Una al­ter­na­ti­va a la eco­no­mía tra­di­cio­nal

La eco­no­mía cir­cu­lar tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de evi­tar se­guir trans­for­man­do re­cur­sos en re­si­duos y no ago­tar las pro­ba­bi­li­da­des de man­te­ner nues­tro mo­do de vi­da en es­te pla­ne­ta

El Economista - Agua y Medioambiente - - OPINIÓN - Di­rec­tor ge­ne­ral de Sig­nus Eco­va­lor Ga­briel Leal

De­bi­do al bru­tal in­cre­men­to de la de­man­da de re­cur­so na­tu­ra­les por par­te de los paí­ses emer­gen­tes, las re­ser­vas de de­ter­mi­na­dos ma­te­ria­les se es­tán ago­tan­do, con un ries­go cier­to de no lle­gar a 2030. Ade­más, to­dos los días ob­ser­va­mos có­mo se me­nos­pre­cia el le­ga­do que te­ne­mos que trans­mi­tir a nues­tros hi­jos, có­mo nos des­preo­cu­pa­mos de la ba­su­ra y la con­ta­mi­na­ción que ge­ne­ra­mos, y có­mo asis­ti­mos a la pau­la­ti­na de­gra­da­ción del me­dioam­bien­te sin to­mar con­cien­cia de las con­se­cuen­cias que ello va a te­ner.

To­do ello con­vier­te en una ne­ce­si­dad en­fo­car nues­tra vi­da y nues­tra eco­no­mía de ma­ne­ra di­fe­ren­te a co­mo lo es­ta­mos ha­cien­do. Te­ne­mos que evi­tar ti­rar aque­llo que no nos sir­ve al cu­bo de la ba­su­ra, con to­do lo que ello lle­va aso­cia­do y ser cons­cien­tes de las nue­vas opor­tu­ni­da­des que tie­nen los ma­te­ria­les de los que es­tán fa­bri­ca­dos, en­ca­mi­nán­do­nos ha­cia la co­no­ci­da y ca­da vez más nom­bra­da eco­no­mía cir­cu­lar. La eco­no­mía cir­cu­lar es un con­cep­to eco­nó­mi­co que se in­ter­re­la­cio­na con la sos­te­ni­bi­li­dad y el me­dio am­bien­te, y cu­yo ob­je­ti­vo es que el va­lor de los pro­duc­tos, los ma­te­ria­les y los re­cur­sos -agua, ener­gía, etc.- se man­ten­ga con apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble. Tie­ne co­mo ob­je­ti­vo que se re­duz­ca e in­clu­so se eli­mi­ne la ge­ne­ra­ción de re­si­duos. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es con­se­guir un cam­bio im­por­tan­te en la ges­tión de los re­cur­sos que pa­sa­rán de for­mar par­te de una eco­no­mía li­neal: ex­traer, pro­du­cir, usar y ti­rar, a una eco­no­mía cir­cu­lar en que se aña­de el con­cep­to de re­uti­li­zar y re­ci­clar para vol­ver a pro­du­cir de nue­vo y así ce­rrar el ci­clo de vi­da de los pro­duc­tos, los ser­vi­cios, los re­si­duos, los ma­te­ria­les, el agua y la ener­gía, co­mo ocu­rre en la na­tu­ra­le­za. En de­fi­ni­ti­va, mi­ni­mi­zar los desechos y apro­ve­char los re­cur­sos fi­ni­tos que dis­po­ne­mos, ya que no exis­ten muchas más op­cio­nes para in­ten­tar res­tau­rar el equi­li­brio na­tu­ral del me­dio. En de­fi­ni­ti­va evi­tar se­guir trans­for­man­do re­cur­sos en re­si­duos y no ago­tar las pro­ba­bi­li­da­des de man­te­ner nues­tro mo­do de vi­da en es­te pla­ne­ta.

La preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te pa­re­ce que se es­tá ge­ne­ra­li­zan­do y que ca­da vez es­ta­mos más con­cien­cia­dos de la ne­ce­si­dad de cam­biar há­bi­tos, pero la reali­dad es que cuan­do es ne­ce­sa­rio rea­li­zar al­gún es­fuer­zo, a to­dos nos cues­ta ser res­pon­sa­bles. Se­pa­rar co­rrec­ta­men­te los re­si­duos en el ám­bi­to do­més­ti­co, lle­var el vi­drio al con­te­ne­dor ver­de, que no te­ne­mos jus­to en la puer­ta de ca­sa, acor­dar­se de co­ger el me­di­ca­men­to ca­du­ca­do y lle­var­lo al de­pó­si­to de la far­ma­cia,

bus­car el pun­to lim­pio don­de se ha­gan car­go de las lám­pa­ras, las pi­las, los mó­vi­les, etc., su­po­ne una de­man­da adi­cio­nal que se le so­li­ci­ta al con­su­mi­dor y que ter­mi­na ha­cién­do­le cons­cien­te de la im­por­tan­cia y ne­ce­si­dad de esos ges­tos.

