“Pro­du­ci­mos agua re­ge­ne­ra­da de gran ca­li­dad, pe­ro ne­ce­si­ta­mos dis­tri­buir­la”

Ra­fael Mu­je­rie­go Pre­si­den­te de Aser­sa

El Economista - Agua y Medioambiente - - PORTADA - TE­RE­SA JIMÉNEZ

Ra­fael Mu­je­rie­go es una de las re­fe­ren­cias del sec­tor del agua, y en con­cre­to, de su re­uti­li­za­ción. En 2007, fue uno de los ex­per­tos que co­la­bo­ró en la ela­bo­ra­ción del de­cre­to que re­gu­la la re­uti­li­za­ción de las aguas de­pu­ra­das. Un año más tar­de, par­ti­ci­pó en la crea­ción de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Re­uti­li­za­ción Sos­te­ni­ble del Agua (Aser­sa), que pre­si­de.

Ha­ce más de diez años que se apro­bó el Real De­cre­to que abría la puer­ta a la re­uti­li­za­ción del agua de­pu­ra­da en Es­pa­ña, ¿qué pa­sos se han da­do des­de en­ton­ces?

Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te es que se ha nor­ma­li­za­do la con­si­de­ra­ción del agua re­ge­ne­ra­da co­mo una fuen­te adi­cio­nal, no con­ven­cio­nal, de su­mi­nis­tro. Eso ya es un gran pro­gre­so. De he­cho, te­ner ese Real De­cre­to fue una ini­cia­ti­va pio­ne­ra de lo que aho­ra se de­sig­na co­mo eco­no­mía cir­cu­lar.

¿Qué por­cen­ta­je de agua re­ge­ne­ra­da se uti­li­za en Es­pa­ña?

So­mos el es­ta­do miem­bro de la Unión Eu­ro­pea con ma­yo­res cau­da­les re­uti­li­za­dos y con el ma­yor po­ten­cial de re­uti­li­za­ción, pe­ro ni los con­sul­to­res co­mu­ni­ta­rios ni es­pa­ño­les han si­do ca­pa­ces de es­ta­ble­cer unos va­lo­res apro­xi­ma­dos. Se ha­bla de 500 o 600 hec­tó­me­tros cú­bi­cos anua­les, pe­ro son

“Sa­be­mos pro­du­cir un agua re­ge­ne­ra­da de gran ca­li­dad, pe­ro ne­ce­si­ta­mos una red pa­ra dis­tri­buir­la”

ci­fras apro­xi­ma­das. A pe­sar de to­do ese es­fuer­zo, no so­mos cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de do­cu­men­tar nues­tros pro­gre­sos con de­ta­lle.

¿Qué me­jo­ras en la ges­tión del agua su­pon­dría un au­men­to del uso de agua re­ge­ne­ra­da?

Los be­ne­fi­cios siem­pre de­pen­den de las lo­ca­li­za­cio­nes en don­de se plan­teen, por­que en reali­dad la re­uti­li­za­ción res­pon­de a una ne­ce­si­dad, tan­to de uso hu­mano co­mo de pre­ser­va­ción am­bien­tal. Pe­ro si hu­bie­ra que ele­gir un be­ne­fi­cio, el más re­le­van­te en cli­mas se­mi­ári­dos co­mo el pre­do­mi­nan­te en te­rri­to­rio pe­nin­su­lar es, sin du­da, la fia­bi­li­dad, la ga­ran­tía de su­mi­nis­tro. El agua re­ge­ne­ra­da es un agua de gran fia­bi­li­dad en cuan­to que no de­pen­de de la cli­ma­to­lo­gía, y és­ta es muy su­pe­rior a la de las fuen­tes con­ven­cio­na­les que aho­ra ya te­ne­mos, que es­tán de­ter­mi­na­das por si llue­ve o no llue­ve o por si te­ne­mos su­fi­cien­tes em­bal­ses o no. Mien­tras ha­ya ciu­da­da­nos que pro­duz­can aguas re­si­dua­les que pue­den ser re­ge­ne­ra­das, te­ne­mos una fuen­te cons­tan­te, fia­ble, de gran ga­ran­tía con la que po­der su­mi­nis­trar­nos.

