La muer­te de Gue­rre­ro lo si­túa en la dia­na de los de­más in­ves­ti­ga­dos

El Dia de Cordoba - - ANDALUCÍA -

CUAN­DO una per­so­na impu­tada en un pro­ce­so pe­nal fa­lle­ce, hay una cos­tum­bre no es­cri­ta por la que ca­si de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca se con­vier­te en el blan­co del res­to de impu­tados, da­do que a par­tir de ese mo­men­to el fa­lle­ci­do no tie­ne po­si­bi­li­dad de con­tra­de­cir el tes­ti­mo­nio de los otros acu­sa­dos. Hay mu­chos ejem­plos de es­ta teo­ría y al­gu­nos re­cor­da­rán lo que ocu­rrió ha­ce unos años con el de­no­mi­na­do “ca­so Olle­ro” so­bre el su­pues­to de co­bro de co­mi­sio­nes en las obras pú­bli­cas an­da­lu­zas –aquel ca­so en el que se in­ter­vino un ma­le­tín con 22 mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas– y la muer­te del co­mi­sio­nis­ta Pe­dro Llach, que pa­só de ser uno de los prin­ci­pa­les impu­tados a chi­vo ex­pia­to­rio del res­to.

Con la muer­te del ex di­rec­tor de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial Ja­vier Gue­rre­ro pue­de su­ce­der al­go pa­re­ci­do o, al me­nos, es lo que cree su de­fen­sa. Su de­fun­ción, el pa­sa­do 11 de oc­tu­bre, pue­de fa­vo­re­cer a otros in­ves­ti­ga­dos, por esa teo­ría de “cul­par al muer­to”. El abo­ga­do Rafael Ra­mí­rez-Gar­cía del Jun­co, que ha re­pre­sen­ta­do a Ja­vier Gue­rre­ro, en­tien­de que el fa­lle­ci­mien­to “pue­de be­ne­fi­ciar a otros in­ves­ti­ga­dos, por­que él ya no se pue­de de­fen­der y le pue­den atri­buir co­sas que no ha he­cho, es de­cir, pue­den apro­ve­char su fa­lle­ci­mien­to pa­ra sem­brar la du­da so­bre su tes­ti­mo­nio y que se les apli­que el in du­bio pro reo”, un prin­ci­pio del De­re­cho que es­ta­ble­ce que en ca­so de du­da de­be re­sol­ver­se siem­pre a fa­vor del reo.

El le­tra­do ex­pli­ca a es­te pe­rió­di­co que el ex di­rec­tor de Tra­ba­jo fi­gu­ra­ba co­mo in­ves­ti­ga­do en un to­tal de 153 pie­zas se­pa­ra­das de los ERE de las que ha­bía si­do ex­clui­do ya en unas 105, en apli­ca­ción del prin­ci­pio non bis in ídem o co­sa juz­ga­da, tras ha­ber si­do en­jui­cia­do en la “pie­za po­lí­ti­ca”. Las úl­ti­mas ex­clu­sio­nes se pro­du­je­ron tan só­lo unos días an­tes de su de­fun­ción.

Tras el fa­lle­ci­mien­to de Ja­vier Gue­rre­ro, l os tri­bu­na­les ten­drán aho­ra que pro­ce­der a dic­tar au­tos de “so­bre­sei­mien­to li­bre” en to­das las cau­sas, pues­to que la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal se ex­tin­gue con la muer­te del in­ves­ti­ga­do, co­mo re­co­ge el ar­tícu­lo 115 de la ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal.

Pa­ra Rafael Ra­mí­rez-Gar­cía del Jun­co, “Gue­rre­ro ha muer­to inocen­te”, da­do que, aun­que el ex al­to car­go ha­bía si­do con­de­na­do en dos oca­sio­nes –a sie­te años y on­ce me­ses de cár­cel en el jui­cio del “pro­ce­di­mien­to es­pe­cí­fi­co” de los ERE y a cin­co años por los con­tra­tos “fan­tas­ma” con la con­sul­to­ra Umax–, nin­gu­na de es­tas sen­ten­cias han si­do fi­nal­men­te ra­ti­fi­ca­das en su ca­so. “Y con su muer­te, el Tri­bu­nal Su­pre­mo no se va a pro­nun­ciar so­bre la inocen­cia o cul­pa­bi­li­dad de Gue­rre­ro, sino que dic­ta­rá en am­bos ca­sos el so­bre­sei­mien­to de­bi­do a su muer­te, por lo que téc­ni­ca­men­te ha fa­lle­ci­do inocen­te”, in­sis­tió el le­tra­do de­fen­sor.

Otro de los abo­ga­dos ha­bi­tua­les en las ma­cro­cau­sas abier­tas en Se­vi­lla en los úl­ti­mos años, Juan Car­los Al­fé­rez, se­ña­ló a es­te pe­rió­di­co que Ja­vier Gue­rre­ro “siem­pre fue una per­so­na que ge­ne­ra­ba una in­ne­ga­ble sen­sa­ción de op­ti­mis­mo en to­das las si­tua­cio­nes, pro­ce­sal­men­te du­ras, que com­par­tió con los le­tra­dos, gran­jeán­do­se la cla­ra sim­pa­tía del com­ple­to co­lec­ti­vo de las de­fen­sas. Vi­tal, di­cha­ra­che­ro, ale­gre, vi­vió con gran en­te­re­za el in­con­men­su­ra­ble dra­ma pro­ce­sal que le to­có vi­vir, pa­só de hé­roe a vi­lla

Gue­rre­ro fue in­ves­ti­ga­do en 153 pie­zas de los ERE, pe­ro ya ha­bía si­do ex­clui­do en 105

Las de­fen­sas coin­ci­den en que “ha muer­to inocen­te” por­que las con­de­nas no son fir­mes

JUAN CAR­LOS VÁZ­QUEZ

El ex di­rec­tor de Tra­ba­jo Ja­vier Gue­rre­ro, sa­le de la pri­sión de Se­vi­lla-I en ju­nio de 2013. Se tra­ta­ba de su se­gun­do pa­so por la cár­cel de for­ma pro­vi­sio­nal por el ca­so de los ERE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.