EL DES­MA­DRE DE GRA­NA­DA

El Dia de Cordoba - - OPINIÓN - MAG­DA­LE­NA TRI­LLO @mag­da­tri­llo

ES la pri­me­ra vez que me vuel­ven la ca­ra. Con ab­so­lu­to des­ca­ro. Sa­lí es­te puen­te a co­rrer en Pla­yaG­ra­na­da y, cuan­do atra­ve­sa­ba el ca­mino es­tre­cho que han ha­bi­li­ta­do detrás del Es­pe­to ha­cia el Paseo Ma­rí­ti­mo, una pa­re­ja me dio la es­pal­da re­fu­gián­do­se con­tra la pa­red. ¿Yo era el pe­li­gro? Me sen­tí co­mo una apes­ta­da.

Ca­si me doy la vuel­ta pa­ra ex­pli­car­les que no me es­ta­ba sal­tan­do nin­gu­na nor­ma­ti­va, que es le­gal ha­cer de­por­te sin mas­ca­ri­lla y que no ten­go co­ro­na­vi­rus. Lue­go pen­sé que no lo sé. Que igual soy asin­to­má­ti­ca co­mo esos jó­ve­nes (y no tan jó­ve­nes) que se van fe­li­ces de bo­te­llón.

Mo­les­ta, do­li­da, no de­jé de pre­gun­tar­me si ellos, blin­da­dos con sus mas­ca­ri­llas úl­ti­mo mo­de­lo, real­men­te es­ta­ban pro­te­gi­dos. En co­mu­ni­da­des co­mo el País Vas­co, Va­len­cia, Ga­li­cia y Navarra ya han de­ci­di­do ve­tar las mas­ca­ri­llas de te­la en hos­pi­ta­les y cen­tros sa­ni­ta­rios por­que no se fían. Exi­gen las qui­rúr­gi­cas y, aun así, el ries­go no des­apa­re­ce: si las uti­li­za­mos más tiem­po del de­bi­do o no las de­sin­fec­ta­mos bien, tam­po­co ga­ran­ti­za­mos su efectivida­d.

En Reino Uni­do han de­ci­di­do ce­rrar pubs y gim­na­sios pa­ra sal­var las au­las; en An­da­lu­cía los ba­res no se to­can...

Es evi­den­te que hay un problema con las mas­ca­ri­llas y hay tam­bién un de­ba­te pen­dien­te so­bre su obli­ga­to­rie­dad en la vía pú­bli­ca. Me­li­lla, por ejem­plo, ha de­ci­di­do mul­tar con 100 eu­ros a los co­rre­do­res que no las lle­ven en las zo­nas de paseo. ¿De­be­ría­mos ha­cer lo mis­mo en An­da­lu­cía? En Gra­na­da es­te do­min­go no se ca­bía. No me re­fie­ro a los ví­deos vi­ra­les que han sal­ta­do a los me­dios de to­da Es­pa­ña con el des­ma­dre en Ga­ni­vet. Que­ría­mos tu­ris­tas pa­ra re­vi­ta­li­zar la eco­no­mía y ahí han es­ta­do. Pe­ro aho­ra re­sul­ta que eran más de la cuen­ta. Que no es po­si­ble lle­nar la Al­ham­bra y ani­mar la res­tau­ra­ción y el co­mer­cio sin que ha­ya aglo­me­ra­cio­nes y sal­ten por los ai­res las dis­tan­cias de se­gu­ri­dad. ¿En­ton­ces có­mo ha­ce­mos?

De mo­men­to, po­ner par­ches. La Jun­ta ha de­ci­di­do ce­rrar dos se­ma­nas la Uni­ver­si­dad pe­ro no to­ca los ba­res. Di­cen que quie­ren “re­du­cir la movilidad”; efec­ti­va­men­te, cual­quier jo­ven lle­ga an­tes al bar de la es­qui­na que a su Fa­cul­tad... En Reino Uni­do tam­bién se ha dis­pa­ra­do la se­gun­da ola pe­ro han de­ci­di­do sa­cri­fi­car pubs y gim­na­sios pa­ra sal­var las au­las; en Is­rael quie­ren que los ni­ños va­yan a cla­se y ¡las ni­ñas se que­den en ca­sa!; en Chi­na ya es­tán otra vez ha­cien­do test ma­si­vos por nue­vos re­bro­tes... ¿Al­guien se acla­ra?

Ma­ña­na sal­dré a co­rrer, me sa­cri­fi­ca­ré y lle­va­ré mas­ca­ri­lla (ho­mo­lo­ga­da). Vis­to el caos de quie­nes nos go­bier­nan, me­jor ha­cer la gue­rra en ca­sa. In­sig­ni­fi­can­te pe­ro ne­ce­sa­ria. Al me­nos dor­mi­ré bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.