“Va­lo­res eu­ro­peos co­mo la to­le­ran­cia y la con­vi­ven­cia es­tán aho­ra en pe­li­gro”

● El poe­ta pa­les­tino, no­mi­na­do al Man Boo­ker Pri­ze, se es­tre­na en el gé­ne­ro del re­la­to cor­to con ‘Chis­tes pa­ra mi­li­cia­nos’, una du­ra y áci­da radiografía de la gue­rra vis­ta des­de los ojos de un ni­ño

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Isa­bel Var­gas

Ma­zen Maa­rouf (Bei­rut, 1978) vi­vió co­mo re­fu­gia­do pa­les­tino en el Lí­bano, en­tre di­lu­vios de fue­go y me­tra­lla, des­de su na­ci­mien­to. Apren­dió a con­vi­vir con la vio­len­cia y la des­hu­ma­ni­za­ción, pro­pias de un país en con­flic­to, des­de ni­ño. Fru­to de sus vi­ven­cias –y su ima­gi­na­ción– ha pu­bli­ca­do Chis­tes pa­ra mi­li­cia­nos (Alian­za, 2019), una du­ra y áci­da radiografía de la gue­rra vis­ta des­de los ojos de un ni­ño. Un pa­dre au­sen­te, una ma­dre en­tre­ga­da, un ni­ño in­ge­nuo, un tío con ín­fu­las de to­re­ro y has­ta una va­ca pro­ta­go­ni­zan el li­bro de re­la­tos don­de Maa­rouf con­ju­ga iro­nía e ima­gé­nes muy poé­ti­cas con fi­na li­te­ra­tu­ra.

En 2011, la Red In­ter­na­cio­nal de Ciu­da­des Re­fu­gio, una or­ga­ni­za­ción que ofrece re­ubi­car a es­cri­to­res per­se­gui­dos en una po­bla­ción se­gu­ra, le ofre­ció asi­lo en Rei­kia­vik. Aho­ra es el prin­ci­pal tra­duc­tor de li­te­ra­tu­ra is­lan­de­sa al ára­be y es­tá no­mi­na­do es­te año al pres­ti­gio­so Man Boo­ker Pri­ze.

–Su li­bro plas­ma una reali­dad muy du­ra: la de un lu­gar en gue­rra. ¿Es me­nos do­lo­ro­so con­tar es­to a tra­vés de los ojos de un ni­ño?

–Sí, la reali­dad es du­ra, pe­ro la vi­sión de los ni­ños es­ca­pa siem­pre a la cen­su­ra ló­gi­ca, la de la ra­zón. Los adul­tos so­le­mos pen­sar to­do an­tes de con­tar­lo, pe­ro un ni­ño no. La tra­ge­dia, cuan­do se cuen­ta a tra­vés de sus ojos, se con­vier­te en una tra­ge­dia in­ge­nua. Un ni­ño no se con­tro­la, ni emi­te jui­cios de va­lor. Un ni­ño es un ser li­bre.

–A pe­sar de los ho­rro­res que na­rra, ha­ce ga­la de un sen­ti­do del hu­mor agu­do. ¿Qué opi­na so­bre es­ta era de la co­rre­ción po­lí­ti­ca, en la que no tie­ne ca­bi­da el hu­mor? –Vi­vi­mos una épo­ca di­fí­cil. El es­cri­tor de­be ser una per­so­na equi­li­bra­da por­que si se so­bre­pa­san los lí­mi­tes del hu­mor, co­rre­mos el ries­go de con­ver­tir­lo en otra co­sa, de per­der esa car­ga iró­ni­ca. Hay que sa­ber ha­cer­lo pa­ra que no se con­vier­ta en una di­fa­ma­ción o en un chis­te fá­cil. Yo no te­mía a nin­gún ré­gi­men cuan­do es­cri­bí el li­bro. Ni que me ata­ca­ran o me en­car­ce­la­ran por es­cri­bir­lo. Mi crí­ti­ca no va di­ri­gi­da a nin­gún ré­gi­men. El úni­co al que te­mía era a mi pa­dre. En mi in­fan­cia pe­lea­ba mu­cho con él y eso se ha re­fle­ja­do en los re­la­tos. Me sor­pren­dió la reac­ción po­si­ti­va de mi pa­dre. Le gus­tó. In­clu­so pien­sa que se ha­rá fa­mo­so gra­cias al li­bro (ríe).

