos con tan­to su­dor in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. Ar­den la so­li­da­ri­dad y nues­tros prin­ci­pios más hu­ma­nos, víc­ti­mas del egoís­mo y del mie­do al otro. Ar­den los pi­la­res de ese or­den de post­gue­rra que nos ha guia­do en las úl­ti­mas sie­te dé­ca­das, con sus lu­ces y som­bras pe­ro con la paz y la con­vi­ven­cia co­mo blan­ca ban­de­ra. ¿Es po­si­ble una res­tau­ra­ción sin fue­gos? ¿Des­per­te­mos só­lo, al igual que ano­che, cuan­do se con­su­ma el ar­te­so­na­do y sea de­ma­sia­do tar­de? ¿Re­sis­ti­rán nues­tras to­rres? ¿Cuán te­rri­ble ten­drá que ser la tra­ge­dia has­ta que sa­que­mos lo mejor de no­so­tros mis­mos? No­tre Da­me es nues­tra con­cien­cia. No­tre Da­me es nues­tro tiempo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.