Se­wer­vac lanza nue­vos ser­vi­cios para agri­cul­to­res

La em­pre­sa va­len­cia­na es­pe­ra sa­lir­se de su área de in­fluen­cia, a la vez que am­plía sus ser­vi­cios más allá del con­trol de olo­res en al­can­ta­ri­lla­do o sa­nea­mien­to por va­cío

El Economista - Agua y Medioambiente - - SUMARIO - TE­RE­SA JI­MÉ­NEZ

La com­pa­ñía va­len­cia­na am­plia­rá tam­bién los ser­vi­cios que ofre­ce

Es una em­pre­sa pe­que­ña -cuen­ta con sie­te em­plea­dos y una fac­tu­ra­ción de 250.000 euros en 2017-, pero ha con­se­gui­do lla­mar la aten­ción de las gran­des com­pa­ñías de ges­tión del ci­clo in­te­gral del agua. Los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res del país ya han con­tra­ta­do sus ser­vi­cios, por la no­ve­dad que re­pre­sen­tan. Glo­bal Om­nium, Ac­cio­na Agua, Dam, Aqua­lia o Nil­sa son al­gu­nos de los nom­bres que apa­re­cen en el lis­ta­do de clien­tes de Se­wer­vac, una com­pa­ñía va­len­cia­na que to­ma su nom­bre de una de las tec­no­lo­gías que ofre­ce al mer­ca­do. La tec­no­lo­gía Se­wer-vac, o lo que se­ría lo mis­mo, sa­nea­mien­to por va­cío, fue la pri­me­ra que la com­pa­ñía co­men­zó a ofre­cer en el año 2011, y su­po­ne “una al­ter­na­ti­va al sa­nea­mien­to tra­di­cio­nal, con un am­plio cam­po de apli­ca­ción des­ta­can­do las zo­nas con al­to ni­vel freá­ti­co, lu­ga­res don­de la aper­tu­ra de zan­jas es cos­to­sa o la fal­ta de pen­dien­te para que el agua flu­ya por gra­ve­dad. Es­tos es­ce­na­rios ha­cen del sa­nea­mien­to por va­cío una

al­ter­na­ti­va via­ble y ven­ta­jo­sa fren­te al sa­nea­mien­to tra­di­cio­nal”, ex­pli­ca Ri­car­do Ma­teos, fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de Se­wer­vac.

És­ta es una de las tec­no­lo­gías que ofre­ce la com­pa­ñía va­len­cia­na, pero cuen­ta con otras dos, que ya es­tán sien­do muy bien aco­gi­das por el mer­ca­do. Sulf-out, o mo­de­li­za­ción del sul­fu­ro, que es “la tec­no­lo­gía más no­ve­do­sas con la que cuen­ta Se­wer­vac”, in­di­ca su fun­da­dor, y que se ba­sa en la rea­li­za­ción de un mo­de­lo del sis­te­ma de co­lec­to­res para la pre­ven­ción, mi­ti­ga­ción o erra­di­ca­ción de los olo­res pro­du­ci­dos por el áci­do sulf­hí­dri­co. Es una al­ter­na­ti­va a otros sis­te­mas más tra­di­cio­na­les y de la que es­pe­ran un rá­pi­do cre­ci­mien­to. “Aun­que ve­mos que po­co a po­co la men­ta­li­dad va cam­bian­do, exis­te fal­ta de con­cien­cia­ción po­lí­ti­ca so­bre la co­rro­sión de los co­lec­to­res y la re­duc­ción de la vi­da útil de nues­tras redes”, ex­pli­ca Ma­teos. Y po­dría te­ner más con­se­cuen­cias, ya que por ca­da gra­do que au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, se in­cre­men­tan un 7 por cien­to los ni­ve­les de sulf­hí­dri­co en los co­lec­to­res. “Mi­llo­nes de in­ver­sio­nes que de­be­rían ser úti­les por 50 años re­du­cen de ma­ne­ra drás­ti­ca su vi­da útil, ha­bien­do casos de co­lap­so de tu­be­rías de gran diá­me­tro con tan so­lo 15 años de vi­da”, ase­gu­ra.