–Me in­tere­sa el per­so­na­je de la ma­dre. El ni­ño pa­sa de te­ner una re­la­ción ten­sa con ella a ado­rar­la por­que so­por­ta a su pa­dre, des­tro­za­do por la gue­rra. ¿La mu­jer es la gran he­roí­na del cuen­to? –To­tal­men­te. Mi ma­dre es el per­so­na­je prin­ci­pal del li­bro, el mo­ti­vo cen­tral de es­ta obra. Tie­ne que sa­ber que no­so­tros vi­vía­mos en un ba­rrio con­flic­ti­vo, en con­di­cio­nes muy du­ras. La re­la­ción con mi ma­dre era du­ra por­que en nues­tro ba­rrio los ni­ños em­pe­za­ron a lle­var pis­to­las. Es­ta­ba de mo­da. El que no lle­va­ba pis­to­la era el prin­ga­do. –Aquí pi­den iPho­ne...

–Aquí to­dos tus ami­gos tie­nen iPho­ne y tú quie­res te­ner uno. En aque­lla épo­ca, si que­rías ser el más guay te­nías que lle­var una pis­to­la. Mi ma­dre se opu­so siem­pre a que nos jun­tá­ra­mos con esos ni­ños. In­sis­tió mu­cho en que fué­ra­mos a la es­cue­la y no nos me­tié­ra­mos en líos. Esa du­re­za que yo pal­mé en mi ma­dre, esa in­sis­ten­cia en que fué­ra­mos per­so­nas cul­tas, su­po di­ri­gir­nos ha­cia un fu­tu­ro mejor. Siem­pre se lo agra­de­ce­ré. Es­te li­bro es­tá de­di­ca­do a ella.

–Ha pa­sa­do de dar cla­ses de Fí­si­ca y Quí­mi­ca en el Lí­bano a ser es­cri­tor de pleno de­re­cho en Is­lan­dia, don­de le ofre­cie­ron asi­lo. –Sa­bía que tar­de o tem­prano lo iba a de­jar. Leía mu­cho, pe­ro nun­ca es­cri­bí du­ran­te ese tiempo. Creo que en­se­ñar es­ta ma­te­ria me ha re­ve­la­do co­sas que yo des­co­no­cía. Me ha ayu­da­do a en­ten­der mejor la vi­da, nues­tras re­la­cio­nes y de­ta­lles que pa­sa­ban des­aper­ci­bi­dos. En cuan­to mis her­ma­nas aca­ba­ron sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y no tu­ve que ayu­dar­las eco­nó­mi­ca­men­te, lo de­jé. Na­die me en­ten­dió. In­clu­so al­gu­nos ami­gos pe­rio­dis­tas me di­je­ron que no lo con­se­gui­ría nun­ca. Pe­ro hi­ce co­mo el to­ro del re­la­to. Se­guí em­bis­tien­do.

–¿Qué re­pre­sen­ta el per­so­na­je del to­re­ro?

–En el Lí­bano se vi­vía un am­bien­te de gue­rra ci­vil. La gen­te an­da­ba de ma­la le­che. Cuan­do uno lle­ga­ba a la ca­sa, en­cen­día la te­le y se en­con­tra­ba con más vio­len­cia: co­rri­das de to­ros y lu­cha li­bre. Me pa­re­ció útil es­ta ima­gen, la de un hom­bre que sien­te un va­cío en su vi­da y trata de con­ver­tir­se en un to­re­ro pa­ra que el go­bierno es­pa­ñol le de un vi­sa­do. Es un re­la­to fan­tás­ti­co, en el que la me­tá­fo­ra es que las per­so­nas quie­ren es­ca­par de la du­ra reali­dad. La li­te­ra­tu­ra no so­lo ref le­ja la reali­dad más cru­da. A tra­vés de la li­te­ra­tu­ra po­de­mos ha­cer lo que que­ra­mos, y re­fle­jar esa vi­sión fan­tás­ti­ca de la reali­dad.

