Me­jo­ra tam­bién nues­tra sa­lud men­tal

Ade­más de una for­ma de ha­cer ejer­ci­cio, la dan­za pre­vie­ne mu­chas en­fer­me­da­des psi­co­ló­gi­cas

El Dia de Cordoba - - PASARELA -

Fá­ti­ma Díaz

Hoy, coin­ci­dien­do con la ce­le­bra­ción del Día Mun­dial de la Sa­lud Men­tal, hay que po­ner en va­lor el bai­le, ac­ti­vi­dad que no re­quie­re apun­tar­se a un gim­na­sio y que, ade­más de ser be­ne­fi­cio­sa pa­ra nues­tro cuer­po, tam­bién nos ayu­da a re­du­cir el ries­go de su­frir en­fer­me­da­des men­ta­les. Un re­cien­te es­tu­dio im­pul­sa­do por la com­pa­ñía de fit­ness, Zum­ba (Reino Uni­do) y di­ri­gi­do por OnePoll, es­pe­cia­lis­tas en es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos, mues­tra los enor­mes be­ne­fi­cios del bai­le en la sa­lud fí­si­ca y men­tal de los es­pa­ño­les. El es­tu­dio se ha rea­li­za­do en Reino Uni­do, Ita­lia y Es­pa­ña con una mues­tra de 2.000 per­so­nas por país.

El 93% de los en­cues­ta­dos afir­ma que bai­lar me­jo­ra su es­ta­do de áni­mo. El 77% re­cu­rre al bai­le co­mo an­tí­do­to con­tra el es­trés, y el 89% se sien­te men­tal­men­te ali­via­do des­pués de bai­lar. Sin em­bar­go, es un de­por­te al que se de­di­ca po­cas ho­ras al mes (en­tre 3 y 6) aun­que el 82% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra que les gus­ta­ría po­der rea­li­zar­la más a me­nu­do, ya que les ha­ce fe­li­ces (66,25%), les ayu­da a ol­vi­dar­se de los pro­ble­mas (52,93%), les per­mi­te a eva­dir­se (52,40%) y les ha­ce re­cor­dar lo mu­cho que dis­fru­tan con la mú­si­ca (49,87%), en­tre otras co­sas. Los lu­ga­res ele­gi­dos pa­ra bai­lar por los es­pa­ño­les son las dis­co­te­cas y el sa­lón de su ca­sa por en­ci­ma de cen­tros de­por­ti­vos o es­cue­las de bai­le.

Apar­te de los be­ne­fi­cios men­ta­les que apor­ta, el 92% con­si­de­ra el bai­le una ex­ce­len­te for­ma de ha­cer ejer­ci­cio por­que po­si­bi­li­ta que­mar ca­lo­rías (82,29%), ha­cer ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar de ma­ne­ra di­ver­ti­da (77,39%), me­jo­rar la f le­xi­bi­li­dad (64,69%) y to­ni­fi­car (62,19%).

El bai­le es una ac­ti­vi­dad an­ces­tral y uni­ver­sal con in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios. Ge­ne­ra en­dor­fi­nas, au­men­ta la mus­cu­la­tu­ra y per­mi­te a la men­te eva­dir­se de los pro­ble­mas gra­cias a la mú­si­ca y las co­reo­gra­fías.

Se­gún ha de­mos­tra­do el psi­có­lo­go Ist­ván Winc­ker, los ni­ños, des­de muy pe­que­ños, tie­nen den­tro de sí mis­mos el sen­ti­do del rit­mo. Sin em­bar­go, al con­ver­tir­nos en adul­tos la ten­den­cia es a sen­tir­nos per­so­nas se­rias lle­nas de obli­ga­cio­nes. Es­ta se­rie­dad nos ale­ja de la par­te lú­di­ca de la vi­da y nos va­mos con­vir­tien­do en se­res abu­rri­dos y pre­vi­si­bles. De ahí que si po­ne­mos mú­si­ca a cual­quier ni­ño pe­que­ño tar­da­rá muy po­co en co­men­zar a mo­ver su cuer­pe­ci­to. Se­gu­ra­men­te, mu­chas per­so­nas aún lo si­guen ha­cien­do cuan­do es­tán so­las. Otras, qui­zás, no se atre­ven ni si­quie­ra en so­le­dad. Se­guir el rit­mo de la mú­si­ca con nues­tro cuer­po es al­go na­tu­ral y nos acom­pa­ña des­de edades muy tem­pra­nas. Por eso a ve­ces es bueno de­jar a un la­do la ti­mi­dez, re­co­nec­tar con nues­tro ‘yo’ pri­ma­rio y mar­car­se unos pa­si­tos.