“El Real De­cre­to fue una ini­cia­ti­va pio­ne­ra de la eco­no­mía cir­cu­lar”

¿Se con­si­guen más be­ne­fi­cios?

Otra de las ven­ta­jas es que es una fuen­te lo­cal, no ha­ce fal­ta que va­ya­mos a nin­gún otro si­tio pa­ra trans­fe­rir agua. Y la ter­ce­ra ven­ta­ja es la ca­li­dad, que pue­de ser, y con fre­cuen­cia es, mu­cho me­jor que la de las fuen­tes con­ven­cio­na­les. Ne­ce­si­ta­mos que el pú­bli­co lo acep­te. Ne­ce­si­ta­mos unos pro­ce­sos téc­ni­cos pa­ra ga­ran­ti­zar esa ca­li­dad, y eso tie­ne un cos­te. Y ne­ce­si­ta­mos tam­bién unas in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra dis­tri­buir­la y pa­ra re­gu­lar­la.

“La ca­li­dad del agua re­ge­ne­ra­da pue­de ser su­pe­rior a la de otras fuen­tes”

Co­men­ta­ba que no nos cree­mos en Es­pa­ña que so­mos pioneros en es­te cam­po. ¿Qué ex­pe­rien­cias des­ta­ca­ría?

A la vis­ta del nú­me­ro tam­bién am­plio de ex­pe­rien­cias que te­ne­mos en Es­pa­ña, me cues­ta tra­ba­jo se­lec­cio­nar al­gu­nas. Te­ne­mos pro­yec­tos des­ta­ca­dos tan­to en las Is­las Ca­na­rias co­mo en Ba­lea­res, y so­bre to­do a lo lar­go de la cos­ta me­di­te­rrá­nea, Andalucía, Mur­cia, Va­len­cia y Ca­ta­lu­ña. En reali­dad, los ma­yo­res pro­yec­tos han te­ni­do lu­gar en es­tas zo­nas por­que se dan las dos cir­cuns­tan­cias, la cli­ma­to­lo­gía y la me­jo­ra de ga­ran­tía ne­ta de agua, por es­tar en zo­nas cos­te­ras. Pe­ro uno de los pro­yec­tos más pioneros es el que se im­plan­tó en 1994 en Vi­to­ria-Gas­teiz, don­de se re­uti­li­za el agua que de otro mo­do se ver­tía al río Za­do­rra.

¿Y qué pro­yec­tos de los que se es­tán desa­rro­llan­do des­ta­ca­ría?

Por ejem­plo, en Ba­lea­res y en la zo­na de El Prat de Llo­bre­gat se es­tán po­nien­do en mar­cha pro­yec­tos pa­ra dis­tri­buir el agua a tra­vés de una do­ble red pa­ra vi­vien­das pa­ra usos no po­ta­bles, es de­cir, cisternas y jar­di­nes. Tam­bién hay pro­yec­tos pa­ra usos in­dus­tria­les o de re­car­ga de acuí­fe­ros po­ta­bles con aguas re­ge­ne­ra­das. En un fu­tu­ro pró­xi­mo se va a po­ner en mar­cha un pro­yec­to de in­cre­men­to de cau­da­les cir­cu­lan­tes en ríos que tie­nen re­cur­sos li­mi­ta­dos. Te­ne­mos un sur­ti­do y una di­ver­si­dad de pro­yec­tos muy no­ta­bles y dig­nos de ser pro­cla­ma­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

¿En qué ám­bi­tos se ha avan­za­do más?

El uso que ma­yor aco­gi­da ha te­ni­do tra­di­cio­nal­men­te es el rie­go agrí­co­la y jar­di­ne­ría, tam­bién en con­so­nan­cia con que es el de ma­yor con­su­mo re­la­ti­vo en nues­tra so­cie­dad. En es­te mo­men­to, dis­po­ne­mos tam­bién de pro­yec­tos de re­uti­li­za­ción po­ta­ble in­di­rec­ta, a par­tir de re­car­ga por in­fil­tra­ción de acuí­fe­ros po­ta­bles. De he­cho, ése es el ma­yor re­to ac­tual y tam­bién don­de se es­tá cen­tran­do el ma­yor in­te­rés a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la tec­no­lo­gía? ¿Cuá­les son más pun­te­ras?

