Sa­via nue­va pa­ra las co­fra­días

Los más jó­ve­nes se con­vier­ten en pro­ta­go­nis­tas de un Mar­tes San­to mar­ca­do por el buen tiempo

El Dia de Cordoba - - Portada - Lour­des Chaparro F. J. Can­ta­dor

Mar­tes San­to de ca­te­go­ría co­fra­de el de 2019. Un Mar­tes San­to ca­rac­te­ri­za­do por las es­tam­pas de­ja­das por la mu­chí­si­ma gen­te que, co­mo en los días an­te­rio­res, se echó a la ca­lle pa­ra ver a las seis co­fra­días que rea­li­za­ron su es­ta­ción de pe­ni­ten­cia: la Uni­ver­si­ta­ria, la Ago­nía, la San­gre, el Buen Su­ce­so, la San­ta Faz y el Pren­di­mien­to. Y un in­vi­ta­do de ex­cep­ción, el pre­si­den­te de la Jun­ta , Juan­ma Mo­reno, quien acu­dió al pal­co de la Agru­pa­ción de Her­man­da­des y Co­fra­días en la ca­rre­ra ofi­cial pa­ra con­tem­plar el dis­cu­rrir ha­cia la Mez­qui­ta-Ca­te­dral de la Uni­ver­si­ta­ria y de la San­gre, des­pués de ha­ber acu­di­do a las salidas del Pren­di­mien­to y de la Ago­nía. Un Mar­tes San­to en el que ade­más se tu­vo muy pre­sen­te el in­cen­dio que de­vo­ró la ca­te­dral de No­tre Da­me de Pa­rís y en el que elP­ren­di­mien­to rin­dió ho­me­na­je al mi­sio­ne­ro sa­le­siano po­zoaal­ben­se ase­si­na­do en aten­ta­do te­rro­ris­ta en Bur­ki­na Fa­so, An­to­nio Cé­sar Fer­nán­dez. Un Mar­tes San­to en el que, ade­más, los más pe­que­ños de­ja­ron cons­tan­cia de que el sen­ti­mien­to y la de­vo­ción co­fra­des vie­nen con ga­nas de que­dar­se.

LA AGO­NÍA

To­do el ba­rrio del Na­ran­jo se vuel­ca ca­da Mar­tes San­to con su her­man­dad, la Ago­nía, a la que ya el Sá­ba­do de Pa­sión acom­pa­ñó en vía cru­cis has­ta la San­ta Igle­sia Ca­te­dral. Fue el pró­lo­go de­vo­cio­nal a la sa­li­da en es­ta­ción de pe­ni­ten­cia del San­tí­si­mo Cris­to de la Ago­nía y de la Vir­gen de la Sa­lud des­de el pri­mer tem­plo de la dió­ce­sis.

La ima­gen ma­ria­na de Mi­guel Án­gel Gon­zá­lez Ju­ra­do rea­li­za­ba así su se­gun­da sa­li­da pro­ce­sio­nal tras es­tre­nar­se en la Se­ma­na San­ta de Cór­do­ba el pa­sa­do año. Con Fran­cis­co Ga­briel Car­bo­ne­ro co­mo ca­pa­taz y acom­pa­ña­da de la Ban­da de Mú­si­ca de Ca­bra, mos­tró no­ve­da­des en su pa­so de pa­lio. A los bor­da­dos de las bam­ba­li­nas del año pa­sa­do, se ha su­ma­do el es­treno de ja­rras y vi­le­te­ros.

La ima­gen cris­tí­fe­ra de An­to­nio Cas­ti­llo Ariza re­co­rrió las ca­lles de la ciu­dad acom­pa­ña­da por la Ban­da de Cor­ne­tas y Tam­bo­res de Ma­ría San­tí­si­ma de la Sa­lud ba­jo el ca­pa­taz­go de Je­sús Ló­pez. Los na­za­re­nos –unos 230– di­bu­ja­ron por las ca­lles una ma­rea mo­ra­da –la del co­lor de sus tú­ni­cas– con des­te­llos blan­cos –el co­lor de sus ca­pas– du­ran­te una es­ta­ción de pe­ni­ten­cia que se acer­ca a las nue­ve ho­ras y que de­vuel­ve a sus sa­gra­dos ti­tu­la­res a la pa­rro­quia de San­ta Vic­to­ria.

