El Economista - Agro - - Opi­nión -

Des­de ha­ce años, ve­ni­mos ob­ser­van­do en nues­tra com­pa­ñía que el ac­tual mo­de­lo agrí­co­la es­ta­ba lle­gan­do al co­lap­so, se ha­bía ago­ta­do y era ur­gen­te y vi­tal un cam­bio. La agri­cul­tu­ra no po­día se­guir sien­do, de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas, la más des­truc­ti­va con el me­dio. No po­día ser la cau­san­te prin­ci­pal de la pér­di­da de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca mun­dial, de la des­truc­ción de los há­bi­tats y de la des­apa­ri­ción de los eco­sis­te­mas ac­tua­les. Te­nía­mos que ac­tuar rá­pi­do y des­de el mis­mo co­ra­zón del pro­ble­ma.

En es­tos años la agri­cul­tu­ra Bio ha con­se­gui­do un pro­duc­to más sano, con me­nos pes­ti­ci­das, pe­ro que no con­tem­pla la res­tau­ra­ción y con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad en sus cam­pos. Por ello, en la ac­tua­li­dad, ya exis­ten mu­chas mar­cas que pro­du­cen Bio, y Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal pro­duc­tor eu­ro­peo de pro­duc­tos or­gá­ni­cos. Sin em­bar­go, nin­gu­na de es­tas mar­cas pro­du­ce, ade­más, cui­dan­do la flora y fau­na lo­ca­les, es de­cir la na­tu­ra­le­za o la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca.

En un ejer­ci­cio de li­ber­tad, ba­se prin­ci­pal de to­das las re­vo­lu­cio­nes, co­men­za­mos a ela­bo­rar la “cons­ti­tu­ción de la nue­va agri­cul­tu­ra del Si­glo XXl: la agri­cul­tu­ra Bio-in­clu­si­va“, un re­vo­lu­cio­na­rio mo­de­lo de pro­duc­ción agrí­co­la que ga­ran­ti­za prác­ti­cas sos­te­ni­bles pa­ra el en­torno, tra­ba­jan­do por la re­cu­pe­ra­ción de flora y fau­na en áreas de cul­ti­vo, au­nan­do la pro­duc­ción de ali­men­tos y la protección de la bio­di­ver­si­dad.

En los úl­ti­mos 50 años, han des­apa­re­ci­do ca­si un 70% de los ver­te­bra­dos, ci­fras aún ma­yo­res en an­fi­bios, rep­ti­les y aves del pla­ne­ta. Es­ta­mos con­su­mien­do re­cur­sos equi­va­len­tes a la su­per­fi­cie de más de dos pla­ne­tas Tie­rra, es­ta­mos en ca­mino de lo que se­ría la sex­ta ex­tin­ción ma­si­va vi­vi­da en el pla­ne­ta y en una nue­va épo­ca geo­ló­gi­ca cau­sa­da por la ac­ti­vi­dad del ser hu­mano que los cien­tí­fi­cos han bau­ti­za­do co­mo el An­tro­po­ceno.

Con la vis­ta pues­ta en fre­nar es­to, y co­mo par­te de nues­tra re­vo­lu­ción, re­du­ci­mos la to­xi­ci­dad de nues­tros tra­ta­mien­tos, re­cu­pe­ra­mos la hier­ba en su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.