“En­ri­que Ur­bi­zu no de­ja es­pa­cio pa­ra la pe­ri­pe­cia, ni pa­ra la lí­ri­ca”

El Dia de Cordoba - - Televisión - Fran­cis­co An­drés Ga­llar­do

Es un ac­tor y di­rec­tor de An­do­rra. Isak Fé­rriz in­ter­pre­ta a uno de los her­ma­nos Gue­rre­ro en la se­rie Gi­gan­tes, la de En­ri­que Ur­bi­zu, pa­ra Mo­vis­tar +, jun­to a Da­niel Grao y Ne­ne Li­bra­do. Su per­so­na­je es el más ás­pe­ro y ru­do de los tres her­ma­nos (hi­jos de Jo­sé Co­ro­na­do en la fic­ción) en­fan­ga­dos en ne­go­cios su­cios y enfrentados a ri­va­les muy in­có­mo­dos.

Da­niel Gue­rre­ro es el más vis­ce­ral de los tres her­ma­nos. Ex re­clu­so, pa­re­ce que nun­ca tie­ne na­da que per­der...

–Es un ka­mi­ka­ze. Da­niel lo ten­dría muy di­fí­cil en la vi­da real. Pe­ro le va­lo­ro que sea una per­so­na que siem­pre va de fren­te. En el mun­do de los ma­los lo pre­fie­ro a los si­bi­li­nos.

¿Da­niel se sien­te víc­ti­ma de To­más (Da­niel Grao) que es quien lleva el con­trol?

–Son her­ma­nos, que se respetan tan­to co­mo se odian. Pe­ro es lo que de­cía: Da­niel es más trans­pa­ren­te. En la vi­da real de los de­lin­cuen­tes hay más la­dro­nes de guan­te blan­co, co­mo el que re­pre­sen­ta To­más.

En es­ta se­gun­da par­te de la se­rie, es­tre­na­da ha­ce po­cas se­ma­nas, los her­ma­nos Gue­rre­ro pa­re­cían de­rro­ta­dos. –Afor­tu­na­da­men­te por los ma­gos del guion lo que pa­re­cía un ca­lle­jón sin sa­li­da se con­vier­te en una hui­da ha­cia ade­lan­te. Hay mu­cho de road mo­vie, de wes­tern, en es­ta con­ti­nua­ción. Ur­bi­zu te po­ne a prue­ba en un ar­co dra­má­ti­co muy gran­de.

¿Es­ta­mos an­te una se­rie de una cru­de­za amar­ga?

–Co­mo su­ce­de en las pe­lí­cu­las de Ur­bi­zu aqui no hay con­ce­sión a la pe­ri­pe­cia, no hay es­ce­nas que so­bren y no hay es­pa­cio a la lí­ri­ca. Pa­san mu­chas co­sas en 40 mi­nu­tos, a rit­mo fre­né­ti­co. Hay es­ce­nas que van a fue­go len­to por­que tie­nen su sen­ti­do. Pe­ro na­da so­bra en Gi­gan­tes.

Hay mu­chas es­ce­nas de vio­len­cia ¿son com­pli­ca­das de ro­dar? –Si no hay pro­ble­mas téc­ni­cos to­das esas es­ce­nas tie­nen una so­la to­ma. Ur­bi­zu es de ir a la pri­me­ra. Pa­ra que to­do sal­ga con­tun­den­te se ha­bla mu­cho an­tes. Hay que dar el gol­pe al com­pa­ñe­ro exac­to, pa­ra que sea real sin ha­cer da­ño. Pe­ro hay con­tac­to en es­tas es­ce­nas.

¿Hay que es­tar en for­ma pa­ra ser un ti­po tan mal­va­do co­mo Da­niel Gue­rre­ro?

–Pa­ra el ro­da­je fui el úl­ti­mo en en­trar, mes y me­dio an­tes de co­men­zar a ro­dar. Me pu­se a en­tre­nar y a pre­pa­rar las es­ce­nas más du­ras.

Si no se usan do­bles ¿hay que ir a por to­das?

–Es­tu­vi­mos quin­ce días por los te­ja­dos de Opor­to. Y hu­bo te­jas ro­tas en nues­tras ca­rre­ras. Hay que vi­vir per­so­na­jes co­mo los de Gi­gan­tes.

Fé­rriz en la pre­sen­ta­ción en Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.