La tec­no­lo­gía de la re­uti­li­za­ción ha evo­lu­cio­na­do de la mano de las tec­no­lo­gías de po­ta­bi­li­za­ción del agua. Re­ge­ne­rar agua es po­ta­bi­li­zar un agua que no tie­ne la me­jor ca­li­dad. La re­ge­ne­ra­ción ha­ce lo mis­mo que la po­ta­bi­li­za­ción, pe­ro en vez de par­tir de un río, que se su­po­ne que tie­ne una bue­na ca­li­dad, lo ha­ce del eflu­yen­te de una plan­ta de­pu­ra­do­ra. A par­tir de ahí, el agua se so­me­te a unos tra­ta­mien­tos si­mi­la­res a los de la po­ta­bi­li­za­ción. La tec­no­lo­gía con mu­cha fre­cuen­cia es la que des­pier­ta el in­te­rés, pe­ro la tec­no­lo­gía no es su­fi­cien­te. La ex­ce­len­cia téc­ni­ca no es ga­ran­tía de éxi­to. Ha­ce fal­ta dis­po­ner de una gran tec­no­lo­gía mo­der­na, y la te­ne­mos, pe­ro ha­ce fal­ta la acep­ta­ción por par­te de los usua­rios.

Se tra­ta de ges­tio­nar los ries­gos, ¿no?

Efec­ti­va­men­te, es una de las ar­gu­men­ta­cio­nes que se sue­len uti­li­zar pa­ra mos­trar que, con las tec­no­lo­gías que te­ne­mos, po­de­mos ase­gu­rar que el ries­go que con­lle­va la re­ge­ne­ra­ción es igual al que in­cu­rri­mos cuan­do ha­ce­mos uso de aguas con­ven­cio­na­les. Hay que te­ner en cuen­ta que el uso de las aguas con­ven­cio­na­les no con­lle­va ries­go ce­ro.

Pe­ro, es­tos pro­ce­sos in­di­rec­tos pue­den te­ner un efec­to so­bre los

“La re­ge­ne­ra­ción es po­ta­bi­li­zar un agua que no tie­ne la me­jor ca­li­dad”

cau­da­les y la ca­li­dad de los acuí­fe­ros.

La re­uti­li­za­ción im­pli­ca re­ge­ne­rar el agua has­ta un cier­to ni­vel de ca­li­dad. He­mos de va­lo­rar el ries­go que com­por­ta esa re­uti­li­za­ción, ya sea pa­ra po­ner en un acuí­fe­ro o re­gar una plan­ta. Eso ya lo sa­be­mos ha­cer y lo te­ne­mos que ha­cer y do­cu­men­tar con más fre­cuen­cia con ob­je­to de con­se­guir que el po­si­ble usua­rio acep­te es­ta al­ter­na­ti­va.

¿Es­tán las em­pre­sas es­pa­ño­las a la van­guar­dia de las tec­no­lo­gías de re­uti­li­za­ción y re­ge­ne­ra­ción de aguas?

Las em­pre­sas es­pa­ño­las es­tán en la van­guar­dia de las tec­no­lo­gías tan­to si son ellas las que las fa­bri­can co­mo si las com­pran en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Lo ideal es fa­bri­car nues­tra pro­pia tec­no­lo­gía, pe­ro tam­bién se uti­li­zan y adap­tan tec­no­lo­gías de otras fuen­tes. Las em­pre­sas es­pa­ño­las han al­can­za­do gran­des éxi­tos en el pro­yec­to y la cons­truc­ción de nue­vas ins­ta­la­cio­nes de po­ta­bi­li­za­ción, de­pu­ra­ción y desala­ción, y tam­bién en la ex­plo­ta­ción de esas ins­ta­la­cio­nes. Sin em­bar­go en la re­uti­li­za­ción, esos pro­gre­sos son más li­mi­ta­dos, y vol­ve­mos al mis­mo te­ma. No es por cues­tión de tec­no­lo­gía ni de cos­tes, sino por­que es una prác­ti­ca que com­por­ta unos ries­gos nor­ma­ti­vos y so­cia­les que he­mos de su­pe­rar, y en mu­chos lu­ga­res esos re­tos nor­ma­ti­vos y su acep­ta­ción no se han con­se­gui­do to­da­vía.