LA UNI­VER­SI­TA­RIA

De­fien­de el ca­pa­taz En­ri­que Garrri­do que Cór­do­ba no sa­be lo que tie­ne con el San­tí­si­mo Cris­to de la Uni­ver­si­dad. Y lleva mu­chí­si­ma ra­zón. Cór­do­ba no sa­be lo que tie­ne con esa ta­lla obra de Juan Ma­nuel Mi­ña­rro que hu­ma­ni­za al cru­ci­fi­ca­do, co­mo tam­po­co sa­be lo que tie­ne con la que es la her­man­dad más jo­ven de las

que se han in­cor­po­ra­do a la Se­ma­na San­ta cor­do­be­sa.

Cor­ta en her­ma­nos –tie­ne unos 70–, sí, pe­ro muy ri­ca en sim­bo­lo­gía cris­tia­na, una sim­bo­lo­gía que tam­bién se pal­pa en un há­bi­to na­za­reno dis­tin­to, con tú­ni­ca de sa­yal ne­gro ins­pi­ra­da en el há­bi­to de San Pe­dro de Al­cán­ta­ra. Des­de su sa­li­da de la igle­sia del Ju­ra­men­to lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción e in­vi­tan a la me­di­ta­ción tan­to ese Cris­to des­tro­za­do por el mar­ti­rio –la ima­gen re­pro­du­ce de ma­ne­ra exac­ta las he­ri­das ref le­ja­das en la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín– co­mo la sen­ci­lla ta­lla ma­ria­na do­lo­ro­sa de Nues­tra Se­ño­ra de la Pre­sen­ta­ción que lo acom­pa­ña ba­jo el ca­pa­taz­go de Raúl Pon­ce­let. Mu­chos apro­ve­cha­ron pa­ra fo­to­gra­fiar al im­pre­sio­nan­te Cris­to sin­dó­ni­co so­bre su Cal­va­rio ins­pi­ra­do en el Gól­go­ta y que par­tió en es­ta­ción de pe­ni­ten­cia con el Cus­to­dio de Cór­do­ba de fon­do. Tam­bién fue­ron mu­chos los que in­mor­ta­li­za­ron con sus mó­vi­les a la no me­nos ma­jes­tuo­sa ima­gen de Nues­tra Se­ño­ra de la Pre­sen­ta­ción.

LA SAN­GRE

Ca­pu­chi­nos hier­ve con La San­gre o con el Cís­ter. Da igual. Los úl­ti­mos cos­ta­le­ros lle­gan y se abra­zan an­tes de ini­ciar su pro­pia es­ta­ción de pe­ni­ten­cia ba­jo al­guno de los dos pa­sos de la co­fra­día. En es­ta co­que­ta pla­za, tes­ti­go de una in­ten­sa vi­da co­fra­de, se es­pe­ra con de­vo­ción la ima­gen de Je­sús des­pre­cia­do por su pue­blo. Ese ins­tan­te en el que Pi­la­tos an­te Je­sús y Ba­rra­bás pre­gun­ta a la mu­che­dum­bre a qué pre­so li­be­ra. La res­pues­ta es Ba­rra­bás, la­drón que con­si­guió el per­dón del pue­blo. Su mi­ra­da hui­di­za de­la­ta su cul­pa. De­lan­te va el Se­ñor es­po­sa­do, con los ojos abier­tos, que pi­den cle­men­cia, pe­ro que al mis­mo tiempo co­no­ce su fi­nal. No fal­ta Pi­la­tos, que es­pe­ra la res­pues­ta del pue­blo, con sed de ven­gan­za.

Ca­pu­chi­nos en­mu­de­ce mien­tras el pa­sa­do to­ma su rum­bo ha­cia el ma­yor tem­plo de la Dió­ce­sis y es­pe­ra la sa­li­da de la Vir­gen Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les. El pa­lio lle­ga al em­pe­dra­do y la pla­za ofrece la en­ter­ne­ce­do­ra es­tam­pa de los ma­yo­res de­trás de las re­jas de las ven­ta­nas del Hos­pi­tal de San Ja­cin­to, una ima­gen que mar­ca un cier­to con­tras­te con la ale­gría de la ju­ven­tud que no en­tien­de de si­len­cio ni tam­po­co de có­mo pa­sa la vi­da de rá­pi­do. La San­gre po­ne ya rum­bo di­li­gen­te ha­cia la Mez­qui­ta-Ca­te­dral y ti­ñe de blan­co y mo­ra­do las ca­lles a su pa­so.

