Ha­cia una ges­tión más trans­pa­ren­te del atún tro­pi­cal

Una prohi­bi­ción to­tal del trans­bor­do en al­ta mar ayu­da­ría a las eco­no­mías de los paí­ses cos­te­ros a tra­vés de las ac­ti­vi­da­des por­tua­rias que se ge­ne­ra­rían y tam­bién fa­ci­li­ta­ría la mo­ni­to­ri­za­ción de las cap­tu­ras y ta­ma­ño de las po­bla­cio­nes

El Economista - Agua y Medioambiente - - OPINIÓN - Di­rec­tor ge­ren­te de la Or­ga­ni­za­ción de Pro­duc­to­res Aso­cia­dos de Gran­des Atu­ne­ros Con­ge­la­do­res (Opa­gac) Ju­lio Mo­rón

En la re­cien­te reunión de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de Atún Atlán­ti­co (ICCAT), ce­le­bra­da en Ma­rra­kech, la flo­ta atu­ne­ra es­pa­ño­la re­co­no­ció el tra­ba­jo di­ri­gi­do por esta Or­ga­ni­za­ción Re­gio­nal de Pes­ca (ORP) al de­sa­rro­llo de nor­ma­ti­vas de con­trol y ges­tión de cap­tu­ras de atún tro­pi­cal, aun­que tam­bién ma­ni­fes­tó a sus res­pon­sa­bles que es­te or­ga­nis­mo de­be­ría im­pli­car­se y res­pon­sa­bi­li­zar­se más ac­ti­va­men­te en el de­sa­rro­llo de pla­nes plu­ri­anua­les que ga­ran­ti­cen la adop­ción, por par­te de los di­fe­ren­tes paí­ses que par­ti­ci­pan en esta pes­que­ría, del con­trol de sus cap­tu­ras, no más tar­de de 2021.

Esta re­co­men­da­ción ge­ne­ral, jun­to con otras más es­pe­cí­fi­cas, que tienen co­mo ob­je­ti­vo pro­mo­ver una ges­tión sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo de esta pes­que­ría, fue­ron re­mi­ti­das por la flo­ta es­pa­ño­la agru­pa­da en Opa­gac y WWF tan­to a la ICCAT, co­mo a los re­pre­sen­tan­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción eu­ro­pea que par­ti­ci­pa­ron en el even­to. Es­tas re­co­men­da­cio­nes es­tán ba­sa­das en el pro­yec­to de me­jo­ra de la pes­que­ría (FIP), desa­rro­lla­do con­jun­ta­men­te por am­bas or­ga­ni­za­cio­nes y en con­so­nan­cia con el es­tán­dar de Ma­ri­ne Ste­wards­hip Coun­cil (MSC).

El pro­yec­to de me­jo­ra de pes­que­ría (FIP) de Opa­gac es fru­to del acuer­do fir­ma­do con la ONG WWF. Una pro­pues­ta que se ba­sa en tres pun­tos fun­da­men­ta­les: la me­jo­ra de la ges­tión de las Or­ga­ni­za­cio­nes Re­gio­na­les de Pes­ca; la adop­ción de me­di­das con­cre­tas en la prác­ti­ca del ar­te de cerco atu­ne­ro que ase­gu­ren la sos­te­ni­bi­li­dad de los tú­ni­dos tro­pi­ca­les y el me­nor im­pac­to de es­te ar­te de pes­ca en el eco­sis­te­ma, y, por úl­ti­mo, la me­jo­ra de la go­ber­na­bi­li­dad des­de los paí­ses cos­te­ros, in­clu­yen­do la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal. El ob­je­ti­vo final de es­te FIP es con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción MSC.

Otro de los pun­tos fun­da­men­ta­les del po­si­cio­na­mien­to de la flo­ta atu­ne­ra es­pa­ño­la an­te la ICCAT hi­zo re­fe­ren­cia a la ur­gen­cia de prohi­bir to­tal­men­te los trans­bor­dos en al­ta mar, ya que es­tán li­ga­das a ac­ti­vi­da­des de pes­ca ile­gal, no de­cla­ra­da y no re­gla­men­ta­da (IUU), y que en­glo­ban tam­bién otras de ca­rác­ter de­lic­ti­vo co­mo el tráfico de dro­gas y el de per­so­nas. Esta prác­ti­ca tie­ne unos efec­tos de­mo­le­do­res so­bre la eco­no­mía mun­dial: su in­ci­den­cia su­po­ne un per­jui­cio su­pe­rior a los 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el sec­tor pes­que­ro.

La ICCAT tie­ne en vi­gor, des­de 2007, una prohi­bi­ción de trans­bor­do a to­dos los bu­ques con ex­cep­ción de los pa­lan­gre­ros, lo que, uni­do al ba­jo ni­vel de co­ber­tu­ra de

ob­ser­va­do­res en esta flo­ta, prin­ci­pal­men­te la asiá­ti­ca, so­ca­va, se­gún la flo­ta atu­ne­ra es­pa­ño­la y WWF, la ca­pa­ci­dad de ICCAT pa­ra ga­ran­ti­zar su ade­cua­do con­trol y, por lo tan­to, pa­ra va­li­dar los in­for­mes cien­tí­fi­cos de esta pes­que­ría so­bre el es­ta­do del stock de la es­pe­cie de atún tro­pi­cal pa­tu­do, la cap­tu­ra in­ci­den­tal de otras es­pe­cies y su im­pac­to en el eco­sis­te­ma.