¿Reu­ti­li­zar el agua re­ge­ne­ra­da es ren­ta­ble?

La ren­ta­bi­li­dad siem­pre es re­la­ti­va, es una cues­tión de ne­ce­si­dad y de opor­tu­ni­dad. El agua más ca­ra es aque­lla que no se pue­de com­prar cuan­do se ne­ce­si­ta. Es muy im­por­tan­te re­cor­dar que en Es­pa­ña el agua es un bien pú­bli­co en su to­ta­li­dad, y tie­ne cos­ta ce­ro en su ori­gen.

Pe­ro no las in­fra­es­truc­tu­ras y el ser­vi­cio…

La re­uti­li­za­ción, de­pen­dien­do del uso, es ase­qui­ble. Por ejem­plo, el agua re­ge­ne­ra­da pa­ra re­gar pue­de te­ner un cos­te de unos diez cén­ti­mos por metro cú­bi­co y pa­ra la re­ge­ne­ra­ción po­ta­ble en torno a los 40, mien­tras que el agua desala­da de mar pue­de com­por­tar unos 80 cén­ti­mos por metro cú­bi­co. Pe­ro una co­sa es re­ge­ne­rar el agua y otra muy dis­tin­ta po­ner­la a dis­po­si­ción del usua­rio. Ahí es don­de real­men­te los cos­tes cam­bian. En es­te mo­men­to, lle­var el agua cues­ta más que ha­cer el agua de una gran ca­li­dad. La gran dis­yun­ti­va en es­te mo­men­to es si con­vie­ne po­ner esa agua re­ge­ne­ra­da de gran ca­li­dad en una nue­va red o si po­de­mos usar la red que ya te­ne­mos.

¿Se es­tá in­vir­tien­do lo su­fi­cien­te en el ám­bi­to de la re­uti­li­za­ción de aguas?

De­pen­de de si te­ne­mos en cuen­ta la ga­ran­tía de su­mi­nis­tro ac­tual o fu­tu­ra. Si es referente a la ac­tual, en­tien­do que sí es su­fi­cien­te. Mi preo­cu­pa­ción es a fu­tu­ro. A la vis­ta de lo que es­tá ocu­rrien­do en otros lu­ga­res de cli­ma­to­lo­gía si­mi­lar a la es­pa­ño­la, creo que ten­dría­mos que in­ten­si­fi­car las in­ver­sio­nes. Y no se tra­ta so­lo de in­ver­tir en tec­no­lo­gía, te­ne­mos por de­lan­te una ta­rea de di­vul­gar y de con­ven­cer a la ciu­da­da­nía pa­ra que acep­te es­ta nue­va fuen­te con to­das sus im­pli­ca­cio­nes de ca­li­dad y de cos­te.

¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les ba­rre­ras con las que se en­cuen­tran los pro­yec­tos de re­uti­li­za­ción de agua?

La prin­ci­pal es cul­tu­ral y de per­cep­ción de la hi­gie­ne. Efec­ti­va­men­te, la pri­me­ra de las ac­tua­cio­nes es de­mos­trar con he­chos, con reali­da­des y evi­den­cias cien­tí­fi­cas lo que es­ta­mos ha­cien­do. En se­gun­do lu­gar, hay que con­ven­cer de que la re­uti­li­za­ción es una so­lu­ción efec­ti­va y ra­zo­na­ble. En

“Te­ne­mos la tec­no­lo­gía, aho­ra ha­ce fal­ta la acep­ta­ción del usua­rio” “El agua re­uti­li­za­da, de­pen­dien­do del uso, es ase­qui­ble”

ter­cer lu­gar, ade­cuar las for­mas de tra­ba­jo y de co­la­bo­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes. El agua re­ge­ne­ra­da reúne mu­chas di­men­sio­nes que no tie­nen otras fuen­tes de agua: la cul­tu­ral, me­dioam­bien­tal, sa­ni­ta­ria y eco­nó­mi­ca, que con­vie­ne tra­tar­las con­jun­ta­men­te.