Ade­más, re­cien­te­men­te ha co­men­za­do a co­mer­cia­li­zar la tec­no­lo­gía Oxi­fuch, para la oxi­ge­na­ción de aguas. És­ta uti­li­za bur­bu­jas fi­nas para oxi­ge­nar ma­sas de agua, que per­mi­te pre­ve­nir la eu­tro­fi­za­ción y man­te­ner el es­ta­do de las aguas. Con esta lí­nea, pre­ci­sa­men­te, la com­pa­ñía quie­re com­ple­tar su lis­ta­do de clien­tes con la in­cor­po­ra­ción de nue­vas em­pre­sas que ges­tio­nen la­gos, ríos, bal­sas de to­do ti­po, pis­ci­fac­to­rías, fuen­tes, bom­beos, que es don­de pue­de ser apli­ca­da. Es de­cir, el sec­tor agra­rio y las con­fe­de­ra­cio­nes hi­dro­grá­fi­cas se han si­tua­do en el ra­dar de la com­pa­ñía para em­pe­zar a ofre­cer­les es­te ser­vi­cio.

En 2017, la com­pa­ñía al­can­zó unos in­gre­sos de 250.000 euros, que es­pe­ra ele­var has­ta los 400.000 euros es­te año. Y más allá de ir ga­nan­do clien­tes y su­man­do pro­yec­tos en su área de in­fluen­cia, la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, es­pe­ra cu­brir to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol. La em­pre­sa ya ha rea­li­za­do pro­yec­tos fue­ra de esta re­gión, pues “el boca a boca y la par­ti­ci­pa­ción en di­fe­ren­tes con­gre­sos de ám­bi­to na­cio­nal nos han lle­va­do a rea­li­zar pro­yec­tos de sulf-out en Ga­li­cia y As­tu­rias, y en tras­por­te de aguas re­si­dua­les con pre­sión ne­ga­ti­va en Za­lain, con Nil­sa (Go­bierno de Na­va­rra)”, ex­pli­ca Ma­teos.

En­tre sus pla­nes de fu­tu­ro se en­cuen­tran, en­tre otros, po­ner en mar­cha, en un pla­zo má­xi­mo de tres años, un pro­yec­to I+D den­tro de la lí­nea sulf-out don­de pue­dan ha­cer con­ver­ger las nue­vas tec­no­lo­gías y la propia

Cuen­ta con una nue­va tec­no­lo­gía con la que es­pe­ra atraer a agri­cul­to­res y con­fe­de­ra­cio­nes

mo­de­li­za­ción, dan­do un ma­yor ser­vi­cio a sus clien­tes. Ade­más, la com­pa­ñía quie­re se­guir cre­cien­do, por lo que se­gui­rá apos­tan­do por la for­ma­ción y la par­ti­ci­pa­ción en jor­na­das téc­ni­cas y con­gre­sos para ha­cer lle­gar a sus po­ten­cia­les clien­tes las ven­ta­jas de sus tec­no­lo­gías. “Que­re­mos for­mar a to­dos los agen­tes pú­bli­cos y pri­va­dos del agua con la Oxi-fuch”, afir­ma su fun­da­dor.

Con to­do ello, Ma­teos es­pe­ra que sus tec­no­lo­gías re­ba­sen las ba­rre­ras de en­tra­das. Los ser­vi­cios que ofre­ce Se­wer­vac son no­ve­do­sos tan­to por la tec­no­lo­gía ofre­ci­da co­mo por la ma­ne­ra en la que se afron­tan los pro­ble­mas; en muchas oca­sio­nes, tra­ba­jos en pro­yec­tos don­de ya se han in­ten­ta­do otras soluciones tra­di­cio­na­les que o bien han fra­ca­sa­do o su cos­te de ex­plo­ta­ción es ele­va­do. “Es en es­tos casos don­de te­ne­mos más po­ten­cial, ya que con­ta­mos con he­rra­mien­tas y me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo no­ve­do­sas para con­se­guir el fin bus­ca­do”, ase­gu­ra.

EE

Uni­dad mó­vil para la rea­li­za­ción de test de áci­do sul­hí­dri­co.

EE

Ins­ta­la­cio­nes de la tec­no­lo­gía ‘Se­wer-vac’ para el sa­nea­mien­to por va­cío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.