Una prohi­bi­ción to­tal del trans­bor­do en al­ta mar ayu­da­ría a las eco­no­mías de los paí­ses cos­te­ros a tra­vés de las ac­ti­vi­da­des por­tua­rias que se ge­ne­ra­rían, y tam­bién fa­ci­li­ta­ría la mo­ni­to­ri­za­ción de las cap­tu­ras y ta­ma­ños de las po­bla­cio­nes prin­ci­pa­les, a tra­vés del mues­treo en el puer­to, lo que da­ría lu­gar a eva­lua­cio­nes más ro­bus­tas de las po­bla­cio­nes y al ase­so­ra­mien­to de ges­tión re­sul­tan­te de esas eva­lua­cio­nes.

Opa­gac y WWF han ins­ta­do tam­bién a la Co­mi­sión a es­ta­ble­cer un plan pa­ra au­men­tar gra­dual­men­te la co­ber­tu­ra de ob­ser­va­do­res des­de el 5 por cien­to ac­tual al 100 por cien­to du­ran­te un pe­río­do má­xi­mo de 5 años, es­ta­ble­cien­do un mí­ni­mo del 20 por cien­to pa­ra fi­na­les de 2018.

A es­te res­pec­to, ca­be des­ta­car que Opa­gac fue pio­ne­ra en la in­te­gra­ción, en el año 2000, de sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos de mo­ni­to­ri­za­ción y con­trol en los 47 bu­ques atu­ne­ros cer­que­ros que in­te­gran su flo­ta. Asi­mis­mo, la flo­ta atu­ne­ra es­pa­ño­la com­ple­men­ta es­te ele­men­to hu­mano de vi­gi­lan­cia y con­trol con el sis­te­ma de Ob­ser­va­dor Elec­tró­ni­co SeaTu­be de la em­pre­sa Satlink, que gra­ba, a tra­vés de un cir­cui­to de cá­ma­ras ins­ta­la­das en dis­tin­tos pun­tos del bar­co, la ac­ti­vi­dad a bor­do del bu­que. La em­pre­sa Di­gi­tal Ob­ser­ver re­vi­sa di­cha in­for­ma­ción y ela­bo­ra in­for­mes de ob­ser­va­do­res in­de­pen­dien­tes y ve­ri­fi­ca­bles gra­cias al al­ma­ce­na­mien­to de las gra­ba­cio­nes du­ran­te dos años, de for­ma que pue­dan ser re­vi­sa­das por ter­ce­ros.

Res­pec­to a la ges­tión de los dis­po­si­ti­vos con­cen­tra­do­res de pes­ca -co­no­ci­dos co­mo FAD, por sus si­glas en in­glés-, Opa­gac y WWF re­co­no­cie­ron el pro­gre­so de ICCAT en los úl­ti­mos años, pero creen ne­ce­sa­rio que esta ORP es­ta­blez­ca su pro­pio plan de ges­tión ba­sa­do en las re­co­men­da­cio­nes del grupo de tra­ba­jo con­jun­to so­bre FAD de las ORP de tú­ni­dos. En el mis­mo apar­ta­do, otra de las pro­pues­tas se cen­tró en la adop­ción de pla­nes de eva­lua­ción del im­pac­to de los FAD so­bre las po­bla­cio­nes de atún y el eco­sis­te­ma, que ga­ran­ti­cen el uso de FAD no en­ma­llan­tes y pro­mue­van la in­ves­ti­ga­ción de dis­po­si­ti­vos bio­de­gra­da­bles y re­du­cir así su po­si­ble im­pac­to me­dioam­bien­tal.

To­das es­tas re­co­men­da­cio­nes se si­túan en el mar­co de la Nor­ma Ae­nor Atún de Pes­ca Res­pon­sa­ble (APR), pro­mo­vi­da por Opa­gac y el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te. Ade­más, in­clu­ye la se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma, el con­trol de la ac­ti­vi­dad pes­que­ra, las bue­nas prác­ti­cas pes­que­ras y las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias. De es­te mo­do, que­dan cu­bier­tas las áreas me­dioam­bien­ta­les, de con­trol y so­cio­eco­nó­mi­cas, que son el tri­ple pi­lar so­bre el que se apo­ya la nor­ma.

Du­ran­te la Con­fe­ren­cia Our Ocean, que or­ga­ni­zó la UE en Mal­ta en oc­tu­bre, Opa­gac pre­sen­tó su com­pro­mi­so de apli­car un es­tán­dar de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal en sus 47 bu­ques, que sir­va de re­fe­ren­cia mun­dial y se com­pro­me­tió pa­ra tra­ba­jar pa­ra que las cer­ti­fi­ca­cio­nes con­ten­gan am­bos con­cep­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.