Aser­sa ha pues­to en mar­cha una ini­cia­ti­va pa­ra con­tar con un gru­po de tra­ba­jo que ayu­de a adap­tar el Real De­cre­to 1620/2007 a la nor­ma­ti­va eu­ro­pea y a la nue­va reali­dad del sec­tor, ¿cuá­les son los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de es­te gru­po?

Aser­sa es­tá tra­tan­do de eva­luar la ex­pe­rien­cia re­co­gi­da du­ran­te los úl­ti­mos 10 años a la ho­ra de apli­car los pre­cep­tos del Real De­cre­to, por par­te de to­dos los in­te­re­sa­dos y en las más di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, se­lec­cio­nar aque­llas de ma­yor éxi­to, e in­cor­po­rar­las en el tex­to de una pro­pues­ta de Real De­cre­to. Esas adap­ta­cio­nes afec­ta­rían tan­to al pro­ce­so de au­to­ri­za­ción de los pro­yec­tos de re­uti­li­za­ción, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a la ca­li­dad del agua y la con­ce­sión de los cau­da­les, y tam­bién a las ca­te­go­rías de usos, sus ni­ve­les de ca­li­dad, co­mo los en cur­so de apro­ba­ción por la UE pa­ra rie­go y re­car­ga, las fre­cuen­cias de vi­gi­lan­cia sis­te­má­ti­ca y las for­mas de re­por­tar los re­sul­ta­dos de los pro­yec­tos. Se­ría una pro­pues­ta téc­ni­ca del sec­tor ha­cia la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra que la pue­da con­si­de­rar con vis­tas a su adop­ción.

El Go­bierno tie­ne la in­ten­ción de con­tar con el Pac­to Na­cio­nal por el Agua an­tes del ve­rano, ¿han ha­bla­do con el Mi­nis­te­rio? ¿Se in­clui­rá la re­ge­ne­ra­ción de agua co­mo un pi­lar de la go­ber­nan­za del agua?

El Ma­pa­ma nos ha in­vi­ta­do a la reunión sec­to­rial con­vo­ca­da pa­ra avan­zar el Pac­to Na­cio­nal y he­mos asis­ti­do y apor­ta­do nues­tras re­fle­xio­nes. Nues­tra in­ten­ción es asis­tir a cuan­tas reunio­nes nos con­vo­quen y man­te­ner in­for­ma­da la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Agua de cuan­tas ini­cia­ti­vas po­da­mos plan­tear­nos y lle­var a ca­bo. So­mos bue­nos co­la­bo­ra­do­res. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de to­dos los res­pon­sa­bles del Ma­pa­ma in­di­can cla­ra­men­te que la re­ge­ne­ra­ción y la re­uti­li­za­ción del agua es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las es­tra­te­gias o ele­men­tos bá­si­cos de la ges­tión in­te­gra­da del agua. Esa de­ci­sión es­tá ple­na­men­te asu­mi­da, a la vis­ta del éxi­to de los nu­me­ro­sos pro­yec­tos de re­uti­li­za­ción que te­ne­mos en Es­pa­ña. La si­guien­te cues­tión es de­ter­mi­nar la for­ma prác­ti­ca y las eta­pas en que esa es­tra­te­gia de la ges­tión del agua po­drá lle­var­se a ca­bo en los pró­xi­mos años, an­te la pre­vi­sión de un cam­bio cli­má­ti­co que po­drá afec­tar de for­ma no­ta­ble la irre­gu­la­ri­dad ya sig­ni­fi­ca­ti­va de nues­tras llu­vias.

“Cues­ta más lle­var el agua que ha­cer un agua de una gran ca­li­dad”

“Pa­ra ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro fu­tu­ro, hay que in­ten­si­fi­car las in­ver­sio­nes”

“La re­uti­li­za­ción es ya un pi­lar de la ges­tión in­te­gra­da del agua”

NACHO MAR­TÍN

NACHO MAR­TÍN

NACHO MAR­TÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.