EL BUEN SU­CE­SO

A po­ca dis­tan­cia de la igle­sia del Ju­ra­men­to y a la mis­ma ho­ra des­de San An­drés sa­le la Her­man­dad del Buen Su­ce­so. Una pe­que­ña bu­lla in­ten­ta bus­car re­fu­gio ba­jo la es­ca­sa som­bra que ofre­cen los edi­fi­cios cer­ca­nos, pe­ro re­sul­ta im­po­si­ble. Sin em­bar­go, el ca­lor, a ve­ces as­fi­xian­te, no es im­pe­di­men­to pa­ra ver sa­lir a los na­za­re­nos de há­bi­to ro­jo que desafían al sol de me­dia tar­de. Si­len­cio y res­pe­to se unen al ini­cio del des­fi­le pro­ce­sio­nal en un ba­rrio que el Do­min­go de Ra­mos vi­vió otro gran día con la sa­li­da de la Es­pe­ran­za. Pe­ro el Mar­tes San­to, es el turno de es­ta her­man­dad de 1973 cu­yo pa­so de mis­te­rio es uno de los po­cos que hay en An­da­lu­cía en el que el Se­ñor lleva la cruz so­bre su la­do de­re­cho.

Fa­mi­lias del ba­rrio del Rea­le­jo, jó­ve­nes que ini­cian su pe­ri­plo co­fra­de del día en la pa­rro­quia de San An­drés pa­ra se­guir al Buen Su­ce­so, pe­ti­cio­nes de si­len­cio, una abue­la que in­ten­ta que sus dos nie­tos vean el pa­so de la Vir­gen de la Ca­ri­dad por­que su pa­dre va de cos­ta­le­ro el pa­lio. Un na­za­reno que sa­lu­da a su sa­li­da del tem­plo. El ca­lor, el sol. La som­bra que se co­bra ca­rí­si­ma pa

ra el que lle­ga ins­tan­tes an­tes de que las puer­tas se abran. To­dos tes­ti­gos de un cor­te­jo que par­te rum­bo ha­cia la ca­rre­ra ofi­cial ba­jo un sol de in­ten­sa jus­ti­cia y a la que lle­ga cuan­do la no­che se va acer­can­do y que se­gui­rá su rum­bo has­ta el re­gre­so a su se­de ca­nó­ni­ca.

LA SAN­TA FAZ

Co­mo ca­da Mar­tes San­to, la pla­za de la Tri­ni­dad se vol­vió a con­ver­tir en un her­vi­de­ro hu­mano a la es­pe­ra de la sa­li­da de la San­ta Faz. La es­tam­pa en la puer­ta del tem­plo se vol­vió a ca­rac­te­ri­zar por el cru­ce de ge­ne­ra­cio­nes que ca­da año acom­pa­ñan a los ti­tu­la­res de la Her­man­dad. En ese cru­ce de ge­ne­ra­cio­nes, vol­vió a des­ta­car, por un la­do, la ale­gría y en­tu­sias­mo de los ni­ños que ha­cen es­ta­ción de pe­ni­ten­cia, mu­chos de ellos per­te­ne­cien­tes a los co­le­gios de la or­den trinitaria. Por el otro, des­ta­có la se­re­ni­dad de los ma­yo­res de la re­si­den­cia que la or­den tie­ne en esa mis­ma ca­lle y que, sen­ta­dos jun­to a la sa­li­da, ob­ser­van ca­da mo­vi­mien­to de na­za­re­nos, el ba­ru­llo que se for­ma a su al­re­de­dor, las ca­ras de ilu­sión de los más pe­que­ños.

Co­mo el pa­sa­do Mar­tes San­to, el pa­so de pa­lio de la Vir­gen de la Tri­ni­dad pre­sen­ta­ba un im­por­tan­te es­treno, la bam­ba­li­na tra­se­ra, obra de Je­sús Ro­sa­do, so­bre un di­se­ño de Ra­fael de Rue­da. Es­ta pie­za se su­ma a la bam­ba­li­na de­lan­te­ra, no­ve­dad de 2018. Unos 400 na­za­re­nos acom­pa­ña­ron a Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno en su en­cuen­tro con la San­ta Mu­jer Ve­ró­ni­ca y a la ti­tu­lar ma­ria­na de la San­ta Faz. La Agru­pa­ción Mu­si­cal Nues­tro Pa­dre Je­sús de la Pa­sión (de Li­na­res, Jaén) po­nía ban­da so­no­ra al ca­mi­nar del pa­so de mis­te­rio, un pa­so de mis­te­rio di­ri­gi­do co­mo ca­pa­ta­ces por An­to­nio Cano y An­to­nio Ra­mí­rez. Mien­tas que la Ban­da de Mú­si­ca Tu­ba­mi­rum (de Ca­ñe­te de las To­rres) acom­pa­ñó al pa­so de pa­lio, di­ri­gi­do co­mo ca­pa­taz por Luis Mi­guel Ca­rrión.