La ginebra ga­lle­ga Nor­dés, de Os­bor­ne, quie­re trans­for­mar el ape­ri­ti­vo y con­ver­tir­lo en un mo­men­to su­bli­me con un Nor­de­si­ño, un cóc­tel li­ge­ro, re­fres­can­te y fá­cil de ha­cer, con me­nos gra­dua­ción al­cohó­li­ca que una co­pa de vino. Los in­gre­dien­tes de una co­pa de Nor­de­si­ño son 25 mi­li­li­tros de ginebra Nor­dés, 50 de vino albariño, 100 de tó­ni­ca neu­tra y, pa­ra los más per­fec­cio­nis­tas, un twist de li­món (una cás­ca­ra de li­món fres­co re­cién cor­ta­da) y una bro­che­ta con tres uvas blan­cas. El chef Ma­rio San­do­val, por ejem­plo, pro­po­ne ma­ri­dar es­te cóc­tel con gil­da tex­tu­ri­za­da, mien­tras Pepe Viei­ra apues­ta por una ta­pa de bo­ni­to cu­ra­do y ahu­ma­do. Nor­dés per­te­ne­ce al gru­po Os­bor­ne, la se­gun­da em­pre­sa más an­ti­gua de Es­pa­ña (da­ta de 1772) que ac­tual­men­te es­tá pre­sen­te en más de 50 paí­ses.

tos pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal. A par­tir de 1990 fue­ron lle­gan­do mar­cas co­mo Fe­rre­ro Ro­cher, Mon Ché­ri, Kin­der o Nu­te­lla, con­ver­ti­das ya en re­fe­ren­tes. La em­pre­sa lí­der del sec­tor pra­li­né re­lan­zó en 2018 el bom­bón Raf­fae­llo, e in­cor­po­ró la no­ve­dad Poc­ket Cof­fe, uno de los que re­in­ter­pre­ta el chef Pa­co Roncero en una de sus re­ce­tas con un to­que sa­la­do iné­di­to, una pa­lo­mi­ta em­pa­na­da con shi­chi­mi.

YA en el mer­ca­do el nue­vo fino ela­bo­ra­do por Pe­ter Sis­seck, el cé­le­bre enó­lo­go da­nés, pro­pie­ta­rio y au­tor de Pin­gus, tin­to mí­ti­co de la Ri­be­ra del Duero. La cria­tu­ra j ere­za­na más es­pe­ra­da de es­tos úl­ti­mos años ya ha vis­to la luz y ha si­do bau­ti­za­da, pe­ro po­cos se­rán los ele­gi­dos que pue­dan co­no­cer­la. Y no por su pre­cio –39 eu­ros la bo­te­lla de 75 cen­ti­li­tros– sino por su es­ca­sez. Só­lo 500 bo­te­llas. Na­da más na­cer, ya es­tá en el fir­ma­men­to de las es­tre­llas. 96 pun­tos otor­ga­dos por la más pres­ti­gio­sa e inf lu­yen­te guía de vi­nos de to­do el mun­do.

Pe­ter Sis­seck y su so­cio je­re­zano, Car­los del Rio, son los pa­dres de la fi­na y an­sia­da cria­tu­ra bau­ti­za­da con el nom­bre de la tie­rra de don­de pro­ce­de: Vi­ña Co­rra­les. Y la bo­de­ga tam­bién pre­su­me de nom­bre sen­ci­llo, San Fran­cis­co Ja­vier, sim­ple­men­te el nom­bre de la ca­lle don­de se en­cuen­tra si­tua­da en el Ba­rrio de San­tia­go. Y si que han que­ri­do in­cluir es­te detalle tan f la­men­co, tan de ar­te, en la mi­ni­ma­lis­ta eti­que­ta en la que des­ta­ca: Pa­go de Bal­bai­na, Ba­rrio de San­tia­go y Fino.

En no­viem­bre de 2017 com­pra­ron una pe­que­ña bo­de­ga en la ca­lle San Fran­cis­co Ja­vier a Juan Pi­ñe­ro, em

Di­ver­si­fi­car el ne­go­cio, lan­zar nue­vos pro­duc­tos, ser ac­ti­vo en las re­des, de­vol­ver al co­men­sal co­mo cen­tro de la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca y con­quis­tar al clien­te lo­cal son al­gu­nas de las cla­ves apor­ta­das por co­ci­ne­ros y em­pre­sa­rios en San Se­bas­tián Gas­tro­no­ra cria­de­ra. Se pre­sen­ta en bo­te­lla de Bor­go­ña, na­da iden­ti­fi­ca­ble con los vi­nos de Jerez, a pos­ta. Pe­ter no quie­re que se re­la­cio­ne con sherry sino con un vino blan­co, so­bre to­do en el ex­tran­je­ro, don­de sherry se iden­ti­fi­ca más con vino bas­tan­te dul­ce. Muy fino y se­co, muy Bal­bai­na. Lleno y sá­pi­do pe­ro su­per li­ge­ro y be­bes­ti­ble. Muy gas­tro­nó­mi­co. Te ha­ce sa­li­var y desea­rías se­guir be­bien­do co­pa tras co­pa... Pe­ro va a ser que no... Es di­fí­cil de en­con­trar. Se tra­ta de un cla­ro y fino ob­je­to del de­seo. mi­ka pa­ra so­bre­vi­vir al co­vid. La ci­ta ha reuni­do a pri­me­ras fi­gu­ras de es­te sec­tor co­mo Joan Roca, quien dio al­gu­nas pau­tas pa­ra su­pe­rar la cri­sis, y Jo­sé An­drés, que pi­dió más apo­yo ins­ti­tu­cio­nal pa­ra las ONG co­mo la su­ya, World Cen­tral Kit­chen.

Un gru­po de per­so­nas si­gue el rit­mo de la mú­si­ca al atar­de­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.