Cuan­do cam­bia­mos los neu­má­ti­cos usa­dos lo ha­ce­mos ha­bi­tual­men­te en un ta­ller y nos des­preo­cu­pa­mos, co­mo con­su­mi­do­res, de la ges­tión de ese re­si­duo. Po­cos se pre­gun­tan qué se ha­ce con los neu­má­ti­cos fue­ra de uso, sin em­bar­go mu­chos son cons­cien­tes de que si no se ges­tio­nan bien, pue­den su­po­ner un pro­ble­ma me­dioam­bien­tal. Gra­cias al com­pro­mi­so so­cial de los fa­bri­can­tes e im­por­ta­do­res, los neu­má­ti­cos fue­ra de uso han de­ja­do de ser un pro­ble­ma para con­ver­tir­se en una opor­tu­ni­dad de dar una nue­va vi­da eco­nó­mi­ca a sus com­po­nen­tes. Los pro­duc­tos ob­te­ni­dos en su tra­ta­mien­to se con­vier­ten en al­go va­lio­so que ca­da vez tie­ne más apli­ca­cio­nes: sue­los de se­gu­ri­dad de par­ques in­fan­ti­les, re­lleno de cés­ped ar­ti­fi­cial, pa­vi­men­tos de­por­ti­vos, mez­clas as­fál­ti­cas, ca­pas de dre­na­jes, ele­men­tos de se­gu­ri­dad vial, pan­ta­llas so­no­re­duc­to­ras, sue­las de za­pa­tos, y otras apli­ca­cio­nes de­ri­va­das de un sin­fín de pro­yec­tos en los que se tra­ba­ja para dar va­lor a los ma­te­ria­les que se ob­tie­nen de aque­llos neu­má­ti­cos que han lle­ga­do al fi­nal de su vi­da útil.

Para que es­to sea una reali­dad, es fun­da­men­tal que to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos en la ges­tión de los neu­má­ti­cos usa­dos cum­plan res­pon­sa­ble­men­te con sus obli­ga­cio­nes me­dioam­bien­ta­les. En es­te sen­ti­do to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer, ya que exis­te un nú­me­ro in­de­fi­ni­do de pro­duc­to­res de neu­má­ti­cos que elu­den su res­pon­sa­bi­li­dad y no de­cla­ran los neu­má­ti­cos de re­po­si­ción que po­nen en el mer­ca­do, evi­tan­do contribuir eco­nó­mi­ca­men­te en su pos­te­rior re­ci­cla­je, por lo que el sis­te­ma se en­cuen­tra to­dos los años con la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar mu­chos más neu­má­ti­cos fue­ra de uso de los que le co­rres­pon­den con los fon­dos eco­nó­mi­cos apor­ta­dos por só­lo una par­te, la que cum­ple con sus obli­ga­cio­nes.

No es jus­to que unos cum­plan con es­tas obli­ga­cio­nes y otros no lo ha­gan, es­to ade­más de im­pli­car una com­pe­ten­cia des­leal en­tre em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan neu­má­ti­cos, pro­vo­ca que el con­su­mi­dor es­té asu­mien­do un so­bre­cos­te.

La res­pon­sa­bi­li­dad de es­te frau­de es de to­dos, de las ad­mi­nis­tra­cio­nes que to­le­ran es­tos com­por­ta­mien­tos, de los co­mer­cian­tes que buscan es­tas ven­ta­jas co­mer­cia­les en el pre­cio de ven­ta, des­de­ñan­do la res­pon­sa­bi­li­dad me­dioam­bien­tal que tie­nen, y de la so­cie­dad que no com­ba­te es­tos com­por­ta­mien­tos.

Po­co a po­co de­be­mos to­mar una ma­yor con­cien­cia de la ne­ce­si­dad y de la im­por­tan­cia de ac­tuar y cui­dar lo que nos ro­dea y en­tre to­dos bus­car soluciones y al­ter­na­ti­vas. Sin em­bar­go el ca­mino es lar­go, las di­fi­cul­ta­des para implementa­r soluciones in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas así co­mo la de cam­biar la ac­tual cul­tu­ra ge­ne­ra­do­ra de re­si­duos es con­si­de­ra­ble. Te­ne­mos que ser cons­cien­tes que to­dos los que ha­bi­ta­mos es­te pla­ne­ta de­be­mos de asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des que nos co­rres­pon­den sin mi­rar para otro la­do.

Sim­ples ges­tos, co­mo re­ci­clar o el uti­li­zar ma­te­ria­les re­ci­cla­dos en lu­gar de ma­te­rias vír­ge­nes, son ne­ce­sa­rios para ayu­dar a cam­biar nues­tra cul­tu­ra y se­guir dis­fru­tan­do de es­te pla­ne­ta. No lo arrui­ne­mos, los bue­nos pla­ne­tas son di­fí­ci­les de en­con­trar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.