EL PREN­DI­MIEN­TO

Des­de Ma­ría Au­xi­lia­do­ra se bus­ca ca­da Mar­tes San­to la Mez­qui­ta-Ca­te­dral con el San­tí­si­mo Cris­to de Gra­cia pren­di­do en el huer­to de los oli­vos. La de los sa­le­sia­nos, que es la úl­ti­ma en llegar a la ca­rre­ra ofi­cial, es la co­fra­día de­ca­na del Mar­tes San­to –se pu­so en mar­cha en 1952, mien­tras que el res­to de co­fra­días son más jó­ve­nes, aunque han en­tra­do con fuer­za y gran per­so­na­li­dad pa­ra en­ri­que­cer el pa­tri­mo­nio co­fra­de de Cór­do­ba– y que, ade­más, ayer re­ci­bió la vi­si­ta del pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Juan­ma Mo­reno.

Y tra­ba­jo le tu­vo que cos­tar llegar has­ta allí por­que en­torno al co­le­gio sa­le­siano en­con­trar hue­co pa­ra ver la sa­li­da de su Se­ñor siem­pre cues­ta y más aún cuan­do el es­pa­cio es es­tre­cho y el sol aprie­ta con ga­nas. Pe­ro la es­pe­ra, co­mo siem­pre, me­re­ce la pe­na. Y más es­te año, en el que la co­fra­día de­ci­dió ren­dir ho­me­na­je al mi­sio­ne­ro sa­le­siano po­zoal­ben­se An­to­nio Cé­sar Fer­nán­dez, de 72 años, que mu­rió el pa­sa­do mes de fe­bre­ro jun­to a cin­co fun­cio­na­rios de adua­nas lo­ca­les, en un ata­que yiha­dis­ta en en Bur­ki­na Fa­so.

Aplau­sos y ví­to­res a la sa­li­da del Pren­di­mien­to, ba­jo las ór­de­nes de Juan Ho­ra­cio de la Ro­sa. Aplau­sos y lá­gri­mas por par­te de los más jó­ve­nes, pe­ro tam­bién pa­ra quie­nes sien­ten una au­tén­ti­ca de­vo­ción ha­cia el Se­ñor de los Sa­le­sia­nos, que ini­cia su ca­mino ha­cia el ma­yor tem­plo de la Dió­ce­sis. Pe­ro no va so­lo, ya que en es­te des­fi­le pro­ce­sio­nal tam­bién ca­mi­na el pa­lio de Nues­tra Se­ño­ra de la Pie­dad, con Juan Car­los Vidal co­mo ca­pa­taz. La fe, la de­vo­ción, el ca­ri­ño... to­dos esos sen­ti­mien­tos sur­gen a la sa­li­da de la Vir­gen sa­le­sia­na. Sae­tas, f lo­res en su pa­lio, aplau­sos pa­ra de­jar por unas ho­ras su ba­rrio, su se­de, pa­ra llegar has­ta la Mez­qui­ta-Ca­te­dral y lue­go re­gre­sar en loor de mul­ti­tud sa­le­sia­na.

JUAN AYA­LA

Es­cla­vi­nas del des­fi­le pro­ce­sio­nal del Pren­di­mien­to.

REPORTAJE GRÁ­FI­CO: LAU­RA MAR­TÍN / JUAN AYA­LA

Ni­ños del des­fi­le pro­ce­sio­nal del Buen Su­ce­so.

Es­cla­vi­nas de la San­ta Faz.

Un gru­po de ni­ños de la her­man­dad de La San­gre.

JUAN AYA­LA

Sa­li­da des­de Ma­ría Au­xi­lia­do­ra del Pren­di­mien­to.

LAU­RA MAR­TÍN

Sa­li­da de la Uni­ver­si­ta­ria des­de la igle­sia del Ju­ra­men­to.

JUAN AYA­LA

Sa­li­da del pa­so de mis­te­rio del Buen Su­ce­so des­de San An­drés.

JUAN AYA­LA

Pa­lio de Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les en la ca­rre­ra ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.