IGLE­SIAS Y SÁN­CHEZ, CON­TRA LAS CUER­DAS

El Dia de Cordoba - - OPINIÓN - PI­LAR CERNUDA

Las cuen­tas públicas que pre­sen­tó en ese ac­to tan mi­li­mé­tri­ca­men­te pre­pa­ra­do no las asu­me nin­gún eco­no­mis­ta cua­li­fi­ca­do

LO ha­bía or­ga­ni­za­do con gran alar­de, Go­bierno y fi­gu­ras re­le­van­tes de la so­cie­dad ci­vil con es­pe­cial aten­ción a los re­la­cio­na­dos con la eco­no­mía; y una pa­la­bra de mo­da, re­si­lien­cia, la ca­pa­ci­dad de sa­lir for­ta­le­ci­do tras su­pe­rar mo­men­tos dra­má­ti­cos.

El ac­to, te­le­má­ti­co con Pe­dro Sán­chez ex­po­nien­do des­de La Mon­cloa su pro­yec­to eco­nó­mi­co de fu­tu­ro, que­dó em­pa­ña­do cuan­do en ple­na ex­po­si­ción del plan de re­cons­truc­ción que de­be ava­lar la UE, lle­gó la no­ti­cia de que el juez García Cas­te­llón ele­va­ba al Su­pre­mo el re­sul­ta­do de sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las an­dan­zas del vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do del Go­bierno en el lla­ma­do ca­so Di­na: el ro­bo ha­ce po­cos años, o su­pues­to ro­bo, del te­lé­fono mó­vil a quien era en­ton­ces una de sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­ras, Di­na Bus­sen­halm. García Cas­te­llón ve la co­mi­sión de tres de­li­tos, da­ños in­for­má­ti­cos, de­nun­cia fal­sa o si­mu­la­ción de de­li­to, y re­ve­la­ción de se­cre­tos con agra­van­te de género.

No era di­fí­cil adi­vi­nar lo in­me­dia­to: Pablo Ca­sa­do exi­gía el ce­se ful­mi­nan­te de Pablo Igle­sias co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno y Po­de­mos arre­me­tía con­tra el juez García Cas­te­llón. Tam­po­co era di­fí­cil sa­ber que a Pe­dro Sán­chez le es igual lo que di­gan los jue­ces, aun­que se le lle­ne la bo­ca con pa­la­bas en las que ex­pre­sa su res­pe­to a las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. No es cier­to, ac­túa en con­se­cuen­cia só­lo cuan­do le fa­vo­re­cen. Si es otro par­ti­do el que tie­ne que vér­se­las con de­ci­sio­nes ju­di­cia­les in­có­mo­das, es Sán­chez el pri­me­ro que exi­ge que se cum­pla el com­pro­mi­so de sa­car de en me­dio a quien la Jus­ti­cia con­si­de­ra un per­so­na­je tur­bio. Ahí es im­pla­ca­ble, co­mo ocu­rrió cuan­do echó a Ra­joy del Go­bierno a tra­vés de una mo­ción de cen­su­ra por su­pues­ta co­rrup­ción … que pos­te­rior­men­te los jue­ces no vie­ron por nin­gu­na par­te.

La cre­di­bi­li­dad del presidente ha su­fri­do un nue­vo gol­pe. Las cuen­tas públicas que pre­sen­tó en ese ac­to tan mi­li­mé­tri­ca­men­te pre­pa­ra­do, no las asu­me nin­gún eco­no­mis­ta cua­li­fi­ca­do. El plan ade­más de­be ser apro­ba­do pre­via­men­te por la UE, que ve obs­tácu­los no so­lo en el di­se­ño de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, sino que em­pie­za a con­si­de­rar que el Go­bierno es­pa­ñol su­fre dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co. Por otra par­te, las pro­me­sas de Sán­chez se ba­san en la re­cep­ción de los fon­dos eu­ro­peos, pe­ro ni ha­ce men­ción a que par­te de ellos hay que de­vol­ver­los y a que aún se han apro­ba­do por las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas.

Sán­chez era de los que cla­ma­ba por ce­ses ful­mi­nan­tes cuan­do al­guien era impu­tado o se le ini­cia­ba pro­ce­di­mien­to judicial. Si no reac­cio­na an­te la ex­po­si­ción ra­zo­na­da de García Cas­te­llón que­da­rá cla­ro que el presidente de Go­bierno es­pa­ñol acep­ta las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les se­gún le con­ven­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.