–¿Qué opi­na de la de­ri­va del con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí?

–La cau­sa pa­les­ti­na aún no ha ob­te­ni­do el de­re­cho que se me­re­ce. No se ha dic­ta­do jus­ti­cia pa­ra el pue­blo pa­les­tino. Ha­bla­mos de más de 700.000 re­fu­gia­dos que fue­ron ex­pul­sa­dos de sus ca­sas en 1948, en lo que se co­no­ce co­mo el día del desas­tre, la Nak­ba. Mu­chos se vie­ron obli­ga­dos a vi­vir en paí­ses ve­ci­nos. Mi fa­mi­lia se fue al Lí­bano. No hay na­da que de­mues­tre que soy li­ba­nés o pa­les­tino, ex­cep­to un pa­pe­li­to que di­ce que soy re­fu­gia­do pa­les­tino. Eso me ha cau­sa­do mu­chí­si­mas di­fi­cul­ta­des a lo lar­go de mi vi­da. Al­go tan sen­ci­llo co­mo via­jar a un país eu­ro­peo era im­po­si­ble. El mun­do de­be ser más jus­to y ayu­dar a un pue­blo que lu­cha por su jus­ta cau­sa a lo lar­go de de­ce­nas de años. Ha­go un lla­ma­mien­to éti­co. El mun­do ára­be atra­vie­sa una cri­sis. Ar­ge­lia atra­vie­sa una re­vo­lu­ción cí­vi­ca sin pre­ce­den­tes. Te­ne­mos un mun­do ri­co en ma­te­ria pri­mas, en his­to­ria,pe­ro co­rre­mos el ries­go de que se res­que­bra­je.Co­mo es­cri­tor, in­ten­to en­trar en con­tac­to con el otro, y es­tre­char un la­zo de co­mu­ni­ca­ción. –¿Qué le pa­re­ce que la ex­tre­ma de­re­cha eu­ro­pea ali­men­te la is­la­mo­fo­bia sin nin­gún des­ca­ro?

–No só­lo la ex­tre­ma de­re­cha. Tam­bién hay par­ti­dos so­cia­lis­tas hoy día que han asu­mi­do un dis­cur­so an­ti­in­mi­gra­ción. Es­to se de­be a una cri­sis ideo­ló­gi­ca en Eu­ro­pa. Los va­lo­res que te­nía Eu­ro­pa des­de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa (la to­le­ran­cia, la con­vi­ven­cia y la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos) es­tán aho­ra en pe­li­gro. Es­te pe­li­gro es só­lo com­pa­ra­ble al pe­rio­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Es inau­di­to que paí­ses eu­ro­peos cie­rren la puer­ta a los re­fu­gia­dos y mi­ren a otro la­do. Res­pec­to al is­lam, Eu­ro­pa tie­ne ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra ver más allá de la vi­sión re­duc­cio­nis­ta que quie­re im­po­ner al­gu­nos so­bre el is­lam.

Si so­bre­pa­sa­mos los lí­mi­tes del hu­mor, co­rre­mos el ries­go de con­ver­tir­lo en un chis­te ma­lo o una di­fa­ma­ción”

A tra­vés de la li­te­ra­tu­ra po­de­mos re­fle­jar una vi­sión fan­tás­ti­ca de la reali­dad y ha­cer lo que que­ra­mos”

CAR­LOS GIL

El es­cri­tor Ma­zen Maa­rouf (Bei­rut